Borrar
Djokovic sostiene, emocionado, el trofeo de Roland Garros. Emmanuel Dunnand / AFP
Novak Djokovic es el más grande
Roland Garros

Novak Djokovic es el más grande

El serbio conquista su tercer Roland Garros y vigesimotercer Grand Slam, que le sitúa por encima de Nadal

Enric Gardiner

Domingo, 11 de junio 2023, 14:45

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Quedaban pocas dudas, pocos incrédulos que ante el currículum de Novak Djokovic pudieran discutirle que es el mejor de la historia del tenis, pero el serbio, siempre a contracorriente y siempre sin el favor del público, despejó las últimas incógnitas y con su Grand Slam número 23 confirma lo que ya era un clamor a voces: es el más grande de la historia.

Djokovic, el hombre que más finales de Grand Slam ha disputado, se convirtió también en el que más ha ganado al derrotar al valeroso pero poco caníbal Casper Ruud (7-6, 6-3 y 7-5) y conquistar su tercer Roland Garros. Este título no solo le ubica como el tenista con más grandes de la historia, por encima de los 22 de Rafael Nadal, los 20 de Roger Federer y los 14 de Pete Sampras, sino que también le transforma en el único hombre en ser capaz de ganar todos los 'major' en al menos tres ocasiones. Con 23 títulos en esta categoría, iguala los que logró Serena Williams y solo tiene por delante a Margaret Court, que se embolsó 24 a camino entre la era amateur y la era abierta.

Esta vez, el peso de la historia no atascó al serbio, que ya se derritió en la final del US Open de 2021, cuando se quedó a un triunfo de completar el Grand Slam -los cuatro grandes en un año-, y se repuso a la oposición de Ruud, que salió valiente e incisivo, pero que, por ahora, carece del colmillo para ganar estos encuentros. El noruego se adelantó 3-0, demostrando que Djokovic, cuando tiene enfrente los cimientos del deporte, también puede temblar.

Noticia Relacionada

Pero una cosa es temblar y otra derrumbarse. Djokovic esperó a calmar sus nervios y resurgió como siempre lo ha hecho. Redujo todo el déficit y llevó el primer set a un 'tie break'. Su especialidad, donde se diferencia a los más grandes del resto, donde la tensión está al máximo y donde los errores se pagan. Y Djokovic no ha cometido ni un solo error no forzado en los seis desempates que ha jugado este año en París. A Ruud, en esta ocasión, lo arrasó con un 7-1 desesperanzador para el noruego, que con el set perdido se medía a la titánica tarea de ser el cuarto hombre en más de 300 partidos en remontar un set a Djokovic en Grand Slam. Solo Stan Wawrinka (tres veces), Nadal y Jurgen Melzer lo consiguieron. Esa estadística se mantendrá hasta Wimbledon al menos.

Como también lo hará la de que solo Melzer ha conseguido levantar dos sets en contra al serbio, que desde el triunfo en ese desempate no bajó el pie del acelerador. Su segundo parcial fue prácticamente impecable, sin conceder una sola pelota de rotura y con apenas siete errores. Djokovic ya se había tranquilizado, había olvidado los fantasmas de aquella final en Nueva York contra Daniil Medvedev y estaba dispuesto, ahora sí, a reescribir la historia de este deporte.

Se cierra el círculo

La tercera manga supuso una redención para Ruud, que se reencontró con su mejor tenis y volvió a plantar cara al serbio, pero fue inocuo. Cuando Djokovic, con 5-5 en el marcador, sintió que necesitaba empujar de nuevo, completó un juego perfecto, con rotura en blanco, para ponerse en disposición de estar a un saque de ser el mejor. No erró. Entre gritos de «Nole, Nole», el serbio cerró su círculo. En la tierra de Nadal, superó al español y a todos.

Con este triunfo, Djokovic también vuelve al número uno y su cuenta de semanas vuelve a aumentar desde las 387 que ya tenía. Es el tenista con más semanas en todo lo alto, con más Grand Slams, más Masters 1.000 y más Copas de Maestros. No le queda prácticamente nada por lograr que no tenga. Es el más grande y después de París ya no hay discusión.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios