Borrar
Scheffler recibe la chaqueta verde de Rahm, como ganador del Masters de Augusta. Reuters
Scheffler se hace con su segunda chaqueta verde

Scheffler se hace con su segunda chaqueta verde

Ganador en 2022, recibió de Rahm, al que ayudó a vestir la prenda hace un año, de nuevo la ansiada recompensa

Carlos Nieto

Enviado especial. Augusta

Lunes, 15 de abril 2024, 01:22

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Augusta, escenario de tradiciones, revivió este domingo un precioso momento que contaba con cuatro precedentes y que habla de la nueva gran rivalidad del golf mundial. Entre 1951 y 1954 Ben Hogan y Sam Snead se alternaron en la conquista del Masters, al igual que hicieran Arnold Palmer y Jack Nicklaus del 62 al 65. Phil Mickelson ayudaría a Tiger Woods a colocarse la chaqueta en 2005 y el 'tigre' hizo lo propio al año siguiente, mismo escenario que se viviría en 2013 y 2014 con Bubba Watson y Adam Scott.

Una década después se produce otra sucesión al trono de muchos quilates. Jon Rahm se coronó hace un año y fue Scottie Scheffler el que le ayudó a vestirse la ansiada prenda. Ahora ha sido el de Nueva Jersey, segundo triunfo mediante, el que recibió la asistencia del vizcaíno. Son los dos ases del momento, justo en un marco en el que el americano permanece fiel al tradicional PGA y el de Barrika es el gran motivo de orgullo del rompedor LIV.

Los expertos, las casas de apuestas y todo aquel que hubiera seguido los últimos meses de competición coincidían en que Scheffler no tenía rival en esta edición del Masters, toda vez que Rahm se disolvió con el paso de los días. Basta con echar un simple vistazo a su inicio de 2024. Se ha hecho con The Players y el Arnold Palmer, venía de ser segundo en Houston y solo se ha bajado del carro de los diez primeros en el American Express con un decimoséptimo puesto. Fue tercero en Phoenix y quinto en The Sentry. Una superioridad aplastante para el que, después de ser décimo en Augusta en 2023, fuera segundo en el PGA Championship y tercero en el US Open. Pinchó en el cuarto 'major', el British (23), el único borrón de un jugador que ayer no tuvo rival para coronarse por segunda vez.

Sin rival

El número uno del ranking mundial ya mandó un aviso a navegantes el jueves, cuando rindió con seis golpes bajo par, solo superado por lo siete de Bryson DeChambeau. Se mantuvo a buen nivel y llegó a la jornada definitiva en cabeza, con un -7 que en el desenlace amplió hasta -11, un golpe más que Rahm el año pasado. Durante la primera mitad del recorrido los Max Homa, Collin Morikawa y sobre todo el sueco Ludvig Aberg, segundo a cuatro golpes, le pusieron en aprietos. Pero Scheffler aceleró tras comenzar errático en el Amen Corner e impuso su ley.

Gran devoto de la religión cristiana, el de Ridgewood espera la llegada de su primer hijo. De 27 años, se casó hace cuatro con su novia del instituto, Meredith Scudder. «Dios tiene el control, el Señor siempre me guía», lanzó en 2022 en la ceremonia de su primera chaqueta verde. Acaba de conseguir la segunda en apenas cinco participaciones. Es el nuevo Mesías de la bolita.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios