Borrar
El piloto mexicano Sergio 'Checo' Pérez posa en la Ciudad de México (México) Efe
México, un examen a la conspiranoia 'chequista'
Fórmula Uno

México, un examen a la conspiranoia 'chequista'

La tumultuosa afición mexicana, que se volcará con su ídolo local Sergio Pérez, empujará también a los hispanos Alonso y Sainz en busca del éxito · Verstappen, muy señalado por los hinchas de su compañero

David Sánchez de Castro

Jueves, 26 de octubre 2023, 10:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Si hay un circuito en el que los pilotos notan de cerca el calor de los aficionados, ese es sin duda el Hermanos Rodríguez. La entrada del renovado trazado mexicano en el calendario trajo consigo la pasión sin condiciones, y muchas veces sin razón, de unos hinchas capaces de hacer sonar sus voces por encima de las de los motores de Fórmula 1. Todos los pilotos lo saben: el paso por el Foro Sol, con las gradas a apenas unos metros, es una sensación única.

Obviamente el más vitoreado será Sergio Pérez. El ídolo local, el que ha provocado que su país vuelva a la F1. No en vano las conexiones políticas de su padre están perfectamente engrasadas desde hace años, toda vez que el piloto de Guadalajara se ganó por peso propio en el paddock ser el referente del automovilismo de su país. Sin embargo, y esto lo sabe todo ídolo de masas, entre sus fans también hay mucho descerebrado. El complicado panorama que tiene 'Checo' en Red Bull ha llenado a su hinchada de conspiranoicos, una suerte de 'terraplanistas', que creen que el equipo le está boicoteando el coche para beneficiar a Max Verstappen antes de mirar a lo obvio, y es que el neerlandés es superior a su ídolo en prácticamente todas las suertes del pilotaje.

Verstappen y, en especial, directivos de Red Bull como el polémico Helmut Marko no han hecho más que echarle gasolina a esa hoguera de teorías extrañas. Comentarios racistas del ya pasado expiloto austriaco, órdenes de equipo que se saltó el hoy tricampeón y los propios fallos de Pérez han hecho que este fin de semana incluso se llegue a pensar en una protección extra en torno al líder del equipo. Si bien no se ha dicho públicamente, sí se conoce en los mentideros habituales que Red Bull ha pedido a la organización del Gran Premio una especial protección en torno a sus miembros, en especial al citado Verstappen, ante eventuales descerebrados que puedan sobrepasar la línea. Los abucheos que recibió en el podio el pasado fin de semana de Austin eran fundamentalmente de aficionados de 'Checo', que ya se ha encargado de pedir de manera implícita a sus fans que se tranquilicen.

Sainz, a por el podio y Alonso, a lamerse las heridas

No sólo Pérez será empujado hacia arriba. Los otros dos pilotos hispanos en la parrilla, Carlos Sainz y Fernando Alonso, gozarán de su buena cuota de fans a su lado, lo que siempre es una cierta ventaja.

Aunque todo apunta a que será Verstappen quien se pasee con comodidad. La perspectiva en el Hermanos Rodríguez es que se repita más o menos lo que ya se vio en la cita texana de hace unos días, con McLaren como posible alternativa y los Mercedes en plena lucha por ese segundo puesto. La incógnita de Ferrari sigue muy presente, pero tanto Sainz como su compañero Charles Leclerc saben que mucho de lo que puedan conseguir en México depende más de que en su equipo no la líen (la estrategia, los cambios de neumáticos, las órdenes de equipo…) que de su propio rendimiento en pista.

Muy distinto es el horizonte inmediato que se impone en Aston Martin. Tras el desastroso resultado para Fernando Alonso (no así para Lance Stroll, que ni él mismo esperaba puntuar tras salir último en Austin) hace unos días, los pequeños brotes verdes que se intuyeron en la última cita le hacen tener cierta esperanza. No obstante, no es el mejor circuito posible para implementar esas novedades que fallaron el pasado fin de semana, debido a la mayor presión a la que se somete la mecánica por las condiciones en el país tricolor. Será una de las ideas más repetidas desde este viernes: la menor densidad del aire hace que el enfriamiento de los motores sea más difícil.

Otro punto clave será el comportamiento de los neumáticos, ya que Pirelli ha llevado unos compuestos un punto más blandos de su gama con respecto al año pasado. Desde Aston Martin ya trabajan en una idea de carrera a dos paradas (históricamente ha sido a una), lo que añade un extra estratégico del que, en el equipo verde, pueden sacar oro. Porque a falta de rendimiento en pista, quizá haya que buscar otras soluciones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios