Borrar
Circuito de Zandvoort, escenario del GP de los Países Bajos. EP
La verbena de Verstappen llega a su pueblo
GP de Países Bajos

La verbena de Verstappen llega a su pueblo

El GP de Países Bajos marca el regreso de la Fórmula 1 tras un verano más tranquilo de lo habitual y con el líder contando las carreras para ser campeón

David Sánchez de Castro

Jueves, 24 de agosto 2023, 12:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Pocas cosas más tradicionales en la Fórmula 1 que el gran premio del último fin de semana de agosto. Los feligreses de los pueblos de toda España compaginarán ver el GP de Países Bajos (que este año se mueve en lugar del de Bélgica) con las últimas fiestas, verbenas y ferias estivales, con sus orquestas y sus peculiares entretenimientos como campeonatos de lanzamiento de azada o los toros enmaromados.

En muchos lugares esas fiestas son muy previsibles, como ocurrirá en Zandvoort. Pocos dudan de la victoria de Max Verstappen, el neerlandés nacido belga que está arrasando en esta temporada y que buscará darse un baño de masas aún mayor que en Spa junto a sus paisanos. El de Red Bull llega relajado después de las vacaciones no solo por haberlas disfrutado como tantos otros, sino porque sabe que va a ser campeón del mundo por tercera vez. Lo que aún no sabe es cuándo. El dominio absoluto del líder de Red Bull es tal que solo su compañero Sergio Pérez, que parece haber espantado los nubarrones de su futuro, podría ponerle las cosas mínimamente difíciles. Si es que se puede calificar como tal.

Por detrás hay un serio batiburrillo. La primera parte de la temporada se cerró con Mercedes en clarísimo ascenso, McLaren dando la campanada después del cambio de construcción de las Pirelli y Aston Martin en una zona de nadie que dejó claras sus carencias. «No jugamos en esa liga», señalaba Mike Krack, jefe del equipo verde, dejando claro lo que muchos sospechaban: en Aston adolecen de un serio problema de gestión de las evoluciones. Aunque en Zandvoort van a llevar un nuevo paquete de actualizaciones, pensadas no solo para el intrincado trazado neerlandés sino para las próximas citas, tanto Fernando Alonso como Lance Stroll tendrán que apretar los dientes si quieren mantenerse como una de las primeras opciones de podio.

La sensación con la que muchos pilotos se fueron de vacaciones después del último Gran Premio en Bélgica era de hastío. El control absoluto al que ha sometido Verstappen al campeonato no solo está afectando a los aficionados, que empiezan a verse aplastados por el aburrimiento carrera a carrera, sino también a los propios competidores.

Sin fichajes ni renovaciones

Tal es así que este verano apenas ha habido movimientos de fichajes y ni siquiera ha habido noticias de renovaciones. Ni siquiera en términos de derechos televisivos en España, que están aún en el aire para 2024 en adelante.

Los pilotos, por su parte, han estado ajenos a todo. Fernando Alonso ha pasado unos días en Asturias, donde también ha aprovechado para desentumecer los músculos rodando en su circuito en Lugones, Asturias. El bicampeón del mundo ha visto cómo el museo que lleva su nombre ha batido récords de asistencia, pese a que apenas cuenta con material de los últimos tres años ya que ni cuenta con un F1 de Alpine ni, obviamente, de Aston Martin. Ese es solo uno de los pequeños asuntos a resolver que tiene de aquí a final de año, obviamente muy en el fondo de la lista de temas pendientes.

El primero, obviamente, es recuperar el paso. Tras el prometedor comienzo de la temporada en el podio, la caída de rendimiento frente a sus rivales ha sido notable. Las novedades que llegan en Zandvoort deberían ser suficientes para recuperar el pulso frente a McLaren y Mercedes. De ahí, en adelante… con la victoria 33 como un objetivo futuro.

Por su parte, Carlos Sainz también afronta un examen este fin de semana. El madrileño no tendrá todas las sesiones de entrenamientos en los Países Bajos, ya que Ferrari ha decidido que Robert Swartzmann, el probador, va a rodar en la primera sesión del viernes. La labor del español no quedará demasiado hipotecada, pero sí le vendría bien tener una hora de ensayos después de estar descansando este verano. Si ha cargado bien las pilas y ha desconectado tras un complejo inicio de temporada, Sainz puede dar la campanada para volver a superar a Leclerc, al que, pese a todo, no parece que le vayan a mover el asiento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios