Borrar
Los depósitos de combustible arden a espaldas de un bombero en el puerto de Sebastopol. Foto: AFP | Vídeo: Atlas

Un dron incendia 40.000 toneladas de combustible en Crimea

Ucrania ataca una terminal de suministro en Sebastopol en respuesta al bombardeo ruso que mató a 25 personas en Umán y Dnipró

T. Nieva

Sábado, 29 de abril 2023, 11:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ucrania bombardeó este sábado unos depósitos de combustible rusos en Sebastopol en respuesta al masivo ataque perpetrado el día anterior por el Ejército invasor, que causó la muerte de 25 civiles en Umán y Dnipró. La acción vuelve a demostrar la capacidad y determinación de Kiev para alcanzar objetivos fuera del teatro de operaciones bélicas. Sebastopol está situado en la península de Crimea; un territorio que reivindica como parte de Ucrania mientras Moscú lo mantiene desde 2014 bajo soberanía propia.

El ataque se produjo mediante un dron armado con explosivos, que impactó contra dos enormes depósitos, según la versión rusa. Los ucranianos, por su parte, aseguraron que al menos una decena de contenedores ardieron como consecuencia del ataque. Algunas estimaciones apuntan a que se habrían consumido 40.000 toneladas de combustible. No hubo víctimas, aunque las llamas se extendieron al menos un kilómetro a la redonda del puerto, donde se encuentra el recinto de almacenamiento.

El gobernador de Sebastopol, Mijail Razvozhaev, pidió en las redes sociales a los residentes que mantuvieran la calma. Posteriormente, informó de la existencia de un segundo avión no tripulado, que fue derribado por los militares con armas ligeras. «Sus fragmentos fueron encontrados en la orilla cerca de la terminal», dijo el gobernador. La extinción del incendio se prolongó varias horas y en las labores se recurrió a los remolcadores de la Flota del Mar Negro para que bombearan agua hacia los depósitos destruidos.

Andriy Yusov, representante de la Administración Estatal de Ucrania, realizó posteriormente unas declaraciones en las que calificó la explosión como «un castigo de Dios, en particular por los civiles asesinados en Uman, entre los que hay cinco niños. Todos los residentes de la Crimea temporalmente ocupada tendrán que permanecer lejos de estos objetivos en un futuro cercano», advirtió, dejando entrever que las fuerzas armadas podrían repetir este tipo de acciones. Según añadió, el combustible estaba destinado a «la flota del Estado agresor en el Mar Negro».

Mientras los depósitos ardían en Sebastopol, los equipos de rescate dieron este sábado por finalizadas las operaciones de búsqueda de víctimas en la ciudad de Umán, donde un misil X-100 destrozó un bloque de apartamentos a primeras horas de la mañana del viernes. Las autoridades lamentaron la existencia de 23 víctimas mortales, entre las que figuran seis niños que vivían en el edificio. Otras dos personas se encuentran desaparecidas, pero los rescatistas no han hallado rastro alguno de ellas bajo los escombros. Naciones Unidas condenó el atentado ruso, que en total dejó 25 muertos. Anoche, cinco poblaciones ucranianas se encontraban a oscuras tras un nuevo bombardeo de los invasores contra estaciones eléctricas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios