Borrar
Lamine Yamal celebra su histórico gol con Nico Williams. Irakli Gedenidze (Reuters)
España aleja fantasmas con una goleada de escándalo en Tiflis
Eurocopa 2024 | Fase de clasificación

España aleja fantasmas con una goleada de escándalo en Tiflis

Morata lidera el vendaval ofensivo de La Roja, que masacra a una desbordada Georgia y bautiza la juvenil estrella de Lamine Yamal

Óscar Bellot

Madrid

Viernes, 8 de septiembre 2023, 20:04

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

España alejó fantasmas con una goleada de escándalo en Tiflis. En un partido que el incendio que consume a la Federación Española de Fútbol por el 'caso Rubiales' y la derrota frente a Escocia a finales de marzo habían convertido casi en una cuestión de vida o muerte, el combinado de Luis de la Fuente ofreció una respuesta primorosa que le permite respirar más tranquilo dentro de la fase de clasificación para la Eurocopa de Alemania.

Morata lideró con un 'hat-trick' el festival ofensivo de La Roja, que completaron Kvervelia, en propia puerta, Dani Olmo, Nico Williams y un Lamine Yamal que adornó su bautismo como internacional con un gol que refrendó el ángel del debutante más joven en la historia de la selección española. Las lesiones de Dani Olmo y Asensio, dos futbolistas cuyo extraordinario inicio de temporada a nivel de clubes tuvo correlato con la selección en Tiflis, fueron las únicas malas noticias que dejó un choque tras el que llueve menos.

El atacante del Leipzig, un valor seguro cada vez que se enfunda la casaca nacional, y el flamante extremo del PSG despellejaron con su chispa, buen pie y pegada, a Georgia, antes de ser traicionados por el físico y dejar paso a Nico Williams y Lamine Yamal, quien hizo historia con un combinado que, tras cuatro días sin sosiego a causa del ruido en la Federación y el esperpento del baúl con las botas y los guantes que llegó con nocturnidad y alevosía a tierras georgianas a pocas horas del inicio del pleito, tomó oxígeno y revitalizó a Luis de la Fuente.

Georgia

Mamardashvili, Azarov (Dvali, min. 59), Kashia, Kvervelia, Goholesishvili (Sazonov, min. 77), Gagnidze (Mekvabishvili, min. 46), Lobjanidze (Davitashvili, min. 46), Aburjania (Chakvetadze, min. 46), Kiteishvili, Kvaratshkelia y Mikautadze.

1

-

7

España

Unai Simón, Carvajal, Le Normand, Laporte, Gayà, Gavi (Merino, min. 57), Rodrigo (Zubimendi, min. 72), Fabián Ruiz, Asensio (Nico Williams, min. 44), Morata (Joselu, min. 72) y Dani Olmo (Lamine Yamal, min. 44).

  • Goles: 0-1: min. 22, Morata. 0-2: min. 28, Kvervelia, en propia puerta. 0-3: min. 38, Dani Olmo. 0-4: min. 40, Morata. 1-4: min. 49, Chakvetadze. 1-5: min. 65, Morata. 1-6: min. 68, Nico Williams. 1-7: min. 74, Lamine Yamal.

  • Árbitro: Daniel Siebert (Alemania). Amonestó a Gavi, Aburjania, Kashia, Kiteishvili, Chakvetadze, Zubimendi y Kvaratshkelia.

  • Incidencias: Partido correspondiente a la fase de clasificación para la Eurocopa de 2024, disputado en el Dinamo Arena de Tiflis.

España no guardaba buenos recuerdos de sus dos visitas previas a Tiflis. En septiembre de 2012, camino del Mundial de Brasil, la entonces campeona del mundo sorteó el empate a cero con un gol de Roberto Soldado en el minuto 86. Y en marzo de 2021, rumbo a la Copa del Mundo de Catar, el combinado dirigido por Luis Enrique hubo de aguardar hasta el alargue para culminar la remontada con un tanto de Dani Olmo, después de que un todavía semidesconocido Kvaratskhelia adelantase a los caucásicos al filo del descanso y Ferran Torres aminorase daños tras la reanudación.

Georgia salió dispuesta a emular ese papel de rival ulceroso, aunque La Roja pudo desvestirla pronto con un remate a bocajarro de Asensio que desvió Mamardashvili, un disparo al que Dani Olmo dio demasiado vuelo tras un magnífico pase filtrado de Gavi y una peinada de Le Normand a centro de Dani Olmo que se marchó acariciando el palo. Fue el comienzo de lo que terminó siendo un baño.

Noticia Relacionada

Al combinado que dirige el francés Willy Sagnol no le importaba ceder el mando a España para precipitar la transición en cuanto robaba y abonarse a la electricidad de Kvaratskhelia, un singular futbolista que fusiona el recio físico de los atletas venidos del este con el alma gambeteadora de los extremos brasileños. Fuego y hielo.

Lo derritió Morata, pertiguista letal cazando al segundo palo un centro combado de Asensio. El testarazo del delantero del Atlético, inapelable para Mamardashvili, justipreció la soberbia puesta en escena de España, apuntalada por el limpiaparabrisas de Rodrigo y el filo de Dani Olmo y Asensio. La diana de Morata allanó el trayecto de España, que se puso cuesta abajo enseguida. El cuchillo de Dani Olmo volvió a abrir una grieta en la retaguardia caucásica para activar a Fabián Ruiz, cuyo pase de la muerte mandó a la red Kvervelia en su intento de despeje.

Merecedora de aplauso

A esas alturas, la torrencial ofensiva de España desbordaba el afán georgiano por achicar agua y Dani Olmo colmó el vaso. El atacante del Leipzig, bombero hace un par de años en aquel espinoso duelo que descorchó Kvaratskhelia, revalidó su condición de talismán con España fabricando el tercero con un disparo seco al palo corto, preludiado por un choque fortuito que le mandó a la caseta. Georgia, abierta en canal, bajó los brazos y Fabián Ruiz y Morata, tuya-mía, mía-tuya, elevaron el castigo con el segundo tanto en la cuenta del madrileño.

La fiesta hubiera sido redonda de no mediar la lesión de Dani Olmo y la de Asensio, motivos de lamento para un seleccionador que acertó al apostar por ambos como abrelatas. Sus salidas concedieron una nueva oportunidad con La Roja a Nico Williams y la primera a Lamine Yamal, quien a sus 16 años y 57 reventó el récord de precocidad que había establecido Gavi cuando en octubre de 2021 saltó al césped de San Siro para medirse a Italia contabilizando un año y cinco días más de los que tiene ahora su compañero en el Barça.

El desahogo y los cambios distrajeron algo a España y Chakvetadze, uno de los revulsivos a los que se encomendó Sagnol tras el paso por la caseta, recortó distancias con la colaboración de Unai Simón, al que la lluvia jugó una mala pasada. Fue un espejismo para Georgia, porque De la Fuente cortó la brecha con la entrada de Merino, asistente en el tercero de Morata. Nico Williams y Lamine Yamal completaron el balsámico triunfo de una reivindicativa España que mostró su mejor rostro en medio de la tormenta. Vaya por ella un aplauso.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios