Borrar
Al menos 83 personas han fallecido en el atentado yihadista. EFE
La terrorífica huida de las víctimas para escapar del ataque de los terroristas

La terrorífica huida de las víctimas para escapar del ataque de los terroristas

La irrupción de los encapuchados sembró el pánico en el auditorio. Algunos subieron al tejado para intentar salir. Otros se cobijaron en el sótano

Andrea Cimadevilla

Sábado, 23 de marzo 2024, 08:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El tejado, el sótano o debajo de las propias butacas. La irrupción un grupo de entre cinco y veinte terroristas enmascarados, vestidos con uniformes de camuflaje y provistos de armas automáticas, en la sala de conciertos Crocus City Hall de Moscú, y que se saldó con la vida de al menos 83 personas y más de cien heridos, sembró el pánico de los miles de asistentes que intentaron por todos los medios sobrevivir a la masacre. La rápida actuación de los encapuchados del Estado Islámico, que reivindicó la noche de este viernes la autoría del atentado, impidió la evacuación de las víctimas. Se calcula que en el momento del ataque había allí unas 6.000 personas, que es el número de localidades vendidas.

Los propios supervivientes relataron que nada más empezar el tiroteo, se tumbaron en el suelo, debajo de las butacas, unos encima de otros. Intentaban arrastrarse poco a poco hacia las salidas. Algunos buscaron refugio en el tejado del auditorio, mientras otros huyeron por el techo del Ayuntamiento de Krasnogorsk, que está pegado a la sala. Una salida que poco después se convirtió en una trampa mortal. Los terroristas lanzaron bombas y lanzallamas en el interior del recinto, lo que provocó que se desatara un virulento incendio que provocó el derrumbe de la cubierta.

Otro centenar de personas vio en el sótano su único salvavidas. Según declaraciones recogidas por la cadena británica BBC, una de las supervivientes narra cómo les «llevaron hacia una salida». «La puerta estaba cerrada, así que fuimos al sótano del recinto donde esperamos a los rescatadores». Por suerte las autoridades lograron encontrarlos con vida.

Los espectadores corrieron en todas las direcciones mientras el humo del edificio se extendía por el edificio. Desde el exterior se pudo incluso ver a la gente golpeando las ventanas desesperada por salir.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios