Volodimir Zelenski / EP

Zelenski purga su Gobierno y destituye a una quincena de cargos por corrupción

Viceministros y funcionarios elevaron el precio de la comida para las tropas o fueron sobornados en la compra de generadores

RAFAEL M. MAÑUECO Corresponsal. Moscú

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, destituyó este martes a casi una quincena de responsables de distinto nivel, tanto en el Gobierno como en las administraciones regionales, con la corrupción como principal motivo, aunque diversos analistas lo achacan también a falta de confianza e incluso a sospechas de traición. Se trata de la primera gran purga dentro del Estado desde que comenzó la guerra hace ya casi un año. El domingo, Zelenski condenó el nivel de corrupción reinante en el país y adelantó que adoptaría medidas drásticas.

El mandatario aseguró el día 22 en su alocución vespertina que «no habrá vuelta al pasado, a la forma con la que las personas próximas al poder vivían o quienes estuvieron siempre detrás de lograr una poltrona». «Esta semana habrá decisiones relevantes, en realidad ya están adoptadas, pero se anunciarán en su momento», añadió.

El sábado, el rotativo ucraniano 'Zérkalo Nidieli' publicó un material sobre la presunta corrupción de funcionarios del Ministerio de Defensa, que, según las informaciones, adquirieron productos alimenticios para el Ejército a precios «muy inflados, dos o tres veces superiores a los precios minoristas». Y eso mientras las tropas combaten duramente en el frente contra la invasión rusa y la población sufre las penurias de la guerra.

Así que el viceministro de Defensa, Viacheslav Shapoválov, ha sido el primero en caer. Él mismo presentó este martes su renuncia, que fue aceptada inmediatamente por el titular del ministerio, Oleksii Réznikov. Shapoválov, precisamente, era el responsable de la logística de las Fuerzas Armadas ucranianas. 'Zérkalo Nidieli' acusaba de las irregularidades, sin embargo, a Réznikov, quien tachó de «infundados» los reproches contenidos en la investigación periodística. Éste señaló que Shapoválov «se va para evitar que se vea amenazada la estabilidad de los suministros al Ejército» ante la previsible indignación entre los aliados occidentales.

Pero las destituciones han ido mucho más allá. Han perdido el cargo los viceministros del Ministerio de Desarrollo Territorial e Infraestructuras, Viacheslav Negoda e Iván Lukeria. El fin de semana ya fue detenido y acusado de aceptar un soborno de 400.000 dólares el viceministro del mismo departamento, Vasil Lozinski, en una compra de generadores para hacer frente al déficit de electricidad provocado por los ataques rusos a las infraestructuras energéticas del país. También ha sido cesado el viceministro de Política Social, Vitali Muzichenko.

De igual forma han sido apartados de sus puestos los jefes de las administraciones militares de Dnepropetrovsk, Valentín Reznichenko, Zaporiyia, Olexander Staruj, Jersón, Yaroslav Yanushévich, Kiev, Oleksii Kuleba, y Sumy, Dmitro Zhivitski. El año pasado, la prensa ucraniana aseguró que Reznichenko, actualmente bajo investigación judicial, adjudicó contratos de reparación de carreteras por valor de decenas de millones de euros a una empresa de la que su novia, una entrenadora deportiva, era cofundadora.

También están siendo investigados por supuestos delitos de corrupción Zhivitski, Staruj y Yanushévich. Kuleba, sin embargo, ha sido destituido con la intención de nombrarle en un puesto dentro de la Administración Presidencial, cuyo jefe adjunto, Kirilo Timoshenko, presentó este martes su dimisión poco antes de que engrosara la lista de despedidos. Utilizó para fines privados un vehículo que recibió Ucrania con fines humanitarios, lo que provocó un cierto revuelo el pasado mes de octubre.

El listado de cesados se cierra con el fiscal general adjunto, Oleksii Simonenko, por pasar este invierno unas vacaciones en España a cuenta de un empresario ucraniano, y con los nombres de Anatoli Ivankévich y Víctor Vishniov, ambos subdirectores del Servicio de Transporte Marítimo y Fluvial de Ucrania, implicados presuntamente en supuestas tramas ilegales.

Sin viajes al exterior

Zelenski advirtió el lunes por la tarde que los funcionarios oficiales «ya no podrán viajar al exterior por vacaciones o por cualquier otro propósito que no sea de índole estatal». Según sus palabras, «esto se aplicará a los oficiales de las fuerzas de seguridad, a representantes electos, a fiscales y a todos los que trabajen para el Estado y en el seno del Estado».

Los problemas relacionados con la corrupción han perseguido a Ucrania durante mucho tiempo. Transparency International clasificó al país en el puesto 122 entre 180 países en términos de corrupción. Llevar a cabo reformas para acabar con esa lacra se ha convertido en uno de los requisitos clave de la Unión Europea para admitir Ucrania en su seno después de que a Kiev se le otorgó el estatus de candidato en 2022. También el resto de aliados occidentales de Ucrania, que están gastando enormes sumas en ayuda financiera y militar, exigen reformas anticorrupción.

La Comisión Europea ha valorado positivamente las medidas adoptadas este martes por la cúpula ucraniana. «Como regla general, no hacemos comentarios sobre investigaciones criminales en curso. Pero, por supuesto, acogemos con satisfacción el hecho de que las autoridades ucranianas se estén tomando estos asuntos en serio», afirmó en rueda de prensa en Bruselas la portavoz comunitaria de Ampliación, Ana Pisonero.

Temas

Ucrania