Borrar
Trump, durante un mitin para apoyar a los candidatos republicanos antes de las elecciones de mitad de período, en Dayton, Ohio, el pasado 7 de noviembre. Gaelen Morse / REUTERS

Trump prepara la campaña para regresar a la Casa Blanca

Se espera que el exmandatario anuncie en la madrugada de este miércoles su candidatura para las elecciones presidenciales de 2024

iñigo fernández de lucio

Martes, 15 de noviembre 2022, 18:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Donald Trump lanzará, casi con toda probabilidad, su candidatura a las elecciones presidenciales de 2024 este martes (madrugada del miércoles en España). El escenario elegido será su mansión en Mar-a-Lago, en Florida. El expresidente prevé una campaña más pequeña, similar a su esfuerzo de 2016, en lugar de la candidatura de 2020, mejor financiada pero perdedora.

Tras el fracaso de muchos de sus apadrinados en las elecciones de medio mandato y las fuertes críticas internas recibidas, muchos analistas esperaban que retrasara unas semanas su anuncio. Pero el propio Trump ha dado alas a la especulación en un mensaje en 'Truth Social', la red en la que se refugió después de ser expulsado de Twitter. «Este martes será un día muy importante para la historia de nuestro país», escribió el lunes.

El magnate buscaría así un golpe de efecto y llevar a sus eventuales rivales en unas primarias a una larga precampaña de desgaste. El gobernador de Florida, Ron DeSantis, y el exvicepresidente Mike Pence aparecen en todas las quinielas para disputarle el liderazgo republicano. Aunque, al no haber proclamado sus candidaturas de manera oficial, a día de hoy, si finalmente lanza su anuncio, Trump sería el único candidato republicano, por lo que no habría primarias.

Según la prensa norteamericana, la campaña del republicano para alcanzar la Casa Blanca dentro de dos años será significativamente distinta a la de 2020 y más parecida a la de 2016, cuando era un 'outsider' con un discurso antisistema cuyas opciones de llegar a la Casa Blanca muchos desdeñaron. Para empezar, Trump planea reducir el presupuesto y el personal. Es sabido que llegó a confesar a sus más allegados que no sabía a qué se dedicaban todas las personas que trabajaban para su campaña.

También habrá caras nuevas. Varios de sus asesores más antiguos han dicho en privado que no están seguros de querer estar en otra campaña de Trump; muchos han recibido citaciones en los últimos meses debido a sus vínculos con el expresidente y su órbita y se han frustrado con su comportamiento errático desde que perdió la presidencia.

A esto se une el mal humor del magnate debido a los decepcionantes resultados de las elecciones de medio mandato. Los demócratas conservan el control del Senado y aunque los republicanos recuperarán muy probablemente el de la Cámara de Representantes, será por menos margen del que pensaban.

El expresidente es conocido por sus exabruptos y sus ataques de cólera, que le han llevado incluso a despedir a colaboradores vía Twitter. Es por ello que no se prevé que cuente con ningún director de campaña tradicional.

Los nombres clave

Según desvela este martes el diario Washington Post, tres serán los nombres clave en el futuro equipo de Trump. El primero es Susie Wiles, una consultora política afincada en Florida que ya le ayudó a ganar este estado en 2016 y en 2020. Además de conocer a fondo la política estatal, un punto a su favor es que Wiles tiene una mala relación con Ron DeSantis, el nuevo archienemigo de Trump dentro del Partido Republicano.

En ese sentido, es interesante resaltar que el magnate planea situar su base de operaciones en el sur de Florida, en vez de en Washington. Toda una declaración de intenciones contra DeSantis. No obstante, Wiles trabajó con el gobernador de Florida durante su -exitosa- campaña a regidor del estado en 2018. También ha asesorado a otras estrellas republicanas de Florida como el senador Mark Rubio o Rick Scotts.

Otro nombre a seguir de cerca es Chris LaCivita, un estratega vinculado a los republicanos que dirige el comité de organización Preserve America, un lobby que gastó más de 100 millones de dólares para apoyar a Trump y que fue financiado casi en su totalidad por entidades vinculadas a Sheldon Adelson, el difunto magnate de los casinos de Las Vegas.

El tercer personaje clave es Brian Jack. Veterano de la campaña de Trump de 2016, trabajó durante aquella legislatura en la oficina política de la Casa Blanca. Más tarde se unió al equipo de Kecin McCarthy, líder republicano en la Cámara de los Representantes. Se espera que ahora asuma un papel importante en la campaña de Trump.

Caen los familiares

Por otro lado, se presume que desaparecerán de la escena los familiares de Trump que tuvieron puestos relevantes en sus dos anteriores campañas electorales y en su Administración. Es el caso de su hija Ivanka, que hizo en numerosas ocasiones de portavoz de su padre; y su yerno, Jared Kushner, que ejerció el cargo de asesor del presidente. El vástago mayor, Donald Trump Jr. sí tendría un puesto relevante en la campaña.

¿Intentará finalmente Trump conquistar de nuevo la Casa Blanca? ¿Le respaldará la base republicana más exaltada, la que trató de asaltar el Capitolio en enero de 2021? ¿O, por contra, los votantes darán su confianza a perfiles más moderados, visto lo visto en las elecciones de medio mandato, dando por finalizada la época populista del trumpismo? Esta madrugada estaremos más cerca de conocer la respuesta a estas preguntas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios