Borrar
Ursula von der Leyen, Roberta Metsola, Emmanuel Macron y Antonio Costa, durante el acto en el Parlamento Europeo de Estrasburgo. AFP
La UE defiende que la paz «no debe suponer la humillación de Rusia»

La UE defiende que la paz «no debe suponer la humillación de Rusia»

Los líderes europeos celebran el día de Europa mientras Charles Michel viaja por sorpresa a Odesa y presencia un ataque aéreo ruso

Olatz Hernández

Corresponsal en Bruselas

Lunes, 9 de mayo 2022, 19:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La Unión Europea celebró este lunes el Día de Europa con la conclusión de la Conferencia sobre el futuro del bloque comunitario. Mientras en Moscú desfilaban soldados y tanques, en la sede del Parlamento Europeo de Estrasburgo se llevó a cabo un debate ciudadano sobre los retos del continente en las próximas décadas. «Esto evidencia –dijo el presidente francés, Emanuelle Macron– las dos caras de lo que defiende Rusia (la violencia) y Europa (la paz y la prosperidad). Con todo, esa paz no debe suponer la humillación o la revancha sobre Moscú».

Los representantes de las instituciones europeas acudieron a la ceremonia, entre ellas la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la presidenta de la Eurocámara, Roberta Metsola. Llamó la atención la ausencia del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que se desplazó por sorpresa a Odesa y que se tuvo que refugiar en un refugio antiaéreo por un ataque ruso durante su encuentro con el primer ministro de Ucrania, Denis Shmigal.

En Estrasburgo, los líderes europeos tuvieron un recuerdo especial para el fallecido presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y recibieron las 49 propuestas ciudadanas y 300 medidas concretas que se incluyen en el informe de la Conferencia sobre el futuro de Europa. En los años por venir, «el bloque debe permanecer unido», coincidieron Macron, Von der Leyen y Metsola en sus respectivos discursos, pero también debe adaptarse a las nuevas situaciones y «no solo crecer durante las crisis».

Así lo defendió el presidente francés, quien se mostró a favor de una reforma de los tratados europeos y sugirió a los líderes de los Veintisiete que aborden esta cuestión durante la cumbre de junio. «Será necesario reformar los textos, es evidente. Debemos lograr decidir más rápidos y de forma unida en tiempos de crisis y también de paz», apuntó.

La fragilidad de la democracia

La Unión Europea se fundó para promover la prosperidad del continente y asegurar que no se produjera un nuevo conflicto bélico. El desafío de Rusia con la invasión Ucraniana, en cambio, «ha demostrado cuán frágil es la democracia», destacó Macron, quien aseguró que la paz solo se logrará en los términos que marque Ucrania.

Este lunes mismo, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski entregó la segunda parte del cuestionario para la adhesión de Ucrania a la UE. La Comisión Europea se comprometió a acelerar el proceso, pero el presidente francés insistió en que «puede llevar años». Por ello, propuso la creación de una «comunidad política europea» como espacio de cooperación entre países geográficamente cercanos y que defiendan los mismos valores que la UE.

El bloque reafirmó una vez más su apoyo a Kiev en el conflicto y una iniciativa de la Eurocámara instó este lunes a la confiscación de bienes rusos para pagar la reconstrucción del país. A través de esta medida, los principales grupos políticos esperan que la Comisión Europea desarrolle una propuesta legislativa que permita destinar los activos embargados a oligarcas rusos y los más de 300.000 millones del Banco de Rusia a financiar la recuperación de Ucrania tras la guerra.

La presidenta del Parlamento Europeo destacó que el conflicto a las puertas de Europa «está poniendo a prueba nuestros pilares. El mundo ha cambiado, ahora es un lugar más peligroso y el papel de la UE también tiene que cambiar», apuntó. Las bombas siguen cayendo sobre Ucrania y sus ciudadanos buscan apoyo en el bloque comunitario. «Debemos dejar atrás nuestras diferencias y luchar por una Europa fuerte, libre, igualitaria y solidaria».

Enfrentar a los populismos

Primero la pandemia y después la guerra han dejado patentes «las debilidades europeas» en materia de seguridad, dependencia energética, falta de materias primas... Estos desafíos, insistió Metsola, deben abordarse de forma unida y a los movimientos rupturistas y euroescépticos «hay que hacerles frente de cara y no retroceder. Quienes no quieren crear una vía de progreso son ellos», aseguró.

Los Veintisiete también deben dar respuesta a los países con aspiraciones europeas –Georgia, Moldavia, Ucrania...– «que miran a la UE con esperanza y pasión».

Por su parte, Ursula von der Leyen apeló a la planificación y la preparación ante el futuro de Europa. «No moverse es retroceder», dijo tajante. Para crear un futuro de paz y progreso, la UE deberá responder a los grandes desafíos de la postpandemia y «utilizar sus valores para ser más independiente. Todos juntos produjimos vacunas, reanimamos la economía con los fondos Next Generation y ese es el camino a seguir».

La presidenta de la Comisión Europea insistió en que la UE es un proyecto «nacido de la tragedia» de la Segunda Guerra Mundial. Un sueño, que «resplandece más que nunca, en la gente de Járkov, en los ciudadanos que lloran en Bucha y en Irpin. Los ucranianos están dispuestos a morir por ese sueño», aseguró.

Los líderes europeos recordaron las palabras de Robert Schuman, que cobran mayor vigencia que nunca y animan a aunar esfuerzos en defensa de la paz europea. Tal y como destacó Macron, «las crisis no deben desviarnos de nuestra agenda. Debemos seguir aspirando a construir una Europa más justa, inclusiva, solidaria e independiente».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios