Borrar
Carlos Alcaraz celebra su victoria ante Matteo Berrettini y su pase a cuartos en Wimbledon. Reuters
Alcaraz rompe el techo de Wimbledon
Octavos de final

Alcaraz rompe el techo de Wimbledon

El español jugará sus primeros cuartos de final en el All England Club tras doblegar al italiano Berrettini

Enric Gardiner

Lunes, 10 de julio 2023, 18:26

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una puerta más ha caído en el camino glorioso de Carlos Alcaraz. Un techo, verde y lleno de hierba, se rompió este lunes cuando Matteo Berrettini cayó en la pista central de Wimbledon (3-6, 6-3, 6-3 y 6-3). El número uno, «el mejor tenista del mundo», en palabras del italiano, saboreaba la primera clasificación de su vida para unos cuartos de final en el All England Club; seguro que no la última.

El murciano vivirá un duelo de contemporáneos en la antepenúltima etapa del torneo contra Holger Rune; un premio a la precocidad de ambos y a la capacidad de ambos de superar desafíos como el de Grigor Dimitrov, en el caso del danés, y el de Berrettini, en el del español.

El italiano, tras vivir los mejores días del año, y tras haber superado a escollos como Alex de Miñaur y Alexander Zverev, era la primera gran amenaza de Alcaraz en Wimbledon. Recibía el de Roma incluso la bendición de Nick Kyrgios, que advertía que era el único capaz de frenar a Novak Djokovic en Londres.

Y la potencia del italiano no pilló por sorpresa a Alcaraz, que aprendió rápido qué clase de partido le aguardaba. Berrettini sacaría cañonazos a doquier y el murciano tendría que repeler los que pudiera y esperar un bajón que no se produzco en todo el primer set. El italiano superó los tres puntos de 'break' que tuvo en contra y agarró la ventaja en el segundo que tuvo él.

Era un golpe de realidad a Alcaraz, que ya venía enseñado de Nicolás Jarry, pero se topó con un nivel más en el juego que es Wimbledon. Berrettini pegaba limpio, claro, con contundencia e incluso enmascaraba su terrible servicio. Estaba haciendo la clase de partido que necesitaba para tener opciones.

«El no favorito aquí es Alcaraz», matizó Kyrgios con el 3-6 en el zurrón del italiano. Pero el australiano habló demasiado pronto.

A la 61 llegó la vencida

El partido estaba abocado a cambiar de rumbo, a que un 'click' bajo el saque del italiano tumbase su estrategia. Y tardó en llegar, sí, pero cuando lo hizo cayó como peso muerto sobre él. Al quinto punto de 'break', Alcaraz se convirtió en el primer jugador en romper el servicio de Berrettini en este Wimbledon. El italiano había salvado 60 turnos de saque consecutivos hasta que Alcaraz selló el preciado momento.

Ahí se le empezó a notar el cansancio a Berrettini, expuesto al juego durante cinco días consecutivos tras casi tres meses sin competir. Su potencia se desinfló y el juego del español de fondo se fue imponiendo. Así cayeron dos roturas más en el tercero, ganadas con sangre y el partido se encaminó a un cuarto set en el que el italiano pidió tiempo muerto.

Eran las ocho en la capital británica y la luz comenzaba a desaparecer. Berrettini dijo que no veía y ambos jugadores acordaron parar. Se fueron a vestuarios y el techó se cerró Unos veinte minutos de parón que eran oro para el italiano y una nueva incertidumbre para el español.

Un nuevo partido

Berrettini contaría con más vuelo para su servicio, Alcaraz perdí la inercia. Iban 2-2 y comenzó un nuevo partido que en realidad duró tres juegos, lo que tardó Alcaraz en levantar por los aires al italiano y concluir el encuentro con nervios. Necesitó de cuatro puntos de partido para sellar su pase a cuartos de final, los primeros de su carrera en Wimbledon, siendo el duodécimo español en conseguirlo y el octavo en la historia con cinco presencias o más en esta ronda entre los cuatro Grandes.

«Sabía que iba ser muy difícil, pero también sabía que llegarían mis oportunidades si estaba concentrado, si no perdía la cabeza», manifestó Alcaraz ya con la victoria en el bolsillo y con un enfrentamiento cerrado ante Rune, en lo que serán los primeros cuartos de final de la historia de Wimbledon entre dos jugadores menores de 21 años.

«Esto es genial y es bueno para el tenis. Hemos crecido juntos», anotó el español, que cada vez está más cerca de conseguir ese sueño que es levantar la copa dorada el próximo 16 de julio.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios