Borrar
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el sábado pasado en un mitin en el Puerto de la Cruz (Tenerife). Efe

Sanchez promete desgravar el 15% del IRPF por comprar un vehículo eléctrico

En cuanto a las elecciones del 23-J, el jefe del Ejecutivo y candidato socialista tacha de «película tenebrosa» los pactos PP-Vox y parafrasea a Biden: «No me juzguéis ante Dios, juzgadme ante mi oponente»

Lunes, 26 de junio 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Pedro Sánchez vuelve a tirar del BOE. El presidente del Gobierno había evitado hasta ahora anuncios como aquellos con los que trufó toda la precampaña de las elecciones autonómicas y municipales del 28 de mayo pasado, pero el lunes avanzó que el Consejo de Ministros aprobará este martes una desgravación del 15% en el impuesto sobre la renta (IRPF) para la compra del vehículo eléctrico.

La medida se suma a un paquete incluido en la prórroga del decreto anticrisis aprobado hace seis meses y en la que se mantendrán iniciativas como la reducción del IVA de los alimentos. Asimismo, incluirá otra de sus promesas electorales: el reconocimiento del derecho al olvido oncológico, que entre otras cosas, prohibirá que se puedan tener en cuenta los antecedentes oncológicos del asegurado para imponer condiciones más gravosas en los contratos de seguros.

El presidente del Gobierno también ha adelantado en una entrevista en la SER que se pondrán ya en marcha los avales del ICO para cubrir hasta el 20% de la hipoteca de los jóvenes hasta 35 años, un anuncio también comprometido en la anterior campaña del 28-M.

El «despertar» progresista

En la misma entrevista, Sánchez se ha mostrado convencido de que aún es posible remontar el mal resultado electoral de aquella cita en las generales del próximo 23 de julio. En este sentido ha asegurado que «la España progresista se está despertando» y, no tanto por los pactos del PP y Vox –que, según él, están retrotrayendo al país a hace 20 años en cuestiones básicas como los derechos de las mujeres- sino porque es consciente de que existe una oportunidad de consolidar los avances sociales que se han producido en esta legislatura.

En la misma línea, ha cargado contra los acuerdos alcanzados por PP y Vox para gobernar en varias comunidades autónomas y ayuntamientos y los perfiles que están situando al frente de los parlamentos regionales.«Lo que hemos visto es un tráiler de una película tenebrosa y yo la verdad me pregunto de dónde sacan a esta gente». En este sentido ha indicado que un país que ha sido líder de vacunación durante la pandemia no se merece tener a una persona antivacunas al frente de una institución. Tampoco a personas que abiertamente se declaran machistas o negacionistas del cambio climático.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo se ha mostrado consciente de que existe un antisanchismo que en buena medida ha achacado a los bulos promovidos por «poderes económicos» que señalan el camino a la «oposición mediática y la oposición política». Sin embargo, ni a una ni a otra ha querido ponerles un nombre concreto y, parafraseando al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha argumentado: «No me juzguéis ante Dios, juzgadme ante mis oponentes.

El sueño «tranquilo» del presidente

El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha tachado de «gran mentira» que él hubiera declarado en septiembre de 2019 que «nunca gobernaría con Unidas Podemos porque no podría dormir tranquilo». Según quiso precisar este lunes en la SER, lo que dijo fue que había determinadas carteras que no dejaría en manos de los 'morados' como Transición Ecológica, Seguridad Social y Hacienda. No obstante, según se hicieron eco entonces distintos medios y diarios, lo que el presidente afirmó en una entrevista en La Sexta fue que si hubiera aceptado (en los comicios anteriores que luego se repitieron) la coalición de gobierno que proponía el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, eso le llevaría «a no dormir tranquilo por la noche, como al 95% de los españoles», ya que aquello también le habría supuesto incluir a ministros «sin experiencia de gestión pública» en su gabinete.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios