Borrar
Jugadores, técnicos y directivos de la UD Salamanca celebran el ascenso en el Ayuntamiento de Salamanca tras el 0-5 en Albacete. FOTO CEDIDA POR LOREN RUANO
Casi tres décadas del milagro de la UD Salamanca en el Carlos Belmonte
Fútbol

Casi tres décadas del milagro de la UD Salamanca en el Carlos Belmonte

La UDS remontó el 0-2 de la ida con un inolvidable 0-5 ante el Albacete en una de las noches más mágicas del club charro para subir a Primera División

Juanjo González

Salamanca

Domingo, 25 de junio 2023, 19:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este próximo martes se cumplirán nada menos que 28 años de una de las noches más memorables de la Unión Deportiva Salamanca, el histórico club charro que desapareció por problemas económicos en 2013 y cuyo adiós dio origen en la capital charra a los dos actuales clubes que comandan el fútbol en Salamanca: Unionistas CF (Primera RFEF) y el Salamanca UDS (Tercera RFEF). Casi tres décadas de una página histórica en el deporte salmantino. Fue el 27 de junio de 1995.

Fue en la temporada 94-95, cuando el joven equipo dirigido por el casi imberbe Juan Manuel Lillo había logrado el ascenso desde Segunda B tras tres campañas en el pozo de la por entonces tercera categoría nacional para intentar afrontar un año sin agobios en el regreso a Segunda. Pero el curso fue mucho mejor de lo esperado y la UDS terminó cuarta, lo que le condujo a disputar el play-off de ascenso. Por entonces subían dos equipos directos (Mérida y Rayo) y los dos siguientes (Lleida y Salamanca) promocionaban con el tercero y cuarto por la cola de Primera.

Y a la Unión le tocó con el Albacete de jugadores como el meta Molina, Santi Denia, Zalazar, Bjelica o Dertycia a las órdenes de Benito Floro (luego entrenó al Real Madrid). El resultado de la ida en el Helmántico, con un 0-2 que parecía definitivo con los goles de Bjelica (17) y Zalazar (62), convertía en un trámite el partido de vuelta.

Pero los hombres de Lillo, con históricos en el plantel como Olabe (ahora director deportivo de la Real Sociedad), Sito, Balta, Torrecilla, Medina, Vellisca, Jandri, Antonio Díaz (fallecido en 2013), Barbará o Quico, con el por entonces poco utilizado Urzaiz en el banquillo como casi lugar habitual. De hecho en la vuelta el punta navarro -después con una brillante carrera en el Athletic Club y la selección nacional, no entró en el Carlos Belmonte hasta el minuto 64 por Quiroga.

Antes el central charro Miguel Montes Torrecilla, actualmente director deportivo que ha pasado por clubes tan grandes como el Celta, Sporting, Betis o Zaragoza y también por la UDS, había abierto la lata con un gol al filo del final de la primera parte. Fue en el 40.

Un 0-1 que abría las puertas al sueño y que Urzaiz prolongó en el añadido de la segunda parte anotando el 0-2 en el 95, tanto que llevó el choque a la prórroga. Antes ya el Alba se había quedado en inferioridad en el 90, una situación que allanó sin duda el camino en un tiempo extra en el que llegó el éxtasis a la afición de la UDS desplazada y a la que seguía desde la pequeña campaña el duelo desde Salamanca. El 0-3 fue de nuevo de Urzaiz ya en el 110, el 0-4 del malogrado Díaz en el 115 y completó la manita ante un Molina que ya tenía cerrado su pase al Atlético de Madrid, Vellisca en el 120. Increíble.

Horas después, ya en un restaurante, se produjo un enfrentamiento entre el presidente Hidalgo y el técnico Lillo que marcaría la siguiente temporada: el dirigente quería hacer una revolución en la plantilla y el vasco se negó en rotundo porque quería darle el premio a gran parte de los que habían subido a la entidad desde Segunda B a Primera en dos temporadas consecutivas. Aquel enfrentamiento fue más que palpable a la llegada de la expedición a Salamanca un día después en una Plaza Mayor abarrotada de seguidores celebrando el ascenso a la élite. La cara de Lillo era un poema y aunque se impuso en gran parte su idea en la confección del equipo, la relación quedó herida de muerte. En la jornada 28, con la UDS en puesto de descenso a cuatro puntos de la salvación tras el 1-2 en el Helmántico ante el Rayo Vallecano -séptima jornada seguida sin ganar-, Hidalgo ya no aguantó más y despidió a Lillo.

Pero la UDS ya no levantó cabeza y encajó a partir de esa derrota ante el Rayo seis seguidas, diez en once partidos que terminaron hundiendo el proyecto y devolviéndolo a Segunda con Jorge D'Alessandro en el banquillo.

Del Arco, Lillo e Hidalgo, llegando muy serios a una Plaza Mayor abarrotada de seguidores de la UD Salamanca. FOTO CEDIDA POR LOREN RUANO

Ese ascenso no fue el último de la UD Salamanca a Primera en su historia. La UDS solo duró un año en la elite y bajó a la siguiente temporada, aunque solo otra después regresó en la 96-97 en otro día memorable para el unionismo con el 0-4 en Vitoria ante el Alavés con Mendizorroza invadido por salmantinos (15 de junio de 1997). Fueron dos campañas en Primera... y la UD Salamanca ya no volvió a pisar la elite en su historia.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios