Borrar
El presidente de Vox Santiago Abascal EFE
El 28-M impulsa a Vox y le erige en pieza clave para el cambio político en España
Elecciones 28M

El 28-M impulsa a Vox y le erige en pieza clave para el cambio político en España

Los de Santiago Abascal crece en todos los territorios y pasa a ser decisivos en Aragón, Comunidad Valenciana, Extremadura y Baleares

Domingo, 28 de mayo 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Euforia en Vox después de los resultados arrojados por las elecciones autonómicas y municipales. Los de Santiago Abascal consiguen ser el partido que más crece en todo el territorio español –obtienen 1.593.043 votos y 1.684 concejales– y, lo que es aún más importante, pasan a ser decisivos para formar ejecutivo autonómico con el PP en Extremadura, Aragón, Baleares o la Comunidad Valenciana. Esa era precisamente la mayor aspiración del partido ultra antes de los comicios, resultar decisivos para entrar en gobiernos autonómicos con los populares y, además, apear al PSOE del poder para contribuir al cambio político que, sostienen en la formación, debe culminar con la derrota de Pedro Sánchez en las generales a finales de año.

En la Comunidad Valenciana Vox obtuvo 13 escaños, mientras que los populares pasan a ser la fuerza más votada con 40. La suma de ambos alcanzaría la mayoría absoluta –fijada en 50 escaños– y ambos pondrían fin a ocho años de gobierno socialista de Ximo Puig. En Aragón, por su parte, la suma entre PP (28) y Vox (7) permitiría al centro derecha alcanzar el gobierno. También habrá cambio político en Extremadura dos legislaturas después y Guillermo Fernández Vara no será presidente de nuevo si el PP se alía con los de Abascal –ambos superan los 33 escaños–. Y lo mismo sucede en Baleares, donde la suma con los populares superaría los 30 escaños en los que está fijada la mayoría absoluta.

Pero los de Abascal también consiguen el objetivo de resultar necesarios si el PP pretende reeditar los ejecutivos autonómicos de la Región de Murcia –donde obtuvieron nueve asientos– o Ceuta –con cinco escaños cosechados–. Vox ya había repetido de forma insistente que, a diferencia de otros comicios, no regalarán sus votos a los populares en ningún territorio. Y esa será la premisa con la que emplazarán a partir de hoy al PP a negociar la conformación de futuros ejecutivos. «El señor Feijóo deberá decidir si prefiere la alternativa o el continuismo con un pacto con Sánchez», apuntaba ayer el propio líder del partido desde la sede de Vox.

Aunque en esa ecuación no entra la Comunidad de Madrid, donde Isabel Díaz Ayuso volverá a ser presidenta tras cosechar una histórica mayoría absoluta. Algo que también logró en el ayuntamiento de la capital José Luis Martínez Almeida, quien no se verá obligado finalmente a echar mano de los concejales de Javier Ortega Smith, candidato de Vox.

Pero ni siquiera el rotundo éxito de Génova en Madrid –algo que daban por hecho internamente en Vox– empaña el éxito electoral del partido ultra. En ciudades como Palma, la suma de los ediles de los de Feijóo (10) y Abascal (7) superan los 15 que marcan la mayoría absoluta. Y el buen resultado en Andalucía también hace posible que ciudades como Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén y Sevilla pasen a tener un gobierno de coalición entre PP y Vox. Y los cuatro asientos conseguidos en Zaragoza permitirán que populares y verdes gobiernen juntos también en la capital maña. Lo mismo ocurre en Valencia, donde pasa a ser clave para cambiar el signo de la alcaldía, o Sevilla, donde obtiene tres concejales. Y entra por primera vez en Barcelona (3) –el partido dio un salto exponencial en Cataluña pasando de 3 a 124 concejales–.

El resultado más negativo para la formación lo arrojó Galicia, donde Vox solo fue capaz de conseguir un concejal en Avión (Ourense). El crecimiento respecto a 2019 se daba por descontado, pero la derrota en las andaluzas del pasado año y la crisis ocasionada por la salida de la exportavoz Macarena Olona –candidata en aquella cita–, hacía que no todos en Vox confiasen en salir victoriosos del 28-M. Pero la realidad es que en los últimos meses el protagonismo adquirido por Olona se diluyó y algunos de los debates de la campaña, como la polémica de las listas de Bildu y la inclusión de etarras, han acabado por beneficiar sobremanera a los de Abascal en las últimas semanas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios