Borrar
EFE
Más de 300 detenidos por disturbios durante el Año Nuevo en Berlín

Más de 300 detenidos por disturbios durante el Año Nuevo en Berlín

La policía celebra la «normalidad» de la noche pese a ataques contra agentes, disturbios y barricadas ardiendo

Juan Carlos Barrena

Lunes, 1 de enero 2024, 14:20

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Más de 300 detenidos, no menos de 15 policías heridos, ataques con pirotecnia, armas de fogueo y cócteles molotov contra agentes, bomberos y sanitarios en sus ambulancias, barricadas ardiendo, una patrulla policial destruida con un petardo gigante y, pese a todo, satisfacción entre las fuerzas de seguridad y rescate en Berlín porque no llegaron a producirse durante la Nochevieja y la entrada del nuevo año los graves disturbios de hace doce meses y la situación se mantuvo bajo un cierto control. Se evitaron emboscadas como las del pasado año contra bomberos y ambulancias, que en Berlín son un mismo servicio, actúan siempre coordinados y comparten los parques de emergencias, gracias también a que todas sus salidas tuvieron protección policial.

Unos 5.000 agentes, 3.500 de ellos llegados de refuerzo desde otros estados federados, se encargaron la pasada noche de velar por la seguridad en la capital alemana. «Estamos satisfechos con nuestra actuación, hemos conseguido proteger a los bomberos», señalaba en la mañana de este lunes un portavoz policial, mientras la senadora de Interior de la ciudad-estado, Iris Spranger, afirmaba que «el 99,9% de la gente» ha celebrado la noche de manera pacífica y subrayaba que ni un solo bombero o sanitario resultó herido. El portavoz de los bomberos destacó que fue una «noche normal de San Silvestre» y que no hubo ningún caso de gravedad en las misiones de rescate. Y eso que en las primeras horas del año tuvieron más de 1.600 salidas, que mantuvieron ocupados a más de 1.500 sanitarios y bomberos con sus 420 vehículos.

Sin embargo y mientras unas 65.000 personas participaban pacíficamente y sin incidentes en una gran fiesta popular con música en directo y los primeros grandes fuegos artificiales en Berlín desde la pandemia de coronavirus entre la Puerta de Brandeburgo y la Columna de la Victoria en la Avenida del 17 de Junio, en la céntrica Alexanderplatz, donde se había prohibido el uso de pirotecnia, cientos de jóvenes participaron en una batalla campal en la que se dispararon cohetes entre los distintos grupos. En ese lugar se produjeron las primeras detenciones y la inmediata puesta a disposición de la justicia de los sospechosos ya antes de la medianoche. Un equipo especial de fiscales hizo guardia toda la noche para abrir sumario contra todo detenido antes de ser conducido a calabozos.

Sin miramientos

En el barrio de Lichtenrade grupos de jóvenes «dispararon fuegos de artificio contra todo lo que se movía», señaló la policía en X, el antiguo Twitter, y en Neukölln, donde se concentra una buena parte de la población migrante de origen árabe y turca la policía actuó sin miramientos. Una anunciada y prohibida protesta antisemita fue disuelta de manera inmediata y los bomberos apagaron protegidos por policías las barricadas que habían levantado e incendiado grupos de jóvenes alborotadores, muchos de los cuales fueron detenidos. Entre otros nueve jóvenes que fueron sorprendidos con las manos en la masa cuando llenaban botellas con gasolina para preparar cócteles Molotov. En ese mismo barrio los bomberos tuvieron que sofocar un incendio en una residencia de mayores que se había producido después de que un cohete entrara por una de sus ventanas. No hubo víctimas y los daños fueron menores, pero los ancianos se llevaron un susto de muerte y tuvieron que ser evacuados preventivamente, aunque pudieron retornar horas después a sus habitaciones.

Entre tanto, en la ciudad de Colonia, donde hubo también la pasada noche un preventivo gran despliegue policial, se produjeron el domingo tres nuevas detenciones relacionadas con los presuntos planes para un atentado yihadista contra la catedral de la ciudad, que se encuentra fuertemente vigilada desde hace diez días y cerrada a las visitas turísticas. El pasado día 26 de diciembre fue detenido un hombre tayiko de 30 años de edad como sospechoso de estar preparando un atentado contra el templo, uno de los mayores del mundo de estilo gótico y que guarda las reliquias de los Reyes Magos. Los tres últimos detenidos tendrían relación directa con ese sospechoso, informó la policía, que destacó que todos ellos son de origen centroasiático y formarían parte de una red terrorista internacional con conexiones en otros países europeos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios