Borrar
Carlos Sainz, en acción. Andrew Eaton (Efe)
Sainz, líder virtual del Dakar tras la escabechina de la crono
Sexta etapa

Sainz, líder virtual del Dakar tras la escabechina de la crono

La novedosa etapa 'Crono 48H' se cobra las opciones de Al-Rahji, líder hasta el momento en coches, y de Quintanilla, uno de los favoritos en motos

David Sánchez de Castro

Madrid

Jueves, 11 de enero 2024, 15:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ya lo avisaban en la previa del Dakar cuando anunciaron la novedosa etapa 'Crono 48H', iba a ser la determinante para muchos de los competidores. Y así ha sido. La primera parte de esta suerte de 'supermaratón' se cobró varias víctimas entre los grandes favoritos en todas las categorías, incluidos los líderes en motos y coches.

Y es que en las dos ruedas les costó muy caro la larga jornada. Varios pilotos, entre los que estaba Pablo Quintanilla, se quedaron sin gasolina cuando intentaban no parar en las zonas de repostaje. El chileno calculó mal y se quedó tirado a falta de solo 10 kilómetros del primer punto para cargar 'caldo' y perdió casi hora y media, comprometiendo de manera casi fatal sus opciones para este raid. «Es un momento triste. He tenido mucho cuidado con el combustible, pero 10 kilómetros antes del repostaje se me ha acabado. Es duro cuando has trabajado tanto y durante tanto tiempo para esta carrera. Siempre intento hacerlo lo mejor posible, pero así es la vida. A veces va bien, a veces va mal», se lamentaba, totalmente destrozado en lo anímico, a su llegada al punto de avituallamiento.

Joan Barreda no tuvo un mal día, visto lo visto, y llegó al punto de descanso en una óptima décima posición parcial, aunque a 29 minutos de un Adrien van Beveren al frente del pelotón, a falta de lo que pueda pasar este viernes.

Pie a fondo

Peor fue lo que le pasó a Yazeed Al-Rajhi. El saudí, que había sido líder hasta esta jornada, sufrió un violento accidente que le obligó a abandonar en el que venía siendo uno de sus mejores Dakares hasta el momento. El Toyota Hilux quedó totalmente destrozado, por lo que no tuvo opciones para reincorporarse. «Después del kilómetro 51, todo iba bien en un 'chott' totalmente llano, íbamos a toda velocidad y choqué con algo, dimos varias vueltas de campana y el coche quedó dañado», explicaba de manera sucinta a su vuelta al vivac de Shubaytah. Tampoco tuvo buena jornada Stéphane Peterhansel, la mayor leyenda del Dakar, que literalmente se quedó sin poder reparar un pinchazo. «Hemos tenido un pinchazo, y el cuerpo del gato hidráulico ha fallado. Como no tenemos un gato manual, no sabemos cómo vamos a cambiar la rueda. Con el sistema hidráulico dañado, ya no tengo dirección asistida y no sé cómo vamos a salir de esta», admitía en una zona de descanso. Incluso hubo pilotos que sufrieron el temido 'mal de las dunas', cuya sensación es parecida a las consecuencias de beber alcohol en exceso. Algo que Guerlain Chicherit no ha hecho y que, sin embargo, le hizo tener «una resaca constante» durante 100 kilómetros en la jornada.

De todo este caos, el gran vencedor fue Carlos Sainz. Cuando sonó el 'gong' a las 16:00h (hora local) y todos los pilotos tuvieron que detenerse para avanzar a uno de los campamentos de descanso colocados en pleno desierto de Rub al-Jali, el tiempo del madrileño era el más rápido. Fue, literalmente, el que más kilómetros recorrió en esta primera parte de la 'Crono 48H' y solo él, Nasser Al-Attiyah, Mattias Ekström, Guerlain Chicherit, Martin Prokop y Giniel de Villiers cruzaron al punto 'E' de la jornada, por lo que pudieron ir a acampar en el siguiente.

La estrategia de taparse en la jornada previa le salió bien al Matador, que ya había confirmado que no quería jugársela para guardarse de cara a la jornada tan crítica de este jueves y el viernes. Recorridos más de 478 kilómetros de especial de los 626 previstos, y aunque no podrá confiarse, los poco más de 140 kilómetros que tendrán por delante se antojan mucho más suaves que la compleja jornada de este jueves.

Sainz no especuló. A diferencia de otros, él y su copiloto Lucas Cruz fueron 'full gas' durante toda la jornada, incluso pese a riesgo de que podían sufrir algún problema como el que tuvo su compañero Peterhansel. Así, tras llegar al obligado descanso, Sainz se despedía con el liderato virtual de la jornada y del propio Dakar. Habida cuenta de este resultado, todo apunta a que su principal enemigo de aquí al final será Nasser Al-Attiyah, algo que no puede sorprender a nadie ya que todo apuntaba a ello desde el principio de este raid.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios