Borrar
Lamine Yamal tiró del Barça con sus dos goles pero fue insuficiente ante el Granada. Reuters
Jornada 24

El Barça suma otro drama para su colección

El desquiciado equipo de Xavi no pasa del empate ante Granada pese al doblete de un Lamine Yamal enorme

Daniel Panero

Domingo, 11 de febrero 2024, 23:24

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Barça sigue dando tumbos. El conjunto que dirige Xavi Hernández no pudo pasar del empate a tres este domingo frente al Granada en el Lluis Companys en un partido que resume a la perfección lo que son los culés esta temporada. De poco sirvió la exhibición de Lamine Yamal, autor de dos goles, ante la fragilidad de un grupo irreconocible que ya no sabe competir, que dice adiós por enésima vez a la Liga y que tiene la Champions, el objetivo más difícil, como único consuelo para lo que resta de temporada.

Lo que funciona no se toca. Es una máxima que se suele cumplir en el fútbol y a ella se agarró Xavi a la hora de plantear el partido contra el Granada. El técnico de Tarrasa repitió la fórmula que tan buen resultado le dio en Mendizorroza y apostó por Cubarsí de central junto a Iñigo Martínez, Christensen de pivote con Frenkie de Jong y Pedri y Gündogan con mucha libertad para aparecer entre líneas y nutrir a los dos puntas. La idea era tener un mayor control del juego, saltar la presión de los del Cacique Medina en campo contrario y comenzar a masticar un encuentro que, a tenor de los últimos acontecimientos, podía entrañar algunas complicaciones.

Barcelona

Ter Stegen, Koundé, Iñigo Martínez, Cubarsí, Cancelo (Raphinha, min. 75), Christensen (Fermín López, min. 67), Frenkie de Jong, Gündogan, Pedri (Marc Guiu, min. 89), Lamine Yamal y Lewandowski.

3

-

3

Granada

Batalla, Ricard, Miguel Rubio, Ignasi Miquel, Neva, Hongla, Sergio Ruiz, Gumbau (Torrente, min. 95), Melendo, Pellistri (Jozwiak, min. 84)y Uzuni (Arezo, min. 84).

  • Goles: 1-0: min. 14, Lamine Yamal.1-1: min. 43, Ricard Sánchez.1-2: min. 60, Pellistri.2-2: min. 63, Lewandowski.2-3: min. 66, Ignasi Miquel. 3-3: min. 81, Lamine Yamal.

  • Árbitro: Miguel Ángel Ortiz Arias. (Comité madrileño). Amonestó a Sergio Ruiz, Xavi, Ignasi Miquel y Fermín López

  • Incidencias: Partido disputado en el Estadio Lluis Companys ante 41.901 espectadores.

No fue así en el arranque. El Barça pareció encontrar, fruto de los imprevistos, un sistema de seguridad al que agarrarse. El 4-4-2, desterrado durante meses, ha vuelto a la cabeza de Xavi y lo ha hecho en beneficio de Pedri y Gündogan, dos jugones que ahora pueden vivir más cerca del área rival y tener por fin tienen espacio para girarse, levantar la cabeza y mejorar cada balón que pasa por sus botas. Junto a ellos emergen dos puñales que ya son inamovibles en los costados. Cancelo y Lamine Yamal son la chispa del nuevo Barça. Entre los dos desestabilizaron al Granada primero con un pase milimétrico del canterano que no supo leer Lewandowski y después con un centro del portugués que encontró a Yamal en el segundo palo para inaugurar el marcador y hacer bueno el plan inicial de Xavi.

Fueron fuegos artificiales. El Barça muy pronto se contagió del frío del Lluis Companys y comenzó a cumplir a rajatabla el plan de Xavi, pero a escasa velocidad. Solo Lamine Yamal parecía hacer algo diferente en un partido que poco a poco fue perdiendo ritmo hasta igualarse las tornas. Lewandowski perdonó en una jugada de tiralíneas de Pedri y Gündogan y acto seguido el Granada, que ya se había venido arriba, dio el golpe. Lo hizo al borde del descanso con un desborde de Pellistri, que encontró en el pase atrás a Ricard Sánchez para castigar la falta de ambición de un Barça que arrancó bien, pero que llegó al descanso con pitos y dudando de la revolución de Xavi.

Ruleta rusa

Tras la reanudación, el Barça jugó otra vez a la ruleta rusa, pero lo hizo con el cargador lleno de balas. Los de Xavi dieron un paso al frente, expusieron todas sus debilidades y el partido pasó a ser un intercambio de golpes que pudo caer para cualquier lado. La ruleta comenzó a girar a toda velocidad y los goles fueron cayendo uno detrás de otro. Pellistri cazó un balón en el área para adelantar al Granada y Lewandowski contestó tras un gran balón de Gündogan para poner las tablas y llevar a ebullición un partido que ya no había por donde cogerlo para Xavi.

El egarense pedía tranquilidad pero el encuentro iba por otros derroteros, ya cuesta abajo y sin frenos. El Barça quería más y el Granada también. Los de Medina jugaban sin miedo, sabedores de que tienen poco que perder a estas alturas. Fueron valientes, buscaron el tercero y lo encontraron con un cabezazo de Ignasi Miquel que pareció sepultar a un Lluis Companys incrédulo, pero listo para una nueva gesta contra el penúltimo clasificado. Esa es la nueva vida de un Barça irreconocible y que encontró el empate en el tramo final gracias a un zapatazo de Lamine Yamal, el jugador que parece que no se rinde ante la situación de un equipo que sigue dando tumbos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios