Borrar
Illia Topuria Reuters
Topuria sitúa a España en la cima de la UFC
Artes marciales mixtas

Topuria sitúa a España en la cima de la UFC

El Matador noqueó a Alexander Volkanovski, el mejor luchador de la historia del peso pluma, para coronarse con el título mundial

Isaac Asenjo

Madrid

Domingo, 18 de febrero 2024, 07:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«La victoria es mi única opción. Me tomo las oportunidades que la vida me da como la última que podría tener. Sé que soy mejor que todos estos. Mi sueño siempre fue ser el mejor. Ser una leyenda. Quiero que cuando hablen de MMA, quieran o no, tengan que mencionarme». El español Ilia Topuria siempre se ha mostrado convencido de su destino. Avisó y cumplió el sueño de su vida: ser campeón del mundo de la UFC, la Champions League de las artes marciales mixtas, una disciplina emergente dentro de los deportes de lucha.

El apodado como El Matador, destronó con un nocaut al rostro al monarca del peso pluma, el australiano Alexander Volkanovski, alias 'The Great', que llevaba con el título desde diciembre de 2019 y que entró en el octógono junto al CEO de Meta, Mark Zuckerberg, de su lado.

Lo tumbó en el minuto tres y treinta y dos segundos del segundo de los cinco asaltos pactados para la pelea celebrada en el Honda Center de Anaheim de California, haciendo gala de su brillante golpeo con los puños. Al son de mariachis, con la letra del 'Ay mi morena de mi corazón', el luchador de 27 años, afincado en Alicante desde su adolescencia subió la temperatura de las 20.000 almas allí presentes en una noche en la que fue con el papel de villano para terminar con el reinado del reconocido como mejor peso pluma de la historia.

Noticia relacionada

Aún no había amanecido en España cuando Topuria completaba una hazaña histórica con la que elevó a la cima de las artes marciales mixtas al país que le acogió en 2008, cuando tuvo que huir de la guerra entre Rusia y Georgia para adaptarse a una nueva cultura. El reinado que había durado más de 1.500 días ya tiene nuevo inquilino. «Cada gota de sangre valió la pena. Confía en ti mismo. Trabaja incansablemente. Ten fe y todo es posible. Solo mírame ahora», dijo feliz tras lograr el cinturón y posar con las banderas de España y Georgia.

Preocuparse está en la naturaleza humana pero no parece ser algo que esté en el ADN del mediático luchador -acumula 2,3 millones de seguidores en Instagram - cinturón negro de jiu jitsu, que practicaba años atrás lucha grecorromana, y que desde los 15 años a practica artes marciales mixtas en el gimnasio Climent Club de Alicante. «No sabía hablar, nada de español. Y el gimnasio me ayudó muchísimo. No me hizo deportista, me hizo persona. Estaré eternamente agradecido a todos. Hice amigos, me integré en España, todo», contó en un documental que Movistar Plus+ estrenó el pasado año en uno de sus 'Informes Plus'. «Vivo en España, mi casa está aquí, mi trabajo, mi familia... yo defendería en una revolución mi casa, que está en España», dijo firme un Matador que cuenta por victoria cada uno de sus combates en su carrera como profesional (15-0) y está invicto en sus ya siete peleas en la Ultimate Fighting Championship, empresa estadounidense que gestiona los combates y el espectáculo que rodea a los mejores peleadores del planeta.

En Youtube y redes sociales mueve masas y es la competición que más seguidores atrae, especialmente jóvenes. «Topuria está logrando ser 'mainstream', es el Fernando Alonso de las MMA. Lo tiene todo: está invicto, domina el márketing, atrae a patrocinadores...», reflexionó para este medio Álvaro Colmenero, comentarista de MMA en Eurosport. De la misma forma que la F-1 tenía su público, el surgimiento de la figura del asturiano lo cambió todo, y Topuria va camino de «marcar una época en el deporte español, no solo en los deportes de contacto, sino a nivel estrella de representación de España».

El luchador, que se ha deshecho de oponentes de la talla de Bryce Mitchell, Josh Emmett y ahora Volkanovski, está haciendo que mucha gente se enganche a un deporte que lo tenía todo para enganchar, pero al que le faltaba un ingrediente, un atleta español. Tal es la popularidad en España, que Dana White, mandamás de la competición, éstá a punto de traerla a nuestro país para una futura velada, donde el Santiago Bernabéu apunta como epicentro idóneo para el espectáculo. El nuevo campeón del peso pluma señaló al irlandés Conor McGregor, una de las leyendas de la UFC y que lleva casi dos años sin competir, como su rival en el majestuoso estadio madrileño. «Si todavía tienes pelotas, te estaré esperando en España», le espetó tras el combate.

En la parcela deportiva le arropan Agustin y Jorge Climent, maestros de jiu-jitsu brasileño, mentores y dueños del Climent Club; Javier Climent, entrenador específico de boxeo, y su hermano Aleksandre Topuria, peleador profesional de MMA en la órbita de UFC y pilar fundamental de Ilia. Los doctores Aldo y Jesús Gallo se encargan de la preparación física y la dieta, tanto en España como en Estados Unidos, junto al equipo especializado en nutrición de la UFC. La planificación se realiza a medida junto al 'Performance Institute' de UFC, según cuenta EFE. Pablo Fernández Pinilla y Pedro Dols son sus agentes; Abdu Alalli se encarga de las producciones audiovisuales.

En YouTube suma casi 107.000 suscriptores. «Va a ser el próximo icono mundial del deporte, para ser una estrella no únicamente tienes que ser buen deportista sino que tienes que transmitir buenos valores, tener buena presencia y poder comunicarte con distintos públicos en distintos idiomas. Ilia reúne todas estas cualidades. Es el próximo Conor Mcgregor para la UFC. Su 'Golden Boy'», dice uno de sus mánagers.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios