Borrar
Los equipos de rescate buscan supervivientes bajo los escombros. AFP
Una falla en el norte del Atlas disparó el terremoto en Marruecos donde nadie lo esperaba

Una falla en el norte del Atlas disparó el terremoto en Marruecos donde nadie lo esperaba

Se trata de un seísmo inverso, como los que generan las montañas. La poca profundidad del sismo, a 18 kilómetros de la superficie, y el tipo de construcción han provocado que sea catastrófico

Judith De Jorge

Sábado, 9 de septiembre 2023, 14:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El fuerte terremoto de magnitud cercana a 7 que esta noche ha dejado más de 800 muertos en Marruecos ha sido disparado probablemente por una falla del norte del Atlas. Se trata de un tipo de falla llamada inversa, que eleva el terreno hacia arriba y es capaz de generar montañas. «Este tipo de sismos ocurren en zonas montañosas, sin avisar y donde se han borrado los indicios geológicos que indican que pueden producirse, lo que hace que nadie los espere», explica Raúl Pérez López, geólogo de emergencias del Instituto Geológico y Minero de España (IGME). Este factor, junto a la debilidad de las construcciones y la poca profundidad del sismo, ha contribuido a que la sacudida, con epicentro a pocos kilómetros al suroeste de la ciudad de Marrakech, haya resultado tan catastrófica.

Los terremotos se producen por el deslizamiento de un plano de falla. En los normales, este movimiento ocurre hacia abajo, a favor de la gravedad. Pero en los inversos, el terreno sube levantando la topografía. Son habituales en zonas montañosas, donde las montañas siguen creciendo. Como es imposible comprobar sus efectos por el cambio del terreno, algunos geólogos llaman a este tipo de seísmos «los chicos malos». Precisamente así se formó la cordillera del Atlas. «En este caso el terreno puede haberse movido entre 50 y 100 km de longitud. En el gran terremoto de Turquía, se desplazó 300 km», señala el investigador.

El gran problema es que esta falla ha actuado sin avisar. Nadie esperaba algo tan intenso. «Había una expresión geológica, pero no sísmica», dice Pérez López. Carlos González, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), califica el sismo de «anómalo». «Históricamente no se tenían datos de terremotos de esa magnitud en la zona. Los más fuertes hasta la fecha habían llegado a 5 en áreas cercanas», apunta.

Para González, uno de los motivos de por qué este terremoto ha sido tan catastrófico es que ha sido superficial: la fuente se encuentra a entre 15 y 20 km de profundidad. «En Granada se produjo en 2010 uno de 6,3 y no se sintió porque estaba a más de 600 km», recuerda.

Sin «sismicidad histórica»

La otra razón que ha jugado en contra es el tipo de construcciones. «En la zona no ha habido sismicidad histórica y no está en la memoria de la gente, por lo que no van a construir casas preparadas para evitar estas sacudidas. Si además los materiales son de adobe, tenemos la combinación perfecta para que se produzca un elevado número de víctimas», añade el geólogo del IGME.

«En Japón, un terremoto de la misma magnitud no hace gran cosa, dudo que provoque algún muerto, porque los edificios son buenos y están preparados. Sin embargo, en Nepal o Haití, terremotos de magnitud 7 arrasaron. En Marruecos hay mucha construcción de adobe y mampostería que se rompe con facilidad y se derrumba», dice el del IGN.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios