Borrar
Un trabajador de la salud toma una muestra de una mujer para la prueba del coronavirus en el distrito de Huangpu, en Shanghái. Hector RETAMAL / AFP
China reconoce sus primeras muertes por covid desde la relajación de las restricciones

China reconoce sus primeras muertes por covid desde la relajación de las restricciones

El Gobierno de Xi se resigna a enfrentarse a una gran pandemia en medio de la peor ola de contagios registrada desde la aparición del coronavirus en Wuhan

t. nieva

Lunes, 19 de diciembre 2022, 19:12

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La situación se recrudece en China. El Gobierno de Xi Jinping reconoció este lunes las primeras muertes desde la flexibilización a principios de este mes de las estrictas medidas de su política 'covid cero'. Era cuestión de tiempo porque desde hace semanas los hospitales se encuentran llenos de ciudadanos que se han contagiado del virus. La misma situación se da en las farmacias, donde los tratamientos contra este tipo de infecciones se agotaron rápidamente. La pandemia ha explotado de nuevo en el gigante asiático como con anterioridad lo hizo en el resto del mundo y su alcance es «imposible» de determinar. Los expertos temen que el país esté mal preparado para la ola de positivos porque millones de personas mayores y vulnerables aún no están vacunadas.

¿Se puede tener una perspectiva real de la situación? «Las cifras oficiales no lo cuentan todo», sostiene Leong Hoe Nam, un experto en enfermedades infecciosas residente en Singapur, quien asegura que esperaba un número mucho más alto. En su opinión, la importancia del covid puede haber sido minimizada por el personal de salud. Como resultado, si alguien muere «de un ataque cardíaco después del estrés de una infección», «el ataque cardíaco será la causa principal de la muerte, incluso si el virus es la causa subyacente», manifiesta.

El giro radical en la política sanitaria contra el virus, eliminando incluso las pruebas obligatorias de detección, ha acabado con los protocolos que se han aplicado durante casi tres años, desde que se detectaron los primeros casos en la ciudad de Wuhan. Ahora, Pekín y sus 22 millones de habitantes se han visto particularmente afectados por una ola de contaminaciones inédita en el gigante asiático.

Desde el levantamiento de las restricciones, las autoridades han tratado de tranquilizar a la población de que el virus es benigno a pesar de su contagiosidad, contrariamente al discurso oficial desde el comienzo de la pandemia. El municipio-provincia de Chongqing (suroeste) y la provincia de Zhejiang, limítrofe con Shanghái, han decidido que las personas con síntomas leves pueden «seguir trabajando», siempre y cuando tomen «medidas de protección».

Vacunar, la medida más importante

Tampoco exigirá la realización de test para entrar en espacios públicos, desde instituciones del Gobierno a empresas, excepto para acceder a «lugares especiales», como colegios, guarderías y residencias de ancianos, según recoge el diario 'South China Morning Post'. No obstante, los casos siguen aumentando mientras las autoridades insisten en que la «medida más importante para garantizar la protección es la vacunación».

Uno de los principales epidemiólogos del país, Wu Zunyou, advirtió de que China se enfrentaba a «la primera de las tres olas» de covid esperadas para este invierno. Se espera que la actual dure hasta mediados de enero y afecte principalmente a las ciudades, antes de que los viajes relacionados con las vacaciones del Año Nuevo Lunar (22 de enero) desencadenen una segunda en febrero. El tercer pico ocurrirá entre finales de este y mediados de marzo, cuando las personas infectadas durante las vacaciones regresen a sus lugares de trabajo, manifestó Wu, en el diario económico 'Caijing'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios