Borrar

Carmen Tello y Curro Romero cumplen su sueño de casarse por la iglesia

Después de 28 años juntos, se han dado el 'sí, quiero' en una íntima ceremonia religiosa en Sevilla

Joaquina Dueñas

Lunes, 19 de diciembre 2022, 15:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Casi tres décadas han tenido que pasar para que Carmen Tello y Curro Romero hayan podido recibir el sacramento del matrimonio. Ha sido el pasado sábado 18 en la Casa Pilatos de Sevilla, casi 20 años después de haberse dado el 'sí, quiero' por lo civil. Lo han hecho acompañados por un pequeño grupo de familiares y amigos que han querido estar al lado de la pareja en este momento tan especial en el que han podido celebran los 28 años que llevan juntos.

Carmen, mujer devota, siempre quiso pasar por el altar con el faraón de Camas. Sin embargo, la negativa de la primera esposa del diestro, Concha Márquez Piquer, a facilitar los trámites para favorecer la nulidad matrimonial hicieron imposible dar ese paso. Así, en 2003, decidían oficializar su relación por lo civil en una celebración tan íntima como la del pasado fin de semana. En octubre de 2021, Concha fallecía y se abría así la posibilidad de prometerse amor eterno ante los ojos de Dios. Algo que ha sucedido poco más de un año después.

Según adelantaba 'ABC', Carmen Tello llegaba a la Casa Pilatos del brazo de su hermano Javier mientras que Curro hacía lo propio con su hermana María. Entre los invitados, los hijos de la novia, los doctores del torero y algunos de sus mejores amigos como José María García y Montse Fraile, Marta Talegón y Pascual Álvarez o Alfonso Díez, viudo de la duquesa de Alba, que fue íntima amiga y confidente de Carmen durante años. El diestro estuvo acompañado por sus hermanas y su sobrina, aunque se notó la ausencia de su hija Concha, que estaba de viaje.

El enlace también ha supuesto la reaparición del faraón de Camas en la escena pública ya que su salud ha propiciado que haya estado retirado durante los últimos meses. De hecho, fue una de las ausencias destacadas en la misa funeral que Cayetano Martínez de Irujo organizó para recordar a su madre. Carmen le excusaba explicando que había preferido quedarse en casa aquejado de un resfriado.

En el recuerdo, los familiares desaparecidos. Especialmente, los padres de la novia, el doctor Enrique Tello, fallecido en abril de 2016, y Carmen Barbadillo, a la que despidieron el pasado mes de junio. A los dos les hacía especial ilusión ver casada a su hija por la iglesia. También en la memoria, Coral, una de las hijas que el torero tuvo con Concha Márquez Piquer y que falleció en un trágico accidente en 1986, cuando la joven tenía apenas 19 años.

Con esta ceremonia, la pareja pone la guinda a una historia de amor que no fue fácil en sus inicios ya que la sociedad sevillana no entendía cómo Carmen se separaba del hijo de los marqueses de la Motilla, Miguel Ángel Solís y Martínez Campos, padre de sus cuatro hijos, para vivir su amor con el torero. En aquel momento jugó un papel fundamental la duquesa de Alba que la acogió y respaldó sin fisuras, recibiendo a la pareja en el palacio de Dueñas a pesar de no estar casados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios