Borrar
La infanta Cristina en la graduación de su hija Irene. EP
La infanta Cristina, de vacaciones en Bidart con la familia de Urdangarín

La infanta Cristina, de vacaciones en Bidart con la familia de Urdangarín

La hermana del Rey ha viajado hasta la localidad francesa con sus hijos y se ha reecontrado con su ex familia política

Sara Rubio

Jueves, 24 de agosto 2023, 13:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La infanta Cristina ha vuelto este verano de vacaciones a su lugar refugio, la localidad de Bidart en el País Vasco francés, punto de reencuentro con la familia Urdangarín y lugar habitual de vacaciones estivales para la expareja. Tanto es así, que el pasado año, aunque ya estaban separados, Iñaki Urdangarín acudió con la Infanta y con sus tres hijos más pequeños a Bidart para disfrutar de unos días en común y mantener el espíritu familiar. Este año el exbalonmanista sí que ha estado veraneando en la zona, pero no hay constancia de que hayan mantenido ningún encuentro. Sin embargo, con quién sí hemos podido ver a la Infanta en las imágenes que ha publicado en exclusiva la revista ¡Hola! es con su exsuegra, Claire Liebaert, madre de Iñaki, con su hermana y con algunos de sus sobrinos, dejando claro una vez más que  la hermana del rey Felipe mantiene una excelente relación con toda su familia política desde siempre. En ese mismo lugar fue fotografiado en 2021 Urdangarín con su amante, Ainhoa Armentia.

A las vacaciones familiares no han podido asistir ni Pablo ni Juan, tal y como ocurrió con su anterior escapada a Grecia. Los dos hermanos mayores ya han comenzado su vida laboral independiente y les resulta más complicado cuadrar sus agendas con las de su familia. Juan, de 23 años, trabaja en Cerdeña como ayudante de producción en una empresa de organización de eventos. Mientras que Pablo, de 22 años, sigue la estela de su padre en el balonmano y ya juega en primera división en el Club Balonmano Granollers, y, además, estudia gestión deportiva en inglés. Los que sí han podido acudir a la escapada son Miguel e Irene, quienes han disfrutado mucho de las vacaciones en Bidart porque desde hace un tiempo ya no viven juntos. Ella reside en Ginebra con su madre y él, en Londres. Durante el viaje, Miguel, de 21 años, ha demostrado estar en plena forma y ser también un amante del deporte. Disfrutó de la jornada de playa subido en una tabla de surf y jugando a las palas en la orilla. El nieto del rey Juan Carlos ha terminado de estudiar la carrera de Ciencias del Mar en Gran Bretaña y el año que viene cursará un máster. Irene estuvo bañandose en el mar y la Infanta no se animó a hacerlo con ella.

Este es el primer verano en el que todos los hijos de la infanta Cristina son mayores de edad. La pequeña, Irene, cumplió 18 años el pasado mes de junio y desde entonces está disfrutado al máximo del verano. La benjamina de la familia ha hecho varios viajes antes de pasar esta temporada en Francia. Con sus amigas suizas estuvo en Portugal, concretamente visitó las ciudades de Oporto y Lisboa. Después, estuvo en Málaga pasando unos días con su prima Victoria Federica, donde fueron a un karaoke con varios amigos y lo dieron todo. También sacó un hueco para visitar a su hermano Pablo en Barcelona y aprovechó para conocer a su novia, Johanna Zott. Este verano, Irene ha hecho sus primeros pinitos en el mundo profesional haciendo prácticas como recepcionista de un hotel, y en septiembre comenzará sus estudios de hostelería en la escuela de Lausana, en Suiza.

Vacaciones frustradas en Marivent

A principios del mes de julio, todo parecía indicar que los tres hijos de los reyes eméritos se iban a reunir en Mallorca para disfrutar de unos días en común. Ambas familias compraron los billetes y hasta se supo que habían alquilado varios coches para que se pudieran mover por la isla los hijos de las Infantas, ya que ellos no disponen de escoltas. Por su parte, la reina Sofía, con la ilusión que le provocaba la reunión de todos sus nietos, que hacía un lustro que no se producía, informó a los suyos y encargó un enorme dispositivo de limpieza para el palacio de Marivent. Un encuentro que en principio iba a ser secreto y no iba a contar, por supuesto, con la presencia del rey Juan Carlos, pero que nunca se llegó a producir. Se sospecha que la filtración de esta información no gustó nada a los Reyes, que no querían que los líos de las Infantas empañasen su imagen y sus habituales vacaciones estivales en la isla.

El rey continúa así con el cordón sanitario a su hermana Cristina para que no le salpique ninguna polémica relacionada con las Infantas. En especial la del divorcio de su hermana con Urdangarín. Una separación que se encuentra paralizada por cuestiones económicas y judiciales después de un año y medio de su firma.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios