Borrar
Los integrantes de la Mesa de Diálogos de Paz entre el Gobierno de Colombia y el ELN se reúnen en México EFE
Colombia se enfrenta de nuevo a los diálogos de paz

Colombia se enfrenta de nuevo a los diálogos de paz

El Gobierno y la guerrilla del ELN se reúnen en México para volver a negociar un alto el fuego definitivo en un conflicto que ha dejado más de 10.000 muertos en los últimos 37 años

Johana Gil

Viernes, 17 de febrero 2023, 18:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El proyecto bandera del actual presidente de Colombia, Gustavo Petro, de llegar a un acuerdo de paz con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) vuelve a estar sobre la mesa. El lunes se retomaron los diálogos que se extenderán durante las próximas tres semanas y pretenden avanzar hacia el cese del fuego bilateral. Un proceso anterior con las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC), encabezado por el expresidente Juan Manuel Santos hace casi seis años, presiona a Petro para lograr la disolución de este segundo grupo insurgente.

México ha recibido a las delegaciones. La supervisión internacional estará a cargo de Suecia, Alemania, Suiza y España. También actúan como garantes el propio país anfitrión, Venezuela, Chile, Noruega y Brasil. Casi tres meses después de la primera reunión, celebrada el 22 de noviembre, los representantes de las dos partes se han reencontrado pese a las tensiones entre ambos. En enero, el ELN anunció que el proceso había entrado en «crisis» a causa de una orden del presidente ordenando un alto el fuego sobre la base de un supuesto acuerdo que los guerrilleros se encargaron de negar. Petro tuvo que anular el decreto, un día después de su publicación.

El Gobierno está ansioso por alcanzar el objetivo. Sin embargo el ELN no tiene prisa. Frenar la hostilidad a manos de esta guerrilla, que ya ha dejado más de 10.000 víctimas durante los últimos 37 años, no es tarea fácil. El primer proceso de paz de 2016 con las FARC sentó los precedentes de los errores que se deberán solventar en esta ocasión. Aunque fue un éxito y se pactó la desintegración de las tropas, también dió origen a las disidencias y grupos armados independientes que todavía asolan al país. El trabajo de Petro se extiende más allá del ELN si desea alcanzar su propuesta insignia denominada la «paz total».

Las negociaciones han vuelto a encauzarse tras su suspensión durante la Administración del expresidente Iván Duque. Un periodo de cuatro años en el que los encuentros se dejaron de lado y fueron reemplazados por una estrategia de represión armada contra la guerrilla. Incluso, el ELN critica que el Gobierno actual también «actúa como los tradicionales», y ha denunciado agresiones por parte de las Fuerzas Armadas.

La guerrilla ha dejado claro que su propósito no es ejercer la política, a diferencia de las FARC, sino solicitar cambios estructurales a las situaciones que, según ellos, dieron paso a la creación de las fuerzas rebeldes. Recuerdan que se alzaron en armas para atacar las causas de la crisis socioeconómica y política que todavía hoy golpean al país sudamericano. Nacida en 1964, la guerrilla, de orientación marxista-leninista, está considerada como una organización terrorista por la UE, Estados Unidos, Canadá y países de la región como Perú o la propia Colombia, que han investigado su implicación en delitos de narcotráfico, extorsión, secuestros, asesinatos y tráfico de armas.

En los próximos días, los representantes del Gobierno y el ELN reunidos en México determinarán la fórmula para que la «sociedad pueda participar en la construcción de la paz». Por primera vez, se tendrá en cuenta a los ciudadanos y a los agentes sociales en el proceso; una implicación que fue duramente criticada en los anteriores diálogos de La Habana.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios