Borrar
Sergio Pérez celebra su victoria en la carrera sprint del GP de Azerbaiyán. Lisi Niesner / Reuters
Checo Pérez aumenta su leyenda urbana y saltan chispas entre Alonso y Sainz
GP de Azerbaiyán

Checo Pérez aumenta su leyenda urbana y saltan chispas entre Alonso y Sainz

El mexicano supera con relativa facilidad a Charles Leclerc en la carrera corta del fin de semana y se lleva la victoria sobre el monegasco y su compañero, Max Verstappen

David Sánchez de Castro

Sábado, 29 de abril 2023, 17:37

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Por pura estadística, se sabía lo que iba a pasar: Charles Leclerc había hecho la pole en la clasificación sprint de la mañana (mal llamada 'shootout', un término que significa en el argot automovilístico clásico una única vuelta) por lo que era razonablemente fácil aventurar que no iba a ganar. Máxime cuando por detrás venía el piloto que, de largo, mejor rendimiento ha sacado del circuito de Bakú en cualquiera de sus formatos.

Sergio Pérez se llevó la victoria en la carrera corta de Azerbaiyán, confirmándose como el gran dominador aquí. Es el piloto que más veces ha subido al podio (tres, al que hay que añadir esta sprint) y lo hizo tras una gran actuación y una resalida brillante en la que demostró que su Red Bull es un coche en otro escalón. La manera en la que sobrepasó a Leclerc fue de una sencillez que asusta a los que temen que no solo en carreras relativamente anodinas como esta, sino en otras donde el aburrimiento es más previsible (como el GP de Mónaco o el de España) se viva un dominio tal.

De hecho, si Max Verstappen no llegó más arriba fue porque tuvo un toque con George Russell que le hizo perder un trozo del lateral. El bicampeón del mundo le echó en cara luego la acción al de Mercedes, que poco o nada pudo hacer más que huir antes de que el volcán le pillara al lado. A Verstappen, no obstante, no le gusta nada este formato de fines de semana («es una auténtica mierda», dijo de manera clara), por lo que tampoco es de extrañar que torciera el morro a la mínima.

Las 17 vueltas que duró este sprint comenzaron con susto. Yuki Tsunoda perdió uno de sus neumáticos, que quedó en medio de la pista y, tras muchas dudas que vuelven a dejar retratada a la FIA, sacaron el coche de seguridad. En la resalida, además de que Pérez le comió la tostada a Leclerc, Alonso, que partía octavo, hizo lo propio con Lewis Hamilton, que fue de más a menos. El asturiano intentó entonces pasar a Carlos Sainz, que se defendió con uñas y dientes, lo que puede haber supuesto un nuevo episodio de lo que apunta a ser una rivalidad que tarde o temprano iba a ocurrir entre buenos amigos.

Los rifirrafes acabaron ahí, ya que en ese momento todos los pilotos se dieron cuenta de que la carrera real es la del domingo y no merecía la pena jugársela. Eso no significa que no fuera una carrera que va a traer cola.

El «sorprendente» cerrojazo de Sainz

Fernando Alonso acabó por primera vez este año fuera del podio, aunque fuera en una carrera sprint, y está siendo el fin de semana más complicado para él. Los problemas con el DRS intermitente, que funciona a ratos, en el nuevo alerón trasero que le pusieron para este gran premio se solventaron en parte, aunque no está claro qué va a ocurrir en carrera.

Quizá porque está más irascible, Alonso se quejó de manera amarga por una acción de Sainz, al que acusó directamente de dejarle sin espacio y casi provocar un accidente. Fue justo después del doble adelantamiento de los españoles a Hamilton, cuando el de Ferrari se echó ligeramente a la izquierda para proteger su posición. Nada demasiado agresivo, nada sancionable o incluso estudiable, pero lo suficiente como para hacer levantar el pie a Alonso, que ya se veía por delante. El asturiano se mordió la lengua a medias e incluso insinuó una reclamación sobre el madrileño, con el que comparte buena amistad. Al menos hasta el momento.

«Espero que podamos incluso ganar una plaza y ser quintos, porque Carlos me ha llevado contra el muro en la curva 2, ha sido un poco... sorprendente. A ver si pueden hacer algo y ganamos esa posición», señaló el español, que ya vio en Australia cómo Sainz le cerraba el paso sin miramientos. Este, sin embargo, se defiende. «Ha sido una buena batalla, es lo que hay, me estaba defendiendo de Hamilton, me ha sorprendido un poco que llegara Fernando y he hecho lo que he podido», zanjó al respecto.

Que Sainz defienda más la posición cuando llega Alonso o no es algo que no se puede establecer de manera objetiva, si bien hay un cierto runrún en los mentideros del paddock de que la relación entre ambos ya no es tan buena. Era cuestión de tiempo: ahora los dos pelean por podios, al menos, lo que hace que este tipo de acciones cobren más protagonismo. Habrá que ver si no escala más.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios