La invasión rusa en Ucrania ha forzado la huida de millones de ucranianos. / REUTERS

La llegada de nuevos migrantes al Reino Unido marca un récord histórico

Los visados de estudiantes y los refugiados de Ucrania y Hong Kong elevaron la cifra hasta el medio millón de personas

ÍÑIGO GURRUCHAGA Londres

El Reino Unido registró entre junio de 2021 y 2022 el mayor número de inmigrantes jamás contabilizado. Fueron 1,1 millones y la migración neta quedó cerca de la mitad, 504.000. Superan en torno a 170.000 la cifra hasta ahora histórica, 336.000, registrados al final de marzo de 2015. Quedaban tres meses antes de que la población británica votara en favor del Brexit, entre otras cosas por la excesiva inmigración.

La inmigración comunitaria ha descendido y el balance del último año contabilizado por la Oficina Nacional de Estadísticas(ONS) da un saldo negativo, de -51.000, como diferencia entre los que llegaron al Reino Unido y los que se marcharon. Pero las nuevas cifras no están relacionadas con las políticas de inmigración tras la marcha con la Unión Europea.

El enorme incremento de inmigrantes se debe principalmente a los visados de estudiantes. Las autoridades británicas han mantenido en los últimos años una política de promoción de sus universidades, y la concesión de visados posgrado para que los titulados puedan quedarse en el Reino Unido durante tres años ha aumentado el atractivo. Fueron un total de 476.000.

Refugiados de Ucrania, 144.600, y de Hong Kong, 144.000, a los que se reconoce su ciudadanía británica, suman bloques significativos de la cifra total. La ONS estima que 151.000 inmigrantes llegaron con un visado de trabajo. Es el caso de enfermeras que son necesarias en los servicios de salud y de asistencia o de empresas privadas que buscan empleados con particulares cualificaciones profesionales.

El objetivo de reducir la inmigración sigue vigente. Las cifras de los refugiados o inmigrantes económicos que atraviesan el canal de la Mancha son insignificantes en relación con los datos generales, pero destaca en el informe de la agencia oficial el porcentaje tan elevado de aceptaciones de la condición de refugiados, 98%, a inmigrantes afganos, sirios o eritreos.

Oposiciones

El primer ministro, Rishi Sunak, ha sugerido que hay que reprimir la llegada de personas del entorno de los estudiantes acogidos. Su ministra de Interior, Suella Bannerman, ha establecido el objetivo de reducir la inmigración a decenas de miles. Pero los empresarios pidieron esta semana que el Gobierno abra la puerta a más inmigrantes en la reunión anual de la Confederación de la Industria Británica.

La respuesta fue también negativa por el líder de la oposición, sir Keir Starmer. El laborista advirtió a los empresarios de que no deben basar su negocio en bajos salarios y que deben formar profesionalmente a los británicos para cubrir las vacantes. Los asistentes mostraron su frustración, porque las políticas de formación son de largo pazo y su necesidad de mano de obra es apremiante.

La inmigración ha descendido en la escala de preocupación de los británicos desde 2016, pero las encuestas indican que permanecen los mismos factores. Una mayoría, en especial votante conservadora, quiere que se reduzca drásticamente. Y esa idea la comparten los mayores de 65 años muchos más que entre otras franjas de edad, y mucho más también en el norte de Inglaterra que en Londres.

Los datos de la ONS sobre 2021-22 reflejan un momento singular. El fin de las restricciones de la pandemia ha animado a más estudiantes a recuperar la enseñanza in situ o a iniciar cursos ya sin prohibiciones de viajar. Guerra en Ucrania y crisis en Hong Kong. Los estadísticos creen que la cifra de inmigración neta se reducirá el próximo año.