Borrar
Leo Rodríguez ataca sobre la canasta del Fenerbahce

Ver 25 fotos

Leo Rodríguez ataca sobre la canasta del Fenerbahce SALAMANCAHOY
Euroliga femenina-Cuartos de final

Oda al baloncesto de ataque y derrota de un grandioso Avenida ante el estratosférico Fenerbahce

El conjunto charro cayó con una gran imagen en el Metro Sports Hall, donde quiere volver para jugar el tercer partido de estos cuartos de final si gana el miércoles que viene a Fenerbahce en Salamanca (98-91)

Sergio Valdés

Salamanca

Miércoles, 21 de febrero 2024, 18:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Qué partido. Qué intensidad. Qué poderío en ataque de Fenerbahce. Y qué dignidad competitiva la de un Perfumerías Avenida que, aún sabiendo lo complicado que era el escenario, estuvo en partido desde el primer minuto y hasta el último. Las salmantinas perdieron, sí, pero con una dignidad y una competitividad increíbles: hasta los últimos segundos del partido, el trasatlántico de las turcas no llegó a puerto sano y salvo. Porque por el medio del viaje que fue el partido, se encontró con varias islas que le complicaron la navegación, y de qué manera, a las de la exaltada Garnier. Un triunfo en un partido loco para las de Turquía ante un sensacional Avenida que necesitará de su majestuosa afición para igualar los cuartos de final el miércoles en Würzburg.

En el Metro Sports Hall salió Nacho Martínez de inicio con Arica Carter, Leo Rodríguez, Antonia Delaere, Laura Gil y Bernadett Hatar, cinco jugadoras habituales en los comienzos de los encuentros que plantea el entrenador salmantino. Desde el banquillo salieron Prince y Vilaró, con dos actuaciones estelares durante el partido por parte de las dos jugadoras.

FENERBAHCE ALAGOZ HOLDING

Yvonne Anderson (22), Napheesa Collier (21), Kayla McBride (27), Nikolina Milic (15) y Alperi Onar (2) -quinteto inicial- Sevgi Uzun (5), Marieme Badiane (4), Kitija Laksa (2), Selin Gul (-) Marija Lekovic (-), Idil Sacalir (-) y Tilbe Senyurek (-).

98

-

91

PERFUMERÍAS AVENIDA DE SALAMANCA

Arica Carter (10), Leo Rodríguez (17), Antonia Delaere (4), Laura Gil (8) y Bernadett Hatar (4) -quinteto inicial- Andrea Vilaró (21), Olçay Cakir (2), Alexis Prince (22), Sika Koné (3) y Lucía Rodríguez (-)

  • ÁRBITROS Nikola Perlic, Veronika Obertova y Paulina Gajdosz.

  • PARCIALES 30-24; 23-20 (53-44); 24-20 (77-64); 21-27 (98-91)

  • INCIDENCIAS Partido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Euroliga 2023/2024, disputado en el pabellón Metro Sports Hall de Estambul, en Turquía. Lleno en las gradas otomanas. Olçay Cakir, ex de Fenerbahce, recibió un homenaje del club local.

El partido comenzó con un gran inicio, digno de la cita a la que se enfrentaban las charras, por parte de Perfumerías Avenida. El primer ataque, aunque se resistió hasta en cuatro ocasiones a entrar el esférico, finalmente fue resuelto por Leo Rodríguez con una canasta desde media distancia. Se le resistió la primera canasta al equipo de Nacho Martínez, pero no tanto las siguientes. Leo de nuevo, Delaere y un triple de Carter provocaron que las charras se fueran siete puntos arriba ante el campeón de Europa, y en su cancha. Tremendo inicio, con mucho carácter y ritmo, y con una buena defensa.

Dos puntos más de Hatar agotaron la paciencia de la entrenadora local, Valerie Garnier, quien detuvo el partido con tiempo muerto ante el vendaval salmantino. Y todo esto en apenas cuatro minutos. Anderson, McBride, Milic, Collier... no se lo creían, pero es cierto que tampoco mostraron preocupación. Sin ser exigentes en defensa, Fenerbahce flotaba mucho a las tiradoras salmantinas, con una gran actuación de Leo Rodríguez de inicio, y aprovechando cada centímetro que concedían las estrellas de Estambul. En seis minutos las salmantinas, con varios triples incluidos, ya sumaban 18 puntos. Y es que este conjunto turco se caracteriza por, básicamente, anotar de todas las formas y maneras. Un partido de larga anotación sí le podía complicar la vida a las salmantinas, y eso lo sabían desde el comienzo.

Varias canastas sencillas dejó escapar Avenida durante el cuarto. Y a poco que Fenerbahce cercaba la canasta contraria, eso sí, la efectividad era máxima. Porque las locales, si renunciaban a algo, era al rebote defensivo. El guante de McBride puso por delante a las suyas de nuevo, lo que obligó a Nacho Martínez a parar el partido.

Una genialidad de Collier -una de las mejores jugadoras de baloncesto femenino del mundo- puso el 27-21 en el marcador. Los últimos segundos del primer cuarto, eléctrico, y precioso, se cerraron con dos triplazos de Vilaró primero, y de McBride después. Un espectáculo de partido... sin defensas. 30-24 para las locales, que tras pasarlo mal en el comienzo, se repusieron y volvieron a hacer su partido: largo, y anotador.

Segundo cuarto: igualdad casi hasta el final

Prince, en su regreso a Europa tras la lesión, abrió el marcador con un triple en el segundo cuarto. Y Gil se sacó dos puntos más para poner a tiro de piedra a las charras en el comienzo del segundo parcial. Volvió la base local Olçay Cakir a la dirección del equipo mientras Fenerbahce no se despegaba de las salmantinas. Lo que, seguro, no necesitaba el equipo de Turquía era que los colegiados colaboraran con su causa pitando ''faltitas'' a favor de ellas, como pasó con la base charra.

Las de Valerie Garnier subieron la intensidad defensiva de su equipo para obligar a Avenida a buscarse más la vida antes de tener tiros fáciles sobre el aro. Aunque llegar a canasta ahora era más difícil, las salmantinas se encontraron, en el ecuador del segundo parcial, con la oportunidad de empatar el partido en dos ocasiones, pero en ambas Prince erró el tiro y la bandeja, respectivamente.

Y hubo otras dos opciones más de igualar el encuentro. El gran partido de baloncesto de los dos equipos, fundamentalmente del de Salamanca. Vilaró se sacó otra genialidad para sumar otro triple para poner a uno a su equipo, y Carter, en el siguiente ataque, puso el 41-42 antes de que McBride respondiera con otro triple. Era un toma y daca. Un ver cuál de los dos equipos anotaba más puntos. Ese juego no le convenía a las charras, pero lo cierto es que la primera mitad fue de sobresaliente.

Anderson puso el 48-42 a minuto y medio del final y Martínez detuvo rápido el partido. Las pocas dificultades que Avenida tenía para anotar eran directamente ninguna en el caso de Fenerbahce. Eso era una rémora con la que competir, y por eso el entrenador decidió detener el partido a la mínima ocasión en la que las turcas se distanciaban en el marcador. Eso pasó para terminar la primera mitad: Avenida erró dos ataques hasta que Gil consiguió anotar la última canasta del cuarto... mientras que Collier se sacó de la muñeca un triple ''fácil'' a un segundo del final. Dos mundos, dos proyectos, dos maneras de jugar... y mucha igualdad de un dignísimo y buen Avenida en la primera mitad. (53-44)

El partido, convertido en la segunda parte en un correcalles

No comenzó nada bien la segunda parte para las salmantinas. Por cada canasta que encestaban las charras, eran dos de las turcas. Y es cierto que la diferencia, que no pasó de los ocho-nueve puntos durante la primera mitad, se fue a los trece a los pocos minutos de iniciar el tercer parcial. Todo entraba, y las charras se empezaron a desesperar y a tirar canastas imposibles o, directamente, incluso sin sentido. A Fenerbahce no le importaba no defender; incluso no le importaba que las charras recortaran distancias gracias a un robo de Gil, muy atenta, a cada movimiento. La superioridad técnica azulona hacía que McBride, sin casi oposición, sumara puntos.

En el correcalles que era el partido, sin apenas orden, Avenida iba por detrás, pero nunca muy por detrás. Las charras volvieron a ponerse a seis puntos a dos minutos del final del tercer parcial, pero la distancia se amplió de tal forma, con una facilidad pasmosa en ataque del Fenerbahce, casi insultante, que acabó en trece en contra de las charras. Un resultado casi imposible para ser remontado en los diez minutos finales.

Avenida pone contra las cuerdas a las turcas

Los últimos diez minutos, con trece puntos en contra, se convirtieron en una quimera prácticamente para Perfumerías Avenida. Con 20 puntos de promedio anotados en cada cuarto del partido, las salmantinas habrían ganado prácticamente a cualquier equipo de la fase de grupos de la Euroliga. Pero Fenerbahce... es otra historia. Es un espectáculo baloncestístico brutal. La eficacia casi absoluta, la facilidad de anotación, el puro ataque con movimientos sensacionales.

De hecho, ver a las salmantinas en 80 puntos a cinco minutos del final de un partido no forma parte de lo habitual. Pero se contagiaron del baloncesto que juega en conjunto de Valerie Garnier, que paró el partido con diez puntos de ventaja a cinco minutos del desenlace. Entendieron bien, a la perfección, que era un día para sumar muchos puntos unas Alexis Prince y Andrea Vilaró, acertadísimas desde el tiro de tres, con cuatro cada una a tres minutos del final del duelo, cuando las pilas en Perfumerías Avenida empezaron a fallar tras el brutal desgaste físico durante el partido.

Leo hizo soñar a las salmantinas con un triple a un minuto y medio del final que dejó a seis puntos a las suyas en medio del vergonzoso y violento cabreo de Valerie Garnier, fuera de lugar y sin tener modales. La entrenadora lanzó su pizarra contra la publicidad del pabellón: un patético comportamiento típico de una niña presa de una rabieta.

El mal humor de Garnier fue peor cuando Vilaró lanzó otro triple... y puso el 94-91 a 1:25 del final. Tiempo muerto y un nuevo partido en Turquía. Collier anotó dos puntos, la grada local se encendió, pero Avenida perdió el balón y cometió campo atrás. Fue el final, maquillado con dos canastas más de Collier y Badane, que cerró un sensacional partido de baloncesto femenino en ataque y que deja, con todas las opciones del mundo, las puertas abiertas para que el miércoles, a las 20:30, haya una noche apoteósica en el pabellón de Würzburg de Salamanca. Háganlo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios