Borrar
Rose Hanbury, con los príncipes de Gales. R. C.
Rose Hanbury vuelve a copar los titulares tras la desaparición de Kate Middleton de la vida pública

Rose Hanbury vuelve a copar los titulares tras la desaparición de Kate Middleton de la vida pública

Exmodelo, casada y madre de tres hijos, su posible romance con el príncipe Guillermo provocó su distanciamiento de la princesa de Gales

Joaquina Dueñas

Domingo, 17 de marzo 2024, 15:18

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La fotografía de Kate Middleton junto a sus tres hijos con motivo del día de la madre en Gran Bretaña ha traído consecuencias inesperadas. Más allá de la polémica que ha supuesto su manipulación o el hecho de que se hayan negado a remitir la instantánea original, la ausencia de anillo de compromiso en el dedo de Kate ha provocado el retorno de Rose Hanbury a los titulares. La prensa ha recuperado la figura de esta aristócrata a la que se relaciona con el príncipe Guillermo desde hace años, colocándola como responsable última de la desaparición de la princesa de Gales de la vida pública.

Todo comenzó cuando la revista 'Tatler' decidió recuperar hace una semana un artículo sobre Rose Hanbury y su posible relación con el príncipe Guillermo publicado en agosto de 2023, lanzando un tweet en X. El gesto llamó la atención y despertó numerosas sospechas que se incrementaron exponencialmente cuando, poco más tarde, optaron por eliminarlo sin dar ningún tipo de explicación. Días después era el diario 'The Independent' el que publicaba un artículo sobre la marquesa de Cholmondeley. De este modo, ha vuelto a estar en el ojo del huracán en medio de la crisis de imagen de los príncipes de Gales y los medios han pasado de hablar de la salud de Kate tras su intervención abdominal a especular sobre un posible divorcio del heredero de la corona.

Modelo en su juventud, Rose cobró popularidad cuando salieron a la luz unas fotografías suyas junto a su hermana y Tony Blair, siendo este primer ministro. Unas imágenes que provocaron rumores sobre un posible acercamiento entre el político y la maniquí.

Rose Hanbury se convirtió en marquesa al casarse con David Cholmondeley, séptimo en el linaje de este marquesado en 2009. Él, 23 años mayor que ella, era conocido como «el mejor partido de Inglaterra», especialmente después de heredar una fortuna de más de 100 millones de euros a la muerte de su padre. Ella se había convirtiéndo en uno de los rostros más cotizados de la aristocracia británica gracias a su trabajo como modelo. Nieta de Lady Elizabeth Longman, compañera de juego de la reina Isabel II y dama de honor en su boda con el príncipe de Edimburgo, Rose siempre ha estado muy cerca de la familia real británica, acudiendo a los actos más solemnes y participando en las actividades solidarias.

Su boda con el marqués no estuvo exenta de polémica. El enlace llegó cuando la familia del aristócrata ya había perdido la esperanza de verlo casado. La pareja anunció su compromiso en junio de 2009. Contrajeron matrimonio solo un día después del compromiso y pasados tres meses nacieron sus gemelos, Alexander Hugh y Oliver Thimoty. Años después tuvieron a su hija menor, Iris Marina, de ocho años.

En 2019 el nombre de Rose Hanbury aparecía en la prensa por primera vez ligado al del príncipe Guillermo. Se hablaba entonces de una posible infidelidad del primogénito de Lady Di mientras su esposa estaba embarazada de su tercer hijo. Tanta fuerza cobraron las informaciones, que el marido de Kate se vio obligado a desmentirlas a través de un comunicado remitido el gabinete jurídico Harbottle y Lewis. «Además de ser falso y dañino, la publicación de la falsa especulación respecto a la vida privada de nuestro cliente también constituye una violación de su privacidad, conforme al artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos», señalaba el texto.

A pesar del desmentido, se produjo entonces un importante distanciamiento entre la marquesa de Cholmondeley y Kate Middleton, que habían sido muy buenas amigas. La nuera del rey Carlos III pidió no volver a coincidir con la presunta amante de su marido y esto hizo que se reforzara la teoría de la infidelidad.

Parecía que las aguas habían vuelto a su cauce cuando el año pasado medios como 'The Mirror', 'Daily Mail' y 'The Sun' se hacían eco de una romántica velada entre Rose y el príncipe Guillermo con motivo del día de los enamorados. Incluso recogían que hermano de Harry habría regalado un collar de perlas a su supuesta amante. Unos artículos que fueron eliminados de las versiones digitales de estos tabloides y, aunque no se dio ninguna explicación, se barajó que desde el palacio de Buckinham podrían haber hecho valer la figura del «super injuction» (supermandamiento judicial), por el que habrían ordenado la eliminación de estas incómodas publicaciones.

A pesar de que Kate intentara alejarla de su vida, Rose y su marido han seguido manteniéndose muy cerca de la monarquía británica. De hecho, estuvieron en la coronación de los reyes Carlos y Camilla. No en vano, David Cholmondeley, que ya había sido Lord Grand Cambelán de Isabel II, fue nombrado tras el fallecimiento de la reina Lord-in Waiting de Carlos III, lo que vendría a ser como un secretario privado a perpetuidad, lo que lo convierte e uno de los imperdibles en todas las ceremonias reales más importantes.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios