Borrar
Uno de los estilismos de la exposición 'Gianni Versace frente al espejo'. EFE
Gianni Versace, un clásico hiperbólico frente al espejo

Gianni Versace, un clásico hiperbólico frente al espejo

Puntadas con hilo ·

El Museo de Artes Decorativas homenajea al diseñador calabrés gracias a la fabulosa donación de una de sus clientas

Domingo, 9 de junio 2024, 00:55

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A Gianni Versace no le gustaban las fiestas. Él se sentía cómodo delante de un libro, estudiando e investigando sobre distintas civilizaciones para la creación de sus diseños. A las pruebas se remite Jose Luis Díez-Garde, comisario de la interesante exposición 'Gianni Versace frente al espejo'. Una propuesta expositiva de la se puede disfrutar hasta el 6 de octubre en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid. Un diálogo entre prendas de Versace de 1984 a 1994 y piezas del museo de hace siglos para mostrar cómo el genio italiano, que se consideraba un clásico, construyó desde la historia la base fundamental para el lenguaje que la firma lleva repitiendo de manera constante desde entonces, consiguiendo ser fácilmente reconocible al primer vistazo.

El calabrés creó Atelier Versace en 1989, tras haber triunfado desde principios de la década con una moda parca en colores y funcional. En esos inicios de la alta costura trabajó con referencias culturales extraídas de la antigüedad clásica o de Oriente, por el que sentía una gran fascinación. Excesos decorativos, deseo sexual o el arte son una constante en su obra. «A la superficialidad se llega a través de la trascendencia», decía el italiano, creador de la firma que revitalizó la alta costura cuando a principios de la década de los 90 parecía estar en declive debido a cambios socioculturales que promovían estilos efímeros. Una bocanada de aire fresco que heredaría John Galliano con un toque más teatral.

Pese a conseguir elaborar un lenguaje propio que marcó esos inicios de los años 90, renovando el sistema a través de la música, las celebridades y las top models, Gianni no fue ajeno a las tendencias ni a otros grandes creadores. Considerado por la crítica como una versión hiperbólica de Valentino, reconocía que todos los diseñadores estaban en deuda con Yves Saint Laurent, del que, señala el comisario, recibió clientela, especialmente actrices. Admiraba a Romeo Gigli, Issey Miyake y, especialmente, a Karl Lagerfeld por el modo en que había revitalizado el mito de Chanel. No en vano consideraba su maestro al kaiser de la moda.

Fabulosa donación

Algunos de esos diseñadores ocupaban un espacio en el vestidor de una empresaria italiana que decidió hacer una generosa donación al Museo Nacional de Artes Decorativas en 2001, cuando aún no existía el Museo del Traje. Ese fabuloso regalo por parte de una de las mejores clientas de Gianni versace está compuesto por más de ciento ochenta piezas entre las que destacan más de ciento veinte prendas de alta costura datadas entre los años 80 y 90, pertenecientes a firmas como Valentino Couture, Chanel, Renato Balestra, Emmanuel Ungaro, Givenchy Couture, Yves Saint Laurent o Atelier Versace.

Prendas que nos hablan del gusto particular de una coleccionista italiana de manera que, sin ser una representación total de las propuestas de Atelier Versace, si nos da una idea de los planteamientos que desarrolló el modista en aquellos años,al que inspiraron pintores como Andy Warhol, del que, por ejemplo, toma prestado el rostro que hizo tan popular de Marilyn Monroe para plasmarlo sobre unos pantalones cuajados de brillos que se pueden ver en la exposición.

Al ser el armario de una particular, no hay piezas de la indumentaria de teatro que confeccionaba, vistiendo a personalidades como Montserrat Caballé. Si que se puede observar a otras celebridades que lucieron sus diseños al recopilar más de 30 portadas publicadas, además de realizar un guiño a su reflejo en la música y el cine, con incursiones en cintas como 'Showgirls' o 'Kika', en este caso por encargo de Pedro Almodóvar, del que Gianni se declaraba un gran fan. «Vestir de Versace aportaba prestigio porque todo el mundo conocía la marca», ensalza Díez-Garde del hombre que tomó a la versión más amable de Medusa como su amuleto y el logotipo de la marca desde 1993.

'Gianni Versace frente al espejo'

Bajo los auspicios de la Embajada de Italia en España y con el apoyo de Be Casa by Greystar y Negrini, la muestra podrá visitarse de forma gratuita hasta el próximo 6 de octubre de 2024.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios