Borrar
Fernando Alonso y Carlos Sainz, durante la clasificación del GP de Miami. Afp
Una ocasión de oro para Fernando Alonso y Carlos Sainz

GP Miami

Una ocasión de oro para Fernando Alonso y Carlos Sainz

Un accidente de Charles Leclerc a falta de minuto y medio entregó la pole a Sergio Pérez, que saldrá muy por delante del gran 'coco': Verstappen parte 9º

David Sánchez de Castro

Madrid

Sábado, 6 de mayo 2023, 23:13

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La amplia población latina que hay en Florida vivió una jornada memorable. Sergio Pérez se llevó la pole por delante de Fernando Alonso y Carlos Sainz, formando un triplete con acento español al frente de la parrilla de Miami para este domingo.

Todo llegó gracias a un oportuno accidente de Charles Leclerc. El monegasco, convertido en un quiero y no puedo una vez más, le entregó la pole al mexicano y propició que el 'gran coco', Max Verstappen, no pudiese ni siquiera dar una vuelta cronometrada en condiciones. La dificultad para estar en el punto idóneo le pasó factura, no solo al vigente campeón o al candidato Leclerc, sino a otros muchos.

La sensación de que estaba siendo un fin de semana incómodo estaba ahí, tanto para Fernando Alonso como para todos. El reasfaltado del circuito de Miami ha supuesto una pesadilla para todos los pilotos, incluido un Alonso que vio cómo se le iba el coche en una de las pocas escapatorias del trazado de Florida al comienzo de los entrenamientos libres de la mañana. Un susto que se quedó en nada, pero que mandó un aviso de lo que podía pasar.

Y es que, hasta la clasificación, estaba siendo el peor fin de semana de Aston Martin. Ni Fernando Alonso ni Lance Stroll estaban cómodos, pero no eran los únicos. Prueba de ello es que el mismísimo Lewis Hamilton sufrió de lo lindo en los primeros compases, cuando en uno de los rebotes de este característico trazado, en la zona más estrecha, vivió una derrapada que casi le manda contra el muro y tuvo que pedir que le revisaran el monoplaza porque algo no iba bien. Quedó más claro aún cuando, al final de la Q1, aparecía en la zona de eliminación… que luego pisó el propio heptacampeón al quedarse fuera en la Q2.

Ni siquiera ahí llegó Lance Stroll, que protagonizó la primera mala noticia seria del fin de semana para Aston Martin. Por primera vez en lo que va de año, un coche verde que daba fuera en el primer corte, lo que habla muy mal del piloto que iba al volante… y también advertía al hombre de verde del otro box, Fernando Alonso, de lo que podía pasarle si se despistaba. Y es que el rendimiento de un monoplaza, como regla general, lo da el segundo piloto.

Carlos Sainz, a reivindicarse… frente a Alonso

Si esta realidad es así, Charles Leclerc, muy a su pesar, es el escudero de Carlos Sainz. Aunque ha dado un paso adelante, en cuanto a sensaciones y rendimiento con respecto a lo vivido en las citas anteriores, a la hora de la verdad sigue siendo demasiado inconsistente.

Es la mejor noticia posible para un Sainz que sabe que necesita ser consistente, a falta de ser rápido (que también), para quitarse de encima la losa de ser el teórico segundo del equipo Ferrari. Este domingo tiene el deber, porque así lo siente, de completar un fin de semana redondo, si bien tendrá que vérselas con el mismísimo Alonso… y lo de Azerbaiyán está aún muy reciente.

Tanto Alonso como Sainz parecen haber olvidado las viejas cuitas de Bakú, pero es una realidad innegable que están abocados a encontrarse una y otra vez. Deberán tirar uno del otro este domingo si no quieren que su batalla interna sea el mejor argumento que pueda tener Pérez en la carrera para adelantar a Verstappen en la clasificación general, algo que no oculta ni él ni su ingente cantidad de seguidores que es en lo que sueñan. Porque la carrera de este fin de semana no es solo una oportunidad para Alonso de culminar la ansiada 33 o de Sainz de dar un puñetazo en la mesa y ganarse los titulares a pulso, sino también del propio Pérez de demostrar que es un firme candidato a todo… incluso pese a sus compañeros de equipo, cuya fe no es, ni mucho menos, inabarcable.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios