Borrar
El aeropuerto de la capital sudanesa, Jartum, es uno de los objetivos atacados durante los combates de las últimas horas. Reuters
Sudán se sitúa al borde de una guerra abierta entre el ejército y las fuerzas paramilitares

Sudán se sitúa al borde de una guerra abierta entre el ejército y las fuerzas paramilitares

Los combates con artillería y aviación en Jartum y en las principales ciudades del país se han cobrado ya al menos 56 civiles muertos y 600 heridos

Domingo, 16 de abril 2023, 22:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Una tregua con fines humanitarios detuvo este domingo los combates que, durante todo el fin de semana, han librado el ejército sudanés y las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF), una poderosa milicia creada durante el régimen del dictador Omar Al Bashir y que cuenta con grandes recursos. Los choques armados ente ambos cuerpos se iniciaron en la capital Jartum y la vecina localidad de Omdurman y se han extendido a otros estados como Darfur y Kasala. Estos enfrentamientos han provocado 56 muertos entre la población civil y 600 heridos, según informes del Comité Central de Médicos, entidad independiente, que también habla de «decenas de víctimas» entre los contendientes.

Los incidentes comenzaron el sábado en un suburbio meridional de Jartum y se extendieron rápidamente por el área urbana. Los testigos hablan de ataques aéreos sobre las instalaciones de las RSF, mientras portavoces de esta segunda institución anuncian la toma del palacio presidencial y el aeropuerto local, acciones negadas por las Fuerzas Armadas, que se atribuyen, por su parte, la conquista de la base de Karari, bastión capitalino de los rivales.

Noticia Relacionada

Varias columnas de humo se elevan desde diversos puntos de la ciudad, entre ellos, el Cuartel General del Ejército, según las imágenes difundidas por televisión. Los testimonios hablan de vehículos bélicos y armas pesadas desplegadas en la ciudad, vaciada de transeúntes y tráfico. La población, mayoritariamente ajena a los sucesos, se mantiene encerrada en sus casas, mientras se escucha el sonido de los tiroteos y los duelos de artillería. Las escaramuzas también se han cobrado la vida de tres miembros del Programa Mundial de Alimentos en el norte de Darfur y la institución de Naciones Unidas ha anunciado la suspensión de sus actividades.

Las hostilidades surgieron tras semanas de crecientes tensiones entre ambos bandos. Curiosamente, ambos se aliaron para protagonizar el golpe de Estado de 2021, asonada que arruinó la transición emprendida en el país dos años antes y que debía conducir a la instauración de un régimen democrático. Al parecer, la pugna entre los antiguos aliados se ha agudizado tras recientes despliegues no autorizados de las milicias en la capital. El ejército achaca a los paramilitares el comienzo de la lucha tras un primer ataque a la sede de su Comando General.

Acusaciones de «criminales»

El tono de las acusaciones no anticipa una fácil y rápida solución. Los principales líderes de las dos facciones, hombres clave de la escena política, se han tachado mutuamente de 'criminales'. Abdelfatah al-Burhan, jefe de las Fuerzas Armadas y presidente del Consejo Soberano de Transición, se enfrenta a Mohamed Hamdan Dagalo, comandante de las RSF y uno de los hombres más ricos y ambiciosos del país. El líder de los irregulares, también conocido como Hemedti, ha permanecido en las esferas del poder desde la última década del régimen de Omar Al-Bashir hasta la actualidad, a pesar de que la Corte Penal Internacional le achaca la comisión de crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio. Ajeno a estas denuncias, Hemedti o 'pequeño Mohamed' participa en el Ejecutivo como miembro del citado Consejo Soberano.

El líder de los irregulares es uno de los hombres más ricos del país y está acusado de crímenes de guerra y genocidio

La crisis sudanesa ha forzado una reunión del Consejo de Seguridad y la Unión Africana en Addis Abeba para impulsar la implementación de un alto el fuego. Las principales potencias, la Liga Árabe y el IGAD, una organización que fomenta la integración de África Oriental, también han llevado a cabo reuniones de emergencia y llamamientos al diálogo. El vecino Egipto se ha ofrecido para realizar labores de intermediación destinadas a impulsar el diálogo entre las partes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios