Borrar
El rey emerito, a bordo del 'Bribón' en la segunda jornada de regatas. EFE

El rey emérito deja Sanxenxo tras cinco días entre amigos

El padre de Felipe VI, que viaja ahora a Ginebra para estar con su hija Cristina, ganó una regata con el Bribón y recibió la visita de su primogénita, la infanta Elena

Joaquina Dueñas

Domingo, 17 de marzo 2024, 15:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las visitas del rey Juan Carlos a España parecen ir normalizándose día a día. Ya forma parte del calendario habitual que el monarca emérito se traslade a la localidad pontevedresa de Sanxenxo en temporada de regatas para participar en estas competiciones marítimas. Al padre de Felipe VI se le ha visto especialmente feliz cada vez que pisa tierras gallegas y ha repartido su tiempo entre los grandes amigos que le acompañan y el deporte.

Tampoco han faltado las visitas familiares. En esta última ocasión ha sido la su hija mayor, la infanta Elena, quien le ha acompañado parte del tiempo, si bien el pasado septiembre pudimos verlo navegar junto a su hermana Margarita.

Aunque la lluvia le impidió hacerse a la mar el sábado para participar en la primera prueba del campeonato de la clase de 6 metros en la que participa el Bribón, el barco del rey emérito, este domingo sí que ha podido subirse a la nave gracias a la mejora de las condiciones meteorológicas. De hecho, su tripulación ha terminado haciéndose con el triunfo en esta categoría.

Cambio temporal de residencia

Después, ya por la tarde, dejó la casa del armador y amigo suyo Pedro Campos para dirigirse al aeropuerto de Peinador, en Vigo. Allí tomó un vuelo privado poco antes de las seis con destino Ginebra, donde vive su hija la infanta Cristina. Según distintas fuentes, Don Juan Carlos tendría previsto vivir en el piso que ella tiene en esa ciudad suiza durante varias semanas e incluso meses, a fin de estar más cerca de España pues pretende que sus visitas al país sean cada vez más regulares.

En todo caso, mantendría su residencia fiscal en Emiratos Árabes, en concreto en la ciudad de Abu Dabi, por lo que tendría que pasar allí al menos la mitad del año. El rey emérito llegó a Sanxenxo el miércoles y, aunque el tiempo no le ha dejado salir a la mar tanto como le habría gustado -solo ha podido navegar el viernes y este domingo-, ha disfrutando de su estancia. Su intención es volver en la segunda quincena de abril para participar en una nueva ronda de regatas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios