Borrar
Britney Spears. REUTERS
Britney Spears se desnuda en sus memorias, 'La mujer que soy'

Britney Spears se desnuda en sus memorias, 'La mujer que soy'

La cantante confiesa desde una infidelidad a Justin Timberlake hasta el motivo por el que se rapó la cabeza en 2007

Joaquina Dueñas

Jueves, 26 de octubre 2023, 11:46

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Britney Spears ha sacado al mercado esta semana sus memorias, 'La mujer que soy', un repaso por su vida en el que no ha dejado atrás ninguno de los tormentosos capítulos de los que ha sido protagonista y en el que se desnuda haciendo confesiones como el desliz que tuvo durante su relación con Justin Timberlake. «Por fin voy a contar mi historia en mis propios términos», dijo cuando anunció el libro. Y vaya si lo ha hecho.

El romance de juventud con el cantante Timberlake duró tres años que dieron para una infidelidad, un aborto y una ruptura por SMS, según relata la estrella del pop. En el año 2000, la joven pareja llevaba solo un año de relación. Fue entonces cuando Britney se quedó embarazada. «Fue una sorpresa, pero para mí no fue una tragedia. Amaba mucho a Justin. Siempre esperé que algún día tuviéramos una familia juntos. Pero esto era mucho antes de lo previsto», relata. «Justin definitivamente no estaba contento con el embarazo. Dijo que no estábamos preparados para tener un bebé en nuestras vidas, que éramos demasiado jóvenes», recuerda.

Ambos tenían entonces 19 años y la intérprete asegura que «acepté no tener el bebé. No sé si esa fue la decisión correcta. Si hubiera dependido únicamente de mí, nunca lo habría hecho. Y, sin embargo, Justin estaba muy seguro de que no quería ser padre».

Además, admite haber mantenido una relación con el coreógrafo Wade Robson. Ella confesó su desliz y aquello fue un duro golpe para la pareja, que terminó definitivamente en 2002 con un mensaje del miembro de los 'N Sync. Un SMS que solo contenía dos palabras: «Se acabó». «Yo estaba destrozada en Luisiana y él era feliz en Hollywood», apunta Britney.

La cantante comenzó entonces un breve pero intenso romance de dos semanas con Colin Farrel durante el que la artista dice que tuvo «sexo duro sin parar». «Estábamos uno encima del otro, luchando con tanta pasión que era como si estuviéramos en una pelea callejera», rememora.

Y es que sus relaciones amorosas han dado para mucho. Sobre su primer marido, Jason Alexander, cuenta como «tras la ruptura con Justin, fue con unos amigos a Las Vegas y bebimos muchísimo. Al tercer día, Jason tuvo la idea de ir a una capilla. Nos casamos y pronto llegó toda mi familia. Les pregunté: «¿Qué pasó?, ¿maté a alguien? Y me hicieron pensar que había hecho algo peor». Este matrimonio duró solo 55 horas.

En la retina de todos está la imagen de la cantante con la cabeza rapada en 2007. Ahora, también da una explicación sobre su decisión en aquel momento, cuando estaba en pleno divorcio de Kevin Federline. «Me miraban mucho mientras crecía. Me miraban de arriba abajo. La gente me decía lo que pensaba de mi cuerpo desde que era adolescente», recuerda. «Afeitarme la cabeza e interpretar un papel eran mis formas de responder», afirma.

Un argumento similar al que esgrime para justificar la habitual publicación de fotos sexys en sus redes sociales. «Sé que mucha gente no entiende por qué me encanta hacerme fotos desnuda o con vestidos nuevos», reconoce. «Pero creo que si hubieran sido fotografiados miles de veces para la aprobación de otras personas, entenderían que disfruto mucho posando cuando me siento sexy y haciéndome yo misma mi propia foto».

No faltan en este repaso a su vida los años en los que estuvo bajo la tutela de su padre y en los que asegura que llegó a sentirse «como un robot». Una tutela que comenzó en 2008 y que aceptó, según su relato, para poder ver a sus hijos, cuya custodia había sido otorgada en su totalidad al padre. Las relaciones familiares, su deseo de reconciliación con su hermana o el control sobre su cuerpo forman parte también de esta biografía escrita durante su matrimonio con Sam Asghari, de quien dice que es «un regalo de Dios», aunque pusieron punto final a su relación en agosto de este año.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios