Borrar
El repunte de los impagos eleva al 3,56% la morosidad de la banca

El repunte de los impagos eleva al 3,56% la morosidad de la banca

El sector empieza a notar la presión que sufren sus clientes por la subida de los tipos de interés

Lunes, 23 de octubre 2023, 12:25

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las dificultades por las que atraviesan familias y empresas en un entorno de elevados tipos de interés empieza a hacer mella en el sector bancario. A pesar de que la ratio de mora se mantiene controlada, las primeras señales de alarma son ya más que evidentes, con un repunte de la morosidad al 3,56% en agosto, desde el 3,50% de julio.

Detrás de la subida se encuentra el incremento de los impagos. En concreto, y según los datos publicados este lunes por el Banco de España, los préstamos morosos se incrementaron en 326 millones de euros en agosto, hasta los 42.100 millones de euros.

A este tipo de situaciones en las que los clientes no pueden hacer frente a sus deudas se suma también la mayor contracción del crédito, con las entidades siendo cada vez más exigentes en sus requisitos para conceder préstamos y unos clientes que tampoco pueden asumir nuevas deudas ante el encarecimiento de la financiación. En total, la cartera crediticia del sector se contrajo de los 1,194 billones de euros de julio a los 1,183 billones de euros en el octavo mes del año.

En todo caso, la ratio de dudosos se mantiene por debajo del 3,59% que se alcanzó de máximo de 2023 el pasado mes de mayo. Y también está lejos del 3,86% de hace justo un año.

Con estos datos sobre la mesa, desde el sector bancario mantienen la confianza, asegurando que los niveles actuales de mora son «perfectamente asumibles y controlados». Sin embargo, el repunte de los denominados créditos en vigilancia especial (aquellos que aún no implican impago pero que empiezan a dar los primeros síntomas de riesgo) ha obligado al sector a vigilar de cerca la evolución de su cartera crediticia. Sobre todo ante la perspectiva de un frenazo en el ritmo de crecimiento económico de aquí a final de año en un entorno de tipos de interés elevados que podría poner en serios apuros a los hogares más endeudados.

El propio Banco de España lleva advirtiendo desde hace meses del impacto que tendrá el actual escenario sobre los presupuestos familiares, emplazando a los bancos a ser extremadamente prudentes con sus niveles de provisiones y sus políticas de dividendo, con el objetivo de que los actuales niveles de capital tras unos años de beneficios récord se utilicen como colchón ante posibles riesgos futuros.

De hecho, las provisiones para cubrir los créditos impagados aumentaron también ligeramente en 127 millones de euros en agosto, hasta los 30.229 millones de euros. Pero siguen lejos de los 32.981 millones de hace un año.

El Banco de España reconoce desde hace tiempo la resiliencia de la economía española frente al actual contexto de mayor debilidad de la actividad global en la zona euro, gracias sobre todo al positivo impacto del turismo y el sector servicios y la menor dependencia energética que otros países como Alemania.

En todo caso, el supervisor indica que, desde una perspectiva sectorial, la mejor evolución de la economía española en relación con la del área del euro prevista para los próximos trimestres dependerá, entre otros factores, de cómo se traslade el menor crecimiento de las manufacturas a los servicios y del dinamismo del sector turístico. «Así, los servicios más demandados por la industria manufacturera podrían ser arrastrados por la evolución de las ramas industriales a las que sirven como proveedores. Por otra parte, la fortaleza de las exportaciones turísticas podría verse limitada por el final del verano y el agotamiento de la demanda embalsada tras la pandemia», indican en un análisis publicado también este lunes.

Además del dato total del sector, el Banco de España publica cada mes la morosidad agregada de bancos, cajas y cooperativas (cajas rurales), por un lado, y, por otro, la de las financieras de consumo. La morosidad de bancos, cajas y cooperativas pasó del 3,39 % de julio al 3,45 %, después de que el saldo de impagados subiera 340 millones, hasta los 39.073 millones.

En el caso de las financieras de consumo, la ratio de morosidad subió al 6,47 %, desde el 6,43 % de julio, con un volumen de dudosos de 2.849 millones, 12 millones menos que el mes anterior, y una cartera crediticia que bajó hasta los 44.018 millones.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios