Borrar
Carlos Alcaraz AFP
Alcaraz, contra el mejor
Final

Alcaraz, contra el mejor

El español cede el favoritismo a Djokovic y avista la oportunidad histórica de ganar Wimbledon frente al serbio, que aspira a conquistar su octavo título en Londres y el Grand Slam número 24

Enric Gardiner

Domingo, 16 de julio 2023, 00:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Va a ser el mejor momento de mi vida», aventuró Carlos Alcaraz tras clasificarse para su primera final de Wimbledon. «Es la final que todo el mundo quiere, la mejor final posible», replicó Novak Djokovic. Wimbledon tiene su deseo. Si alguien hubiera ido persona por persona en el All England Club preguntando qué partido querrían ver este domingo a partir de las tres de la tarde (hora española), todos, o casi todos, coincidirían con un Alcaraz-Djokovic.

La victoria del español ante Daniil Medvedev y la del serbio frente a Jannik Sinner desembocará en el encuentro que todos deseaban cuando unos calambres terminaron con la semifinal de ambos en Roland Garros. Ese es el precedente más reciente, pero poco tiene que ver con lo que se verá este domingo en la pista central del All England Club. Las circunstancias son muy diferentes.

Alcaraz era el gran favorito en ese partido de Roland Garros, por su gira de arcilla con títulos en Barcelona y Madrid, y por su dominio en la superficie, en la que ya había batido al serbio un año antes.

Djokovic, pese a su vasta experiencia en semifinales de un grande, era el tapado por su terrible temporada de tierra batida, unas escondidas molestias en el codo, y porque ese partido entre el español y el serbio en París era publicitado como el cambio de mando de una generación entera. La batalla duró dos sets, hasta que esos calambres se cargaron al murciano, que no se retiró, pero jugó dos mangas sin prácticamente poder moverse.

«Espero no salir con tantos nervios como en Roland Garros. Intentaré dejar todo eso fuera, disfrutar el momento. En Roland Garros no lo hice y no disfruté nada. Espero no tener calambres. Seré mejor el domingo», aseguró el joven jugador español de 20 años, que no ve la final de Wimbledon como una venganza hacia Djokovic.

Con su psicóloga

«Esta final es una revancha conmigo mismo. Va a ser una lucha personal, de no querer que me pase lo mismo, de mejorar, de hacer las cosas diferentes», destacó el tenista de El Palmar. Para ello, Alcaraz ha decidido seguir el mismo plan físico que en París, es decir, no entrenar el día antes del partido. Una decisión favorecida por las complicadas condiciones climatológicas en Londres, con lluvia y fuertes rachas de viento, y diferente en lo mental.

«Intentaré olvidar que voy a jugar una final contra Novak», añadió el español, que trabajará con su psicóloga para que el peso de la historia no juegue un papel fundamental en sus piernas y en su raqueta este domingo. Aun así, no se puede analizar esta final del tercer grande de la temporada sin tener en cuenta la importancia de los registros que hay en juego.

Djokovic aspira a conseguir su 24º título de Grand Slam, dos por encima de Rafa Nadal y a la altura de Margaret Court, la que más tiene en toda la historia. Además, igualaría los ocho Wimbledon de Roger Federer, a uno de Martina Navratilova, y sumaría cinco consecutivos, récord compartido con el suizo y con Bjorn Borg. Con 36 años recién cumplidos, sería el más longevo en la 'era open' en ganar en el All England Club.

«No tengo miedo»

Por su parte, Alcaraz sería el quinto español en ganar Wimbledon, tras Manolo Santana (1966), Rafa Nadal (2008 y 2010), Conchita Martínez (1995) y Garbiñe Muguruza (2017), y sería el cuarto hombre en tener dos o más Grand Slams, junto a Nadal, Santana y Sergi Bruguera. También sería el primer jugador no llamado Djokovic, Federer, Nadal o Murray en conquistar Wimbledon desde que lo hiciera Lleyton Hewitt en 2002.

La grandeza del choque es tal que el hecho de que el número uno del mundo también esté en juego ha quedado en un segundo plano. El ganador aparecerá el lunes como el primero en el ranking de la ATP. O Alcaraz comenzará su semana número 29 al frente de la clasificación mundial o comenzará la 390 de Djokovic.

«En los grandes momentos y contra las grandes leyendas, hay que demostrar la mejor versión. Creo que pertenezco a este tipo de situaciones y vamos a demostrarlo. No tengo miedo. Tengo muchísimas ganas de jugar este partido. Siempre pienso que puedo ganar y voy a ir a por ello», insistió Alcaraz en las horas previas a la final del Grand Slam británico.

«Va a ser un gran reto», matizó Djokovic. «Uno de los más grandes que puedo tener ahora mismo, a nivel físico, mental y emocional. Sí, tengo más experiencia en finales de Grand Slam y en finales de Wimbledon, pero él está en un gran estado de forma, muy motivado, y es muy joven y con mucha hambre», reconoció el serbio en alusión a Alcaraz. «Yo también tengo mucha hambre, así que... démonos un festín», proclamó el balcánico.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios