Borrar
Marc Márquez, durante su primer contacto con la Ducati en noviembre. EFE
Márquez quiere volver a sonreír en Sepang
Pretemporada

Márquez quiere volver a sonreír en Sepang

Comienzan los tres días de entrenamientos oficiales de MotoGP en el circuito malasio, donde el piloto de Cervera volverá a rodar con su nueva Ducati dos meses después

Jesús Gutiérrez

Lunes, 5 de febrero 2024, 20:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El pasado 28 de noviembre, en el Circuit Ricardo Tormo de Valencia, Marc Márquez rodaba por primera vez con una Ducati DesmosediciGP negra, con ribetes rojos y el '93' en su carenado. La imagen de aquel día fue la sincera sonrisa que desplegó en el box del equipo Gresini después de completar sus primeras siete vueltas con la moto italiana. Concluyó aquel test con el cuarto mejor tiempo y se fue convencido de que volvía a tener las armas necesarias para recuperar el trono del motociclismo mundial. 66 días después de aquella jornada, el ilerdense volverá a subirse a su máquina, ya con los colores con los que competirá esta temporada y para trabajar en su adaptación y la puesta a punto de la moto junto a su nueva escudería.

«Tengo muchas cosas que probar en mi estilo de pilotaje», comentaba el piloto español a su llegada a Sepang. «Concentrarme en mi box, ver la evolución de un día a otro y entender la moto. Como hay tres días, puedes trabajar con más calma en la posición, la puesta a punto y si te ves bien ya hacer alguna tanda con más vueltas», valoraba Márquez, que contará en su garaje con sendas Ducati del año 2023, la moto campeona en la temporada pasada, pero no la última evolución de la moto italiana. Esa que llevarán tanto el campeón del mundo, Pecco Bagnaia, como el subcampeón, Jorge Martín. «La moto es la que es, la versión de 2023, pero es la que ganó aquí el año pasado y a la que hay que sacar el máximo partido», concluía el genio de Cervera.

Los tres días de Sepang serán fundamentales para entender dónde puede estar Márquez en el inicio del campeonato. Este test, junto con dos días de entrenamientos más en el circuito de Losail el 19 y 20 de febrero, será toda la pretemporada que harán los pilotos de MotoGP antes de que se apaguen los semáforos dentro de poco más de un mes en el Gran Premio de Catar. Como es habitual en Malasia, se esperan tres maratonianas jornadas de entrenamientos (la pista estará abierta de 3:00 de la madrugada a 11:00 en horario peninsular español), donde el calor y la humedad asfixiantes propios del país ecuatorial pondrán a prueba no solo las prestaciones de las motos, sino también el estado físico de los 22 pilotos que componen la parrilla de la categoría reina, después de un parón de más de dos meses.

Acosta brilló en el aperitivo

Antes de comenzar el test oficial, algunas MotoGP ya habían rodado en Sepang en lo que se conoce con el nombre anglosajón de 'shakedown'. Se trata de otros tres días de entrenamientos privados, reservado para pilotos probadores y 'rookies' de la categoría, y que se utiliza para poner a punto las máquinas que luego llevarán los pilotos titulares y también como una ayuda a los debutantes a la hora de afrontar el salto tecnológico que supone llevar una cada vez más sofisticada MotoGP. Sin embargo, desde este año también ha estado abierto para los pilotos oficiales de Honda y Yamaha, las dos motos más retrasadas en cuanto a competitividad, y que ahora gozan de un nuevo sistema de concesiones que les da el campeonato para tratar igualarlas a su competencia.

Rodaron alguno de los tres días de 'shakedown' un total de trece pilotos. Entre ellos los oficiales de Yamaha (Fabio Quartararo y Álex Rins) y Honda (Joan Mir, Luca Marini, Johann Zarco y Takaaki Nakagami), los probadores de Aprilia, Ducati y KTM (nombres como Pol Espargaró y Dani Pedrosa) y el único debutante en la categoría, Pedro Acosta, que dejó a todos con la boca abierta desde el primer día.

El 'Tiburón de Mazarrón' concluyó con el mejor tiempo en ese aperitivo del test oficial de Sepang. Completó un total de 111 vueltas y con su registro habría salido noveno en parrilla del último Gran Premio de Malasia y habría conseguido la vuelta rápida de carrera. «Hemos pasado estos tres días tratando de trabajar en mi estilo de pilotaje, tratando de entender los neumáticos y de encontrar una puesta a punto de la moto. En líneas generales tenemos que estar contentos», apuntaba el piloto murciano, que no deja de asombrar en cada paso adelante que da en el Mundial de MotoGP. Y ahora ya está con los mayores.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios