Borrar
Migrantes rescatados la semana pasada por el barco Ocean Viking en el Mediterráneo Central, antes de desembarcar en puerto francés. REUTERS
Italia le aprieta las tuercas a los barcos de las ONG que rescatan a inmigrantes en el Mediterráneo

Italia le aprieta las tuercas a los barcos de las ONG que rescatan a inmigrantes en el Mediterráneo

El Gobierno de Giorgia Meloni, que considera «taxis» a estas naves, sólo permitirá que desembarquen a los inmigrantes salvados en peligro de naufragio

darío menor

Corresponsal. Roma

Lunes, 14 de noviembre 2022, 18:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

De los más de 90.000 inmigrantes y refugiados que han llegado a Italia a través del mar en lo que llevamos de año, sólo un 12% lo ha hecho por medio de los barcos de las oenegés que operan en el Mediterráneo Central. Aunque la inmensa mayoría arribó a territorio italiano en sus propias embarcaciones o tras ser recogido por naves de la Guardia Costera o de la Marina italiana, el Gobierno de Giorgia Meloni ha hecho de estos buques humanitarios el enemigo con el que demostrar su 'mano dura' frente a la inmigración ilegal. Por ello tiene previsto aprobar un decreto con el que le apretará las tuercas a las oenegés, aplicándoles más controles y nuevas multas, al tiempo que permitirá únicamente el desembarco en los puertos italianos de aquellas personas socorridas cuando estaban en peligro de naufragio.

Se acabará así con el papel de «taxi» para los inmigrantes que desarrollan las naves humanitarias, según consideró este lunes Antonio Tajani, ministro de Asuntos Exteriores. «Las oenegés no deberían desarrollar un papel político, sino salvar a las personas en el mar», dijo en el canal de televisión Rai 3 Tajani antes de participar en una reunión con sus homólogos europeos. Estaba destinada a impulsar un marco común en el que deben desarrollar su labor los barcos humanitarios dedicados a socorrer migrantes en el Mediterráneo Central. Según el jefe de la diplomacia italiana, la presencia de estas naves ejerce un 'efecto llamada' que aumenta el número de desplazados que se echan al mar desde las costas norteafricanas para tratar de llegar a Europa. Es la misma tesis de un informe interno de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex) desvelado por 'Adnkronos', según el cual muchos de los migrantes que parten desde Libia reconocen a su llegada a Italia que «en ausencia de las naves de las oenegés, se niegan a zarpar».

También Matteo Salvini, líder de la Liga y ministro de Infraestructuras y Transportes que promete ahora «puño duro» con las naves humanitarias, hablaba de 'efecto llamada' en 2018, cuando ejerció de ministro del Interior negándose a aceptar los desembarcos de inmigrantes desde estos buques. Con el actual Gobierno se retorna a aquel clima. Tras impedir durante días la semana pasada que bajaran a tierra los desplazados salvados por varios barcos de oenegés, ahora el Ejecutivo de Meloni pretende aprobar un decreto para que estas organizaciones «no sigan actuando con total ilegalidad», según adelantó Giovannibattista Fazzolari, 'mano derecha' de Meloni, en una entrevista con el diario 'Libero'.

Llamadas de auxilio

Cuando entre en vigor el código de conducta que quiere sacar adelante el Ejecutivo de Roma, las embarcaciones humanitarias tendrán que demostrar que los inmigrantes que desembarcan en Italia han sido socorridos en situaciones de riesgo de naufragio. Si no lo hacen corren el riesgo de ser multadas o incluso de que se les decomise la nave, según informa el 'Corriere della Sera'. Meloni, además, espera lograr acuerdos con los países africanos de los que parten muchos de los migrantes para aumentar las repatriaciones de los indocumentados llegados a Italia ilegalmente.

Más allá del debate sobre estas nuevas medidas para aumentar el control sobre las naves humanitarias, no se interrumpe el flujo de personas que se juegan la vida cruzando el Canal de Sicilia para tratar de llegar a Europa. Según Alarm Phone, que recoge las llamadas de auxilio de los inmigrantes en el Mediterráneo Central, hay ahora mismo cerca de 200 desplazados en peligro en cuatro embarcaciones diferentes. Alarm Phone denuncia que ni Italia ni Malta han respondido a sus llamadas de auxilio.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios