Borrar
Un piquete del sindicato de empleados de servicios públicos y comerciales (PCS), este viernes frente al aeropuerto de Birmingham. EP
El Ejército evita el colapso de los aeropuertos británicos por la huelga

El Ejército evita el colapso de los aeropuertos británicos por la huelga

Los militares preservan la normalidad en los controles de identidad pero el transporte por carretera se convierte en pesadilla y el ferroviario se cierra

iñigo gurruchaga

Corresponsal. Londres

Viernes, 23 de diciembre 2022, 20:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El despliegue de soldados del Ejército y de funcionarios de la administración pública ha evitado el temido colapso de los aeropuertos británicos por la huelga de empleados de 'Border Force', el ente gubernamental responsable de los controles de identidad de los pasajeros que llegan al Reino Unido. Los británicos tendrán que adaptarse, sin embargo, a más huelgas en las fechas navideñas.

Al mediodía de este viernes, todos los pasajeros consultados por este periódico en la salida de los que habían aterrizado en la Terminal 3 del aeropuerto de Heathrow confirmaban que no habían sufrido ningún retraso, y los taxistas que esperaban clientes también decían que la pauta de la jornada era la misma que otros días. Soldados del Ejército caminaban por la terminal, algo inusual.

Se han evitado largas colas y bloqueos. El número de vuelos que aterrizarán en las fechas de la huelga -desde este viernes hasta el final del año 2022, salvo el 27 de diciembre- será de unos 9.000, con 1.800.000 asientos. Este viernes suele ser, en estas fechas, el día con más movimiento en el transporte. Se calcula que llegarán unos 250.000 pasajeros a los siete aeropuertos afectados.

La experiencia de Heathrow es similar a lo que está ocurriendo en Gatwick, en Mánchester, Glasgow, Birmingham y Cardiff. Son frecuentes los testimonios en las redes sociales de pasajeros que afirman que han atravesado la frontera con más rapidez que en otras ocasiones, aunque no hay evidencia de que se haya reducido el número de vuelos.

Mark Serwotka, secretario general del sindicato de empleados de servicios públicos y comerciales (PCS), ha advertido al Gobierno de que tiene un mandato de sus afiliados para convocar huelgas hasta mayo de 2023. Su queja es el aumento de un 2% de los salarios, que se añade a una década de subidas por debajo de la inflación. También ha sugerido que la huelga se extenderá al puerto de Dover, esencial para la importación y exportación de mercancías.

Mientras se extiende el sentimiento de que la situación en los aeropuertos es normal en el inicio de la huelga, las fuertes lluvias y el paro decretado por los empleados de las compañías ferroviarias ha convertido en pesadilla el tráfico de un día especial, en el que miles de personas viajan por tren o carretera para pasar las fiestas con sus familias.

Sin servicio en hora punta

No habrá trenes más allá de las 19.00 horas de este viernes, la jornada que suele registrar el mayor número de pasajeros en la red del ferrocarril. La alternativa es la carretera, y el Royal Automobile Club, que ofrece seguros y servicios a los conductores, les ha pedido que no usen las carreteras hasta las 19.00, por un tráfico de fin de semana y víspera navideña. Hay además una huelga de cuatro días por los empleados del ente que gestiona autovías, autopistas y carreteras.

El pulso al Gobierno se mantiene. Las enfermeras y el personal de ambulancias regresarán a las huelgas en enero, así como los ferroviarios y los empleados de la agencia de carreteras. ¿Es otro 'invierno del descontento', la época de huelgas e inflación, en 1978 y 1979, que marcó el derrumbe del proyecto económico del laborismo y el ascenso de las teorías liberales de Margaret Thatcher?

La expresión se extrajo de una obra de William Shakespeare, Ricardo III. El original tiene poco que ver con su uso posterior. Es quizás también inverosímil que el ciclo que comenzó con los británicos eligiendo a Thatcher frente a los sindicatos y el Gobierno de James Callaghan culminase con los electores votando más a los sindicatos y a los laboristas de Keir Starmer que al liberal Rishi Sunak. El primer ministro británico se ha declarado «triste y decepcionado» por las huelgas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios