Borrar
Joan Laporta y Xavi Hernández el día en que el técnico del Barça fue ratificado. Reuters
Xavi tiene un pie fuera del Barça

Xavi tiene un pie fuera del Barça

Laporta está decepcionado y se plantea seriamente la salida del técnico por afirmar que los culés tienen complicado poder competir contra los más poderosos por cuestiones económicas

Daniel Panero

Viernes, 17 de mayo 2024, 18:31

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Terremoto en el Barça. Ahora que parecía que las aguas se habían calmado con la continuidad de Xavi y con la segunda plaza en el bolsillo, todo ha saltado por los aires. El origen ha sido unas declaraciones del técnico catalán en las que dejaba dudas sobre la posibilidad de competir de tú a tú con los más grandes, unas palabras que han sido la gota que ha colmado el vaso de Joan Laporta. El máximo dirigente culé las considera inapropiadas y se plantea seriamente el cese del técnico siempre y cuando las cuentas económicas cuadren.

«Pienso que el culé debe entender que la situación es muy difícil, sobre todo a nivel económico, para competir con los máximos competidores, tanto el Madrid en España como en Europa. Tenemos una situación económica que no tiene nada que ver con la de 25 años atrás, cuando venía el entrenador y decía 'quiero a este y este'. Ahora no es así», afirmó Xavi este miércoles antes del duelo frente al Almería. Sus palabras fueron un jarro de agua fría para la afición azulgrana y una cerilla para Joan Laporta, que vio cómo ese discurso se alejaba totalmente de aquel que quiere para la regeneración del club que preside.

Joan Laporta no daba crédito a las palabras de Xavi. Tanto es así, que el dirigente culé decidió, al igual que Deco, no viajar a Almería y esperar a que la expedición regresara a Barcelona para pedir las explicaciones pertinentes. Laporta considera que ese discurso se aleja mucho del que dio el de Tarrasa cuando decidió continuar en el cargo. Para entonces, Xavi creía que con la plantilla actual y un par de retoques en el mercado acordes a la economía del club, sería suficiente para poder aspirar a todos los títulos. Ese mensaje caló en Laporta y también en Deco, sabedores de que además no había demasiadas alternativas asequibles para dar un cambio de rumbo en el banquillo culé.

Noticia relacionada

El malestar de Joan Laporta es tan grande que sobre la mesa está incluso la posibilidad de despedir al técnico solo tres semanas después de que fuera ratificado. El presidente azulgrana cree, además, que en su mandato han llegado jugadores de peso como Lewandowski, Ferran, Christensen, Raphinha, Koundé o Gündogan, que no se está haciendo un buen trabajo con una inversión del club como Vitor Roque y que el discurso que se vende de puertas para afuera es muy diferente al que Xavi da dentro.

Todos estos aspectos Laporta los trató este viernes en una reunión con Enric Masip, asesor del presidente, Rafa Yuste, vicepresidente deportivo, y el directivo Joan Soler. No estuvo presente Deco, por un compromiso en Portugal. En el cuartel general azulgrana se trató la situación del equipo y, sobre todo, la posibilidad de que haya un nuevo inquilino en el banquillo, algo que no parece tan sencillo. Y es que Xavi fue confirmado hasta 2025 y un despido supondría en torno a los 12 millones de euros, una cantidad a la que habría que sumar cinco millones más para su staff técnico. Ese dinero es ahora mismo el principal escollo para un Barça que afronta un nuevo verano con la necesidad de abrocharse el cinturón.

Un banquillo con pocos candidatos

Laporta va a esperar a que el equipo asegure la segunda plaza y la semana que viene, si ese objetivo ya se ha conseguido, tiene previsto agendar una reunión con Xavi para que le detalle de primera mano esas palabras. El máximo dirigente azulgrana quiere saber si realmente cree o no en el proyecto y, si no es así, tomar una decisión fulminante. El problema, además del económico, es la falta de alternativas que existen en el banquillo.

El Barça frenó todos los avances que tenía para encontrar un sucesor cuando Xavi decidió continuar y el nuevo giro de los acontecimientos hace que la rueda vuelva a girar. Sobre la mesa de Deco hay muchos nombres. Rafa Márquez, actual entrenador del filial, sería la opción más asequible, mientras que técnicos más veteranos como Hansi Flick, Roberto de Zerbi, Thomas Tuchel o Julian Nagelsmann, supondrían un desembolso económico difícil de asumir para las debilitadas arcas del club azulgrana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios