Borrar
Los jugadores del Barça celebran el gol del triunfo ante su afición. EFE
Jornada 33

El 'unocerismo' bien vale una Liga para el Barça

Un gol de Jordi Alba en el tramo final da la victoria ante Osasuna a un líder que jugó contra diez durante más de una hora y ya se siente campeón

Daniel Panero

Martes, 2 de mayo 2023, 00:14

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Barça dio este martes un nuevo paso hacia el título de Liga. El conjunto que dirige Xavi se impuso a Osasuna por la mínima en el Camp Nou en un partido marcado por la temprana expulsión de Herrando y en el que fue suficiente un arreón final de los azulgranas para sumar tres nuevos puntos. Jordi Alba desatascó a los culés en los instantes finales con un gol que permite seguir con la quinta marcha metida hacia un alirón que cada vez parece más cercano.

«Cuanto antes seamos campeones, mejor», dijo el técnico del Barça en la rueda de prensa previa al encuentro ante el conjunto rojillo, y su frase resonó en un vestuario que salió con el cuchillo entre los dientes con el objetivo de amilanar a los navarros. El Barça saltó al césped del Camp Nou con el objetivo de echar toda la carne en el asador. Los mismos once futbolistas que barrieron al Betis repitieron este martes en una alineación que el aficionado ya empieza a recitar de memoria y en la que solo falta Dembélé, jugador con el que se sigue contando a cuentagotas por miedo a una posible recaída.

El plan era el habitual. Presión en campo contrario tras pérdida, circulación rápida de balón y constantes desbordes desde los costados gracias a la velocidad de Raphinha y Balde. Este último fue precisamente el que generó los primeros acercamientos demostrando que tiene una velocidad punta superior a la media, pero sus centros no encontraron rematador y cuando lo hicieron Pedri no estuvo acertado de cara a portería.

Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Araujo, Christensen (Eric García, min. 52), Balde (Jordi Alba, min. 76), Pedri, Busquets (Ferran Torres, min. 76), De Jong, Gavi (Ansu Fati, min. 36), Raphinha (Dembélé, min. 52) y Lewandowski.

1

-

0

Osasuna

Aitor, Diego Moreno, Unai García, Herrando, Manu Sánchez, Torró (Juan Cruz, min. 59), Pablo Ibáñez, Iker Benito (Aridane, min. 70), Aimar Oroz, Rubén García (Kike Barja, min. 46) y Chimy Ávila (Kike García, min. 59).

  • Gol: 1-0: min 85, Jordi Alba.

  • Árbitro: Iglesias Villanueva (Gallego). Expulsó a Herrando en el minuto 26.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de Liga, disputado en el Camp Nou ante 76.061 espectadores.

El Barcelona encontró en Balde el arma secreta con el que meter mano a un Osasuna duro como el granito. El equipo de Jagoba Arrasate formó con cinco defensas, con ayudas constantes en la medular y haciendo gala del bloque indestructible que le ha llevado a salvarse antes de lo previsto y a la final de la Copa del Rey. Todo parecía perfecto para ellos, pero en un despiste Pedri ganó la espalda a los centrales y Herrando le agarró antes de que el canario enfilara la portería de Aitor.

Noticia Relacionada

El joven central, que debutaba en el Camp Nou, vio la roja directa y condenó a su equipo a jugar un partido diferente con un futbolista menos durante más de una hora, un escenario que no alteró la hoja de ruta de un primer acto plano para los culés. Apenas un disparo de Pedri, uno de falta de Raphinha y un cabezazo de Araujo produjeron los azulgranas antes de un descanso al que se llegó ya sin Gavi, que se tuvo que retirar antes de tiempo por lesión, y dejó su lugar en el terreno de juego a Ansu Fati.

Tras la reanudación el Barça salió en punto muerto. Los de Xavi se volvieron más espesos a medida que Osasuna cedió metros y eso degeneró en unos primeros minutos en los que los culés abusaron del centro lateral y tuvieron muchas dificultades para romper líneas. Lo sabía Xavi, que en apenas siete minutos hizo la revolución con dos cambios que decretaban que algo no le estaba gustando después de 52 minutos sin rematar entre palos. Entraron Eric García, para tener una mejor salida desde atrás, y Dembélé, con el deseo expreso de todo el Camp Nou de que fuera el jugador de antes de la lesión. Solo así el Barça podía salir de la siesta y ser el equipo que está a punto de ser campeón, y así fue.

El futbolista francés no es el de antes de la lesión. Eso es casi imposible tras tres meses de inactividad, pero sigue siendo un jugador diferente y al Barça con eso le basta. Encaró a su par, dribló y en un abrir y cerrar de ojos los de Xavi ya habían subido las revoluciones de cara a la recta final del choque. Frenkie de Jong pudo marcar tras un centro lateral de Pedri, Ansu Fati probó sin éxito desde fuera del área y Dembélé no acertó en el área pequeña cuando el Camp Nou ya se relamía.

Fue el presagio del aluvión que se les venía encima a los de Arrasate. Ese arreón fue demasiado para el finalista de Copa. Lewandowski marcó, pero su gol fue anulado por fuera de juego y cuando el partido agonizaba un balón rondó el área y apareció Jordi Alba, recién incorporado al campo, para derribar el muro con un disparo al palo corto y poner patas arriba un Camp Nou que ya sabe que esta Liga no se le va a escapar.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios