Borrar
El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, durante una intervención en Ankara. AFP
¿Erdogan piensa lo que hace?

¿Erdogan piensa lo que hace?

No es de recibo que un jefe de Estado le diga abiertamente al vecino que podrían atacarle por sorpresa cualquier noche, que podrían reclamarle territorios

Juanjo Sánchez Arreseigor

Sábado, 1 de octubre 2022, 18:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Las tensiones entre Grecia y Turquía se remontan a la guerra de independencia griega contra los turcos en 1827. El enfrentamiento secular llegó al paroxismo cuando los griegos intentaron aprovechar la desintegración del sultanato otomano para apoderarse de la antigua Jonia, es decir, las zonas de Anatolia donde los griegos se habían asentado desde los tiempos antiguos. Sin embargo fueron derrotados de manera aplastante por Mustafa Kemal 'Ataturk'. Las comunidades griegas de Jonia, que habían existido durante casi tres milenios, fueron erradicadas o exterminadas. La masacre de Esmirna fue una de las peores.

La Guerra Fría y la común amenaza soviética no arreglaron la enemistad, como se vio en la crisis de Chipre en 1975. Grecia y Turquía ostentan la poco honrosa distinción de ser los únicos miembros de la OTAN que han ido a la guerra entre sí.

La crisis actual parece brotar de causas pequeñas y mezquinas, como las interminables riñas entre dos vecinos muy quisquillosos: Que si usted ha acosado a uno de mis barcos… que si usted envía aviones a violar mi espacio aéreo… que si usted está militarizando islas… que si usted apunta a nuestros aviones con sus radares antiaéreos… y un fastidioso y largo etcétera. Lo suficiente para sobrecargar de trabajo a los diplomáticos, pero si miramos detrás del goteo de titulares, no parece haber una razón sólida para llegar a las manos. Los yacimientos de gas realmente encontrados en torno a Chipre valen menos de lo que costaría una guerra.

En la presente crisis, Grecia no está libre de culpa, porque el Gobierno mantiene unas reclamaciones de aguas territoriales que, en muchos casos, obligarían a los turcos -o a los turistas- de la costa del Egeo, a bañarse en la playa con el pasaporte en la boca, porque solo tendrían que alejarse unos metros de la orilla para correr el riego de toparse con una patrullera griega. Sin embargo, es el Gobierno turco el que se muestra más agresivo.

Desde hace semanas, el siempre irascible presidente turco Recep Tayip Erdogan ha ido alternando acusaciones, victimismos y amenazas truculentas. No es de recibo que un jefe de Estado le diga abiertamente al vecino que podrían atacarle por sorpresa cualquier noche, que podrían reclamarle territorios, o que rescaten del baúl de los recuerdos la masacre de Esmirna hace exactamente un siglo, como forma de provocar terror. Esa es la conducta de 'El Padrino', no de un líder de gobierno, al que se le presupone responsabilidad y mesura en su conducta pública.

La reacción griega ha sido de momento defensiva: vigilar de cerca las actividades turcas, mantener en alerta sus radares, etc, Todo ello provocaciones intolerables para Erdogan. Su ministro de Exteriores incrementa la confusión lanzando frases enigmáticas, advirtiendo este lunes a Grecia que: «Si te embarcas en aventuras en nombre de otros, sufrirás». ¿Qué otros? Este es un conflicto estrictamente bilateral, aunque luego puedan involucrarse terceros.

Hay que recordar que la lista de desencuentros entre Erdogan y el resto de la OTAN es ya muy larga, que Erdogan todavía no ha desbloqueado el ingreso de Suecia y Finlandia en la OTAN, y que por lo tanto, Francia ya ha dejado claro que si hay pelea, estará por los griegos, y hay pocas dudas de que esa va a ser la actitud general. Pero al final, no se ve que Turquía concentre tropas, ni que ganancia podría sacar de un conflicto.

La conclusión provisional es que Erdogan actúa de forma impulsiva y poco meditada, sin más posible beneficio que galvanizar el nacionalismo turco con intención electoralista.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios