Borrar
Sede central del Banco de España en Madrid. O. Chamorro
Las ayudas públicas reducirán la inflación al 4,9%, según el Banco de España

Las ayudas públicas reducirán la inflación al 4,9%, según el Banco de España

El supervisor calcula que extender la bonificación a los carburantes en 2023 recortaría otras seis décimas el IPC pero el impacto negativo llegaría un año después

Martes, 20 de diciembre 2022, 13:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La economía está capeando el temporal mejor de lo previsto hace unos meses por los principales organismos. El Banco de España calcula que el PIB crecerá este año un 4,6%, una décima más de lo previsto hace dos meses y aleja el riesgo de recesión técnica, aunque reduce su previsión en la misma proporción para el año que viene hasta el 1,3% de avance del PIB.

Esta mejora para 2022 se debe a la sorpresa al alza de la actividad en el segundo semestre, con un crecimiento del 0,2% en el tercer trimestre y del 0,1% en el cuarto, según sus previsiones, cuando hace solo dos meses proyectaban incluso poder caer en recesión técnica al sumar dos trimestres consecutivos en negativo, algo que ahora ya descartan la mayoría de organismos. Además, la ligera revisión a la baja del crecimiento del PIB de 2023 se debe al «efecto arrastre» del mejor fin de año de 2022 y a la peor marcha de la economía europea el año que viene.

La tasa de inflación para 2023 es la gran sorpresa en las nuevas previsiones macroeconómicas que este martes publicó el Banco de España. El organismo calcula que el IPC armonizado (índice utilizado para hacer comparaciones entre países europeos) se sitúe en el 4,9%, una tasa aún muy alta y alejada del 2% que fija Bruselas, pero siete décimas inferior a la prevista hace solo dos meses (5,6%) por la prórroga de la mayoría de las medidas anticrisis del Gobierno.

Más allá, el supervisor indica que la inflación de 2024 será del 3,6%, más de punto y medio por encima de su anterior previsión precisamente porque las medidas terminarán en 2023 lo que supondrá un efecto a alza en ese momento. Los precios no bajarán del 2% hasta 2025, concretamente se situarán según sus cálculos en el 1,8% dentro de dos años.

El impacto de las medidas puestas en marcha por el Gobierno para paliar el repunte de los precios depende de su duración. El Banco de España calcula que si se prorrogan medidas como la bajada del IVA de la luz y el gas o la limitación de la subida de los alquileres al 2% en 2023, pero la bonificación de los carburantes finaliza el 31 de diciembre, el IPC del año que viene será del 4,9%. Sin embargo, si la ayuda a las gasolinas se prorroga en 2023, la inflación caería seis décimas, aunque el impacto negativo llegaría en 2024. Y es que el organismo advierte de que estas medidas tienen un «efecto transitorio» en los precios e impactan significativamente en la política fiscal.

La economía está evolucionando mejor de lo previsto en España pese al contexto internacional y el PIB crecerá un 4,6% este año y un 1,3% el que viene

El Gobierno está satisfecho con las medidas adoptadas y la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, afirmó tras conocer los datos del Banco de España que la economía está en una «senda positiva» pese a la incertidumbre actual. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Calviño destacó que «casi con toda probabilidad» el PIB crecerá este año por encima de sus previsiones del 4,4% incluidas en los Presupuestos, una «buena noticia» que les daría más margen para acometer nuevas medidas en 2023.

A su juicio, uno de los factores que explican la «buena marcha» de la economía española es el Plan de Recuperación, que ya ha alcanzado «velocidad de crucero» con un impacto significativo sobre el tejido productivo.

La sorpresa del empleo

Uno de los elementos que está sorprendiendo positivamente es la evolución del empleo en este contexto de crisis. La tasa de desempleo cerrará el año en el 12,8% y solo una décima por encima en 2023, según los cálculos del Banco de España que apuntan a «cierta estabilidad del crecimiento del empleo» con un «dinamismo apreciable» en una coyuntura tan compleja.

Así, la tasa de paro bajará al 12,2% en 2024 y al 12% en 2025, con una evolución mejor de lo estimado en las anteriores previsiones del organismo.

Además, el organismo hizo hincapié en que la buena evolución del empleo impacta en el consumo de las familias, lo que sostiene la economía. Adelantaron unos datos de un informe aún sin publicar que indican que los empleados con contrato indefinido dedican el 81% de la renta de su hogar al gasto, frente al 72% que dedican los temporales. Es más, la conversión de un contrato temporal en indefinido conlleva un aumento del gasto del 20% en los dos trimestres siguientes. Esto se traduce en una contribución al gasto agregado en los últimos meses de entre 2.000 y 3.000 millones de euros.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios