Borrar
Los pilotos y hermanos Marc y Álex Márquez, durante el acto que protagonizaron este miércoles. Ep
Marc Márquez: «Hay ilusión, pero no puede haber ansia»

Marc Márquez: «Hay ilusión, pero no puede haber ansia»

En su primer evento como piloto de Ducati, el de Cervera mantiene un perfil bajo y prefiere centrarse en cada carrera: «Sería un error pensar en el título ahora»

Jesús Gutiérrez

Miércoles, 10 de enero 2024, 18:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El cambio de año significó el fin de la vinculación entre Marc Márquez y Honda, y el inicio de una nueva etapa en Ducati, con el equipo privado Gresini Racing. Un nuevo proyecto donde compartirá box con su hermano Álex y con el que coincidió en su primer evento de 2024, con la cervecera Estrella Galicia, que patrocina a ambos desde hace más de una década y que, por supuesto, ha acompañado al de Cervera en esta nueva etapa en su vida. «Es una relación muy especial, porque hemos crecido juntos y la unión es tan grande que cuando se especulaba sobre mi futuro todo el mundo sabía que Estrella Galicia me iba a acompañar».

Aunque el contrato con Honda expiró el pasado 31 de diciembre, Marc Márquez ya pudo probar su nueva arma el pasado mes de noviembre, durante el test oficial post temporada de Valencia. Entonces no pudo hablar sobre sus sensaciones con la Ducati, aunque viendo la tabla de tiempos de aquel día (cuarto) y sobre todo su sonrisa nada más bajarse de la moto, lo decía todo.

Mes y medio después, recordaba aquel momento: «Esa sonrisa de la que tanto se habló cuando me quité el casco era de tranquilidad, de decirme 'sé ir en otra moto'. Porque por mucha experiencia que tengas son inquietudes que tienes cuando empiezas un nuevo proyecto». No quiso comparar la máquina italiana, vigente dominadora de la categoría, con su antigua Honda. Básicamente se limitó a decir que «el tiempo se hace de una manera diferente, pero al final es frenar lo más tarde posible y acelerar cuanto antes».

Lo que es inevitable a estas alturas es no ver a Marc Márquez de nuevo como candidato a todo. «Hay ilusión, pero no puede haber ansia», contestaba cuando le preguntaban sobre si se ve campeón con esta moto. Arranca el año sin que el físico sea un hándicap, tiene la moto campeona en 2023 y el talento y la ambición que le han hecho ganar ocho títulos mundiales. Aunque para el de Cervera «sería un error pensar en el título ahora» y, al menos de momento, prefiere mantener un perfil bajo. «Las expectativas ya están muy altas por parte de todo el mundo, así que uno de mis trabajos este año será el de evadirme de todo ese ambiente. Vengo de una situación complicada durante muchos años así que hay que ir como Simeone, carrera a carrera».

Márquez no volverá a subirse a la Ducati hasta el próximo 6 de febrero en el test de Sepang, aunque antes, el 20 de enero, será la presentación oficial del Gresini Racing en Riccione (Italia), donde le veremos por primera vez vestido con sus nuevos colores. Para ver la primera carrera del español con su nueva moto habrá que esperar al próximo 10 de marzo, cuando eche a rodar en el circuito de Qatar el campeonato de la redención para Marc, ese en el que vuelva a pelear por volver a la cima cinco años después.

El equipo de los Márquez

Marc volverá a tener a su hermano como compañero de box, pero al contrario de lo que pasó en 2020, cuando el pequeño de los Márquez era un recién llegado a la categoría reina y Marc era el 'macho alfa' de MotoGP, esta vez el veterano dentro de ese garaje será Álex. «Tiene mucha experiencia, ha podido luchar el pasado curso por victorias y ha ganado sprint, así que puedo aprender cosas de él», explicaba Marc, que espera luchar de tú a tú con su hermano y sin muchos miramientos.

«Evidentemente, a un compañero de equipo no le metes la moto como a cualquier otro piloto y más si es tu hermano. Pero a 350 km/h es muy difícil controlarse. Si hay alguna batalla, espero que caiga de mi lado, que me queda menos tiempo en las motos», comentaba entre risas Marc, a poco más de un mes de cumplir 31 años.

Álex, que este año se marca como objetivo ganar carreras el domingo y lograr la regularidad que le faltó en 2023, es la persona que mejor conoce a Marc y no tiene dudas de que en 2024 recuperará su mejor versión. «Me han preguntado mil veces si irá bien con la Ducati. La magia no la ha perdido. Sigue teniendo el nivel de 2019 y yo lo veo cuando entrenamos. Habrá momentos difíciles y en los que tocará sufrir, pero si alguien sabe sufrir es él». ¿Tanto como para luchar por el título esta temporada? «De Marc se puede esperar todo», palabra de Álex.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios