Borrar
Slavy celebra el gol anotado este domingo

Ver 32 fotos

Slavy celebra el gol anotado este domingo JOSÉ MANUEL GARCÍA
Primera Federación- Jornada 6

Unionistas deja a cero al máximo goleador de la categoría y se lleva tres puntos

El cuadro blanquinegro ganó al Real Unión de Irún con un gol de cabeza de Slavy tras un centro perfecto de Rastrojo. Los visitantes suman 13 goles en Primera RFEF, el mayor número de todo el grupo

Sergio Valdés

Salamanca

Domingo, 1 de octubre 2023, 19:58

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La sexta jornada de la Primera Federación dejó tres puntos en casa de Unionistas de Salamanca. Un solitario gol de Slavy, en su estreno de cara a puerta esta temporada tras un magistral centro de Jorge Rastrojo, aseguró los tres peleados puntos para el conjunto charro. También supieron sufrir los de Dani Ponz en los compases finales del encuentro para llevarse un partido controlado en su mayoría por el equipo de Salamanca que, eso sí, consiguió dejar a cero al equipo que más goles sumaba en los primeros cinco partidos de liga con una defensa y con un Iván Martínez de sobresaliente.

Dani Ponz, entrenador de Unionistas de Salamanca, apostó de nuevo por Iván Martínez como portero titular, al igual que ocurrió en el partido ante Osasuna Promesas. Además, Slavy volvió a la titularidad como referencia ofensiva. Héctor Nespral también volvió a ser de la partida en el centro del campo junto a Javi Villar. Juan Serrano, el recién incorporado y último fichaje de Unionistas de Salamanca esta temporada, sumó la primera titularidad con el equipo en el costado izquierdo, su posición ideal.

UNIONISTAS DE SALAMANCA CF

Iván Martínez; Carlos Giménez, Ramiro Mayor, Erik Ruiz, Ekaitz Jiménez; Javi Villar, Héctor Nespral (Jordi Tur, 65'), Rastrojo (Adri Gómez, 84'), Alfred Planas (Álvaro Gómez, 65'), Juan Serrano (Manu Ramírez, 74') y Slavy (Ewan, 74').

1

-

0

REAL UNIÓN DE IRÚN

Jon Irazusta; Montoro, Iván Pérez (Vidorreta, 59'), Beobide (Víctor Eimil, 59'), Antón Escobar (Peru Ruiz, 79'), Quique Rivero, Oyarzun (Alex Cerdá, 79'), Íñigo Muñoz (Asier Córdoba, 45'), Imanol Baz, José Carlos y Alberto Solís.

  • ÁRBITRO Alberola Rojas, del colegio manchego. Asistido por González Roldán y Sanz García. Amonestó a Héctor Nespral (5'), Ramiro Mayor (13'), Carlos Giménez (82') por parte de Unionistas CF, y a Oyarzun (72') por parte del Real Unión de Irún.

  • GOLES 1-0, Slavy (38').

  • INCIDENCIAS Partido correspondiente a la jornada 6 del campeonato nacional de Primera Federación disputado en el estadio Reina Sofía. El partido comenzó con un minuto de antelación sobre el horario previsto. Asistencia: 2.987 personas en una tarde propia del verano, con 34 grados de temperatura ambiente.

El partido comenzó con un Unionistas muy intenso y descarado, buscando la portería que defendía Jon Irazusta. Los charros empezaron presionando y Jorge Rastrojo, por la parte derecha, se encontró un esférico que mandó por muy poco al lateral de la red tras tocar en un defensa irundarra. La presión asfixiaba, y no solo el calor, al conjunto vasco, que no conseguía salir con el balón jugado más allá del centro del campo del estadio Reina Sofía. Solo una carrera de Íñigo Muñoz, exjugador blanquinegro, le puso algo de pimienta en el inicio del partido, muy controlado por parte del equipo de Dani Ponz.

En el minuto 10, Iván Pérez finalizó una buena jugada visitante, la primera del partido. Una conducción por la banda diestra terminó con un semi disparo sin contundencia lejos de la meta defendida por Iván Martínez. La presión inicial del equipo de Dani Ponz dio paso a un momento de empuje de los vascos. Un par de llegadas al área peligrosas, especialmente la que nació en una falta cometida sobre un jugador de Unionistas de Salamanca que no señaló Alberola Rojas, incomodaron la hasta el momento inexpugnable línea defensiva de los charros.

Noticia relacionada

Jorge Rastrojo era el principal exponente de peligro de Unionistas. Encaraba, desbordaba y finalizaba las jugadas. Por segunda vez, en el minuto 18, el pacense mandó un balón al lateral de la red tras zafarse de su marca. Un córner sin consecuencias finalizó la acometida salmantina. ¿El problema? El equipo no encadenaba varias acciones seguidas de ataque ni le duraba la bola, un hándicap para incomodar definitivamente al conjunto de Fran Justo. Pasado el minuto 20, y tras varios saques de esquina y centros laterales del equipo, Juan Serrano remató con más corazón que contundencia un balón que, lentamente, se fue lejos del marco visitante. Le costaba a los charros -también al Real Unión- generar fútbol de continuo. Muchas faltas e interrupciones impedían ver algo sustancial.

Lo que sí que penalizó a Unionistas de Salamanca fue la lentitud de Rastrojo y Slavy a la hora de rematar un par de balones en el área de espaldas al portero. Esa chispa no aparecía hasta el momento, aunque al menos el equipo intentaba llegar al área tras 28 minutos de duelo, sin éxito. Ponz pedía tranquilidad a los suyos, quienes fiaban las jugadas de ataque a los centros laterales en buena medida, y a las contras, bien llevadas. De hecho, en el minuto 34, Alfred Planas terminó una contra por el costado izquierdo de Unionistas que Irazusta, con una buena parada, evitó que fuera a puerta.

El buen gol que abrió el marcador para Unionistas

Fue la oportunidad más clara de los de Salamanca hasta el minuto 38, cuando el mejor del choque hasta el momento, Jorge Rastrojo, puso otro centro desde la derecha, preciso, al punto de penalti, y... ahí sí. Sí había alguien. Sí estaba el delantero. Apareció Slavy. Era el primer tanto de Unionistas que, hasta entonces, había tenido fallos de precisión, de ausencia de rematadores en los centros. No fue el caso, un buen gol abrió la lata del partido y Slavy, tal y como prometió la semana anterior, anotó su primer gol de la temporada. El 1-0.

Noticia relacionada

No se amilanó el Real Unión. Antón Escobar, también tras una contra, se sacó un disparo desde la frontal que obligó a intervenir a un espabilado Iván Martínez, que sacó de puños, y Ramiro mandó el balón fuera. Tras el córner, envenenado, de nuevo el cancerbero logró despejar el peligro. Lo que se dibujó durante toda la primera mitad en Salamanca fue un partido igualado, con llegadas a trompicones de los dos equipos hasta el minuto 30, y con mas fútbol directo a partir de ese momento. Las individualidades de Rastrojo, Ekaitz y Juan Serrano destacaron también, pero, al término de la primera parte, la única certeza era el tanto anotado por Slavy, gol de calidad y, al descanso, gol de tres puntos.

Segundo tiempo de mucho control blanquinegro

Fran Justo metió un cambio para empezar el segundo tiempo. Sentó a Íñigo Muñoz y Asier Córdoba tomó protagonismo. El Real Unión empezó amenazando la portería blanquinegra con un par de saques de esquina peligrosos, y un centro de Alberto que remató ante el portero el propio Asier Córdoba, pero Iván Martínez se mostró muy seguro en cada intervención durante todo el partido.

El nivel seguía parejo entre los dos equipos. En el minuto 54 el marcador estuvo a punto de desnivelarse definitivamente a favor de los locales. Juan Serrano se sacó un disparo con efecto desde el costado izquierdo que pudo convertirse en un golazo y ponerle a los de Irún el partido muy cuesta arriba. Lo intentó Planas, tres minutos más tarde y también desde fuera del área, en una jugada a balón parado. Unionistas de Salamanca tenía muy claro que en el segundo tiempo había que ser contundentes en defensa y aprovechar la velocidad y el balón parado mirando a la portería rival.

El protagonista del esférico era el Real Unión, a quien Unionistas le había cedido el cuero. Los irundarras lo intentaban, aunque sin claridad de ideas para deshacer la maraña defensiva blanquinegra. Llegado el minuto 65, Dani Ponz dio entrada en el partido a Tur en lugar de Nespral, y a Álvaro Gómez por Alfred Planas, fundido tras tanto esfuerzo físico. No obstante, el mérito de Unionistas era cerrar casi cada hueco para llegar a portería al equipo más goleador de la categoría.

La segunda parte fue de difícil digestión para los espectadores, pero la seguridad defensiva blanquinegra mantenía la victoria ajustada. De hecho, solo un despiste o una jugada a balón parado bien conducida podía darle el empate a los de Fran Justo. Al menos esa era la sensación. El recién ingresado en el terreno de juego por parte de Unionistas de Salamanca, Manu Ramírez, tuvo en sus botas el 2-0 para los locales tras un regate y un disparo que se fue por centímetros fuera de la portería visitante. El Real Unión contestó con otra ocasión que obligó a Iván Martínez a hacer un paradón en el punto de penalti para evitar el remate visitante. Pero las ocasiones llegaban con cuentagotas. Agotó Dani Ponz los cambios, con Adri Gómez entrando en sustitución de un notable Rastrojo.

El acoso y derribo visitante ya era total en los últimos minutos, con todo Unionistas defendiendo y con despejes de todos los colores por parte de la defensa charra. Erik Ruiz, en concreto, sacó una clara en medio de los nervios. Pero es cierto que el temple de Unionistas a la hora de manejar el partido cuando tenía balón era de aplaudir: con calma y sin perder la cabeza.

Los de Ponz supieron sufrir los últimos minutos, añadido incluido, para solventar las acometidas del Real Unión de Irún que, mediante centros y balones largos, intentaron sin éxito batir a un infranqueable Iván Martínez. Triunfo de mérito y otra semana más, Unionistas de Salamanca no sabe lo que es perder en el Reina Sofía.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios