Borrar
Isabel II, con el actual pontífice, Francisco. afp
La reina que sobrevivió a seis papas

La reina que sobrevivió a seis papas

Isabel II se ganó el respeto de las principales personalidades políticas de la segunda mitad del siglo pasado y las dos primeras décadas del presente

anje ribera

Jueves, 8 de septiembre 2022, 19:40

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Isabel II fue un mito hasta su último aliento. Tanto ocupaba páginas en los volúmenes de Historia como contaba con referencias en el Libro Guinness de los Records. Ahora que ha dejado este mundo, la mujer que nunca opinaba es valorada como una gran estadista que basó en el medido silencio su incuestionable prestigio entre los dirigentes de todo el planeta.

Sus casi 70 años en el trono de los Windsor le permitieron compartir su reinado con las principales personalidades políticas de la segunda mitad del siglo pasado y las dos primeras décadas del presente. Sin que le pesara la corona en sus más de un centenar de visitas de Estado, incontables audiencias en Buckingham Palace, una intervención en el Congreso de Estados Unidos y hasta dos participaciones en asambleas de Naciones Unidas llegó a conocer a siete Papas desde Pio XII a Francisco, siete arzobispos de Canterbury -la máxima figura de la Iglesia anglicana-, catorce primeros ministros británicos desde Churchill a Johnson -con los que siempre ha mantenido un encuentro semanal-, trece presidentes norteamericanos de Truman a Biden con la única excepción de Johnson y jefes de Gobiernos y Estados de los cinco continentes. Isabel II también encabezóla Commonwealth -54 naciones y casi 2.000 millones de habitantes- y era jefa de Estado de quince países, como Canadá, Australia o Nueva Zelanda.

Con Juan Pablo II. AP

Líderes históricos

Una fotografía con la Reina de Inglaterra ha sido siempre el objetivo de cualquier político que quisiera ver 'autorizada' su figura. La cuadragésima soberana del Reino Unido tuvo a bien reunirse con líderes históricos como el general De Gaulle, Nelson Mandela, Willy Brandt o Helmut Kohl, Haile Selassie, François Mitterrand, el mariscal Tito, Olof Palmer, el Dalai Lama... hasta completar un lista interminable de dirigentes de los cinco continentes. Sin olvidar el histórico apretón de manos con el exdirigente de la banda terrorista IRA Martin McGuinness, que fue considerado como un hito en el proceso de paz en Irlanda del Norte.

Sólo Mijail Gorbachov lo consiguió entre los grandes mandatarios de la Unión Soviética y tampoco lo lograron dictadores como Fidel Castro, Augusto Pinochet, Jorge Videla, Mao Zendong, Francisco Franco... Ni siquiera los golpistas que pasaron a encabezar muchos de los países africanos o asiáticos nacidos de las antiguas colonias británicas independizadas desde 1953.

La monarca, con Benedicto XVI, el antecesor del actual Papa

Todos pudieron comprobar cómo desde que fue coronada en 1953 hasta su desaparición ayer cumplió a rajatabla el principio de neutralidad. Cualquier pensamiento que anidaba en su mente era secreto de Estado y con él se ha ido a la tumba. La figura de la monarca más duradera siempre ha estado por encima de la política gracias a la prudencia y corrección con la que ejercía su Jefatura de Estado.

Gracias a la salud de hierro de los Windsor la mujer que no estaba predestinada para reinar pero que accedió al trono por la abducación de su tío, Eduardo VIII, ha batido todo los records. Pero el más importante no se lo debe a su longevidad sino al cariño que le procesan los ciudadanos británicos. Isabel II es la monarca que ha gozado de la popularidad más alta desde que se empezó a medir demoscópicamente a la monarquía. El 76% de los británicos se declaraba satisfecho con la Corona. Pero hasta hoy ella seguía muda, estoica y resistente.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios