Borrar
El diseñador Moisés Nieto y la artesana Lorena Madrazo. Pablo Paniagua / Madrid es Moda
Oficios: el arte invisible de la moda

Oficios: el arte invisible de la moda

Puntadas con hilo ·

Madrid es Moda reivindica el trabajo de los artesanos y los acerca a los consumidores con figuras como Moisés Nieto y Modesto Lomba

Domingo, 11 de febrero 2024, 00:32

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

'Oficios: el arte invisible de la moda' es el lema e hilo conductor de la nueva edición de la plataforma Madrid es Moda, centrada en dar visibilidad a los altos oficios que hacen posible la moda. Una reivindicación que tendrá lugar del 12 al 14 de febrero para acercarlos, por un lado, a los jóvenes que aspiran a dedicarse a esta industria y, por otro, a los consumidores, para que conozcan que cada prenda de autor es mucho más que un boceto. Hablan de sastres, patronistas, bordadores, costureras, teñidores, modistas, estampadores… Profesionales que materializan la creatividad e imaginación de los diseñadores gracias a su conocimiento acumulado generación tras generación.

Ese es el caso de Raquel Martínez, patronista de Modesto Lomba desde hace más de 27 años. Hija de costurera, estudió Diseño y Moda, especializándose en patronaje. Pasó por varios talleres y trabajó para Disney hasta que recaló en el atelier de Devota & Lomba. Apasionada de su trabajo, Martínez asegura que «cuando hacemos un corte no es por casualidad. Todo es arquitectónico, es como construir una casa. Hacemos todo muy pulido, muy artesano. No verás pespuntes realizados con máquinas».

Modesto Lomba posa en su taller.
Modesto Lomba posa en su taller. Pablo Paniagua / Madrid es Moda

A ella, y al resto del equipo, dedicó Modesto Lomba la recién entregada Medalla de las Bellas Artes Modesto Lomba, que subraya que «una cosa es saber coser y otra saber hacer lo que nosotros hacemos. La excelencia que tiene la gente que trabaja como nosotros, como Raquel, es la acumulación de la creatividad, del oficio y del conocimiento. Un papel lo sostiene todo, pero al dibujito hay que darle vida para que quede impecable».

La importancia de los oficios y su mantenimiento es una de las preocupaciones de Lomba. Una situación que considera que viene dada «porque no hemos llegado a dignificar esos oficios tan importantes como bordador o patronista, porque vivimos en una sociedad 'titulitis'. Tenemos que poner en valor que un artesano es más importante de lo que creemos».

Buscador de artesanos

Y si hay una figura clave en esta edición de Madrid es Moda, esa es la de Moisés Nieto. El diseñador es el creador de La Hacería, el primer buscador español de artesanos, nacido para dar visibilidad a los oficios y dar continuidad al legado y a la tradición española. Gracias a su proyecto conoció a una de sus colaboradoras habituales, Lorena Madrazo, que elabora a mano prendas de lana empleando diversas técnicas de tejido como el punto con agujas circulares y el tapiz. Piezas para las que utiliza fibras sobrantes de otros proyectos y otros elementos como flores preservadas o porcelana realizados en bastidor y telar de bajo lizo. Tampoco se le resiste la cestería contemporánea sobre base de papel maché y urdimbre de médula o mimbre.

Lana, fibras y otros materiales se traman para formar prendas y objetos de decoración singulares creados a conciencia para cada persona. «Tiene una técnica muy suya, que es lo que yo busco en cada una de las artesanas, que tengan su propio sello y que evolucionen las técnicas artesanales, que es lo más interesante que está pasando ahora», explica Nieto, que destaca que «cada vez hay más perfiles de gente joven que retoma técnicas que están en desuso, que no tenemos al alcance de la mano, y que piensa en cómo mejorarlas, cómo innovar y, de ese modo, crear prendas únicas».

En tres años, La Hacería ha pasado de 80 perfiles de artesanos a 180. Eso sí, Nieto aclara que «hay mucha gente que confunde también artesanía como con manualidades o con hacer algo manual, que no tiene nada que ver. Nosotros buscamos gente que conozca la técnica y que se dedique a ello, que no sea un hobby. Es muy diferente. No todo es artesanía».

Moisés Nieto lamenta que «no hay cambio generacional» pese a que la situación está cambiando. «Hay revolución -afirma-, pero no como se debería». A lo que se une que hay que reeducar al consumidor. «Cada vez hay más gente que entra a la tienda y se interesa en cómo se ha hecho, de dónde viene, quién lo ha hecho… Así cuando dices el precio de la prenda la gente lo entiende, porque sabe que detrás hay un trabajo minucioso, exquisito. No puede costar lo que cuesta una bufanda normal», comenta de su propia experiencia antes de añadir que «hay mucho más interés por la calidad».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios