Borrar
La candidata conservadora, Liz Truss, en una entrevista a la cadena BBC. Afp
Los 'tories' eligen hoy al líder que hará frente a la recesión británica

Los 'tories' eligen hoy al líder que hará frente a la recesión británica

Liz Truss, favorita para suceder a Boris Johnson, promete rebajas fiscales y medidas para reducir la factura energética que mantiene en secreto

iñigo gurruchaga

Londres

Domingo, 4 de septiembre 2022, 21:51

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

A las 13.30 de este lunes, hora peninsular, el Partido Conservador anunciará quién se hará cargo de la jefatura del Gobierno británico, casi dos meses después de la renuncia del aún primer ministro, Boris Johnson, el 7 de julio. La actual ministra de Exteriores, Liz Truss, es la favorita tras una campaña para lograr, en la primera fase, el apoyo de los diputados del grupo parlamentario, y posteriormente de los afiliados al partido.

El exministro de Hacienda, Rishi Sunak, ganó la votación de los parlamentarios para elegir a dos de los candidatos iniciales, pero la acusación de deslealtad hacia Johnson, por dimitir de su Gabinete en el inicio del derrocamiento, ha pesado entre los miembros del partido. Se espera una victoria holgada de Truss, con una participación en torno al 70% de los 160.000 afiliados.

El martes, Johnson partirá en avión hacia Escocia, para presentar su renuncia a la reina Isabel II. Los problemas de movilidad que padece la monarca en los últimos meses le han impedido trasladarse a la residencia oficial, en el Palacio de Buckinhgham, ubicado en el centro de Londres. Por primera vez en su reinado, facilitará el cambio de jefe de Gobierno en su residencia estival, la mansión de Balmoral, en el nordeste de Escocia.

En otro avión, Truss, si es confirmada como la elegida, seguirá a Johnson en la ruta hacia Balmoral, para ofrecerse a la reina como diputada capaz de formar un Gobierno con mayoría en la Cámara de los Comunes. Tras la confirmación, regresará a Londres, entrará en la residencia oficial de los jefes de Gobierno, en el 10 de Downing Street, y leerá una declaración de intenciones, hacia las 17.00 horas.

Su equipo de colaboradores ha tenido tiempo en el mes de agosto para perfilar el Gabinete. Su predecesor lo llenó de 'brexiters' y deja una mayoría de 71 escaños en los Comunes. Unos doscientos diputados, de los 357 del grupo parlamentario, no han respaldado públicamente a Truss, que es más impopular que Johnson entre los afiliados y los votantes conservadores. Las encuestas dan una ventaja a los laboristas en la intención de voto de unos diez puntos. Las elecciones generales deben celebrarse antes del 24 de enero de 2025.

Es un cuadro complicado en la política de partido para Truss, que ha dirigido seis ministerios en sus ocho años de experiencia en los ejecutivos de David Cameron, Theresa May y Boris Johnson. Tiene un grupo parlamentario más dividido que antes, una oposición que por primera vez mantiene una ventaja sustancial y la falta de legitimidad que se deriva de haber sido elegida para liderar el Gobierno por un número reducido de votantes.

Divergencias por los impuestos

En la política de país, la campaña electoral ha estado marcada por la divergencia entre una Truss partidaria de enmendar los aumentos de impuestos del exministro Sunak para evitar una recesión y las críticas de este a su rival, por favorecer con su plan, supuestamente, la dinámica inflacionista, aumentando la demanda; o por poner en peligro la credibilidad presupuestaria del Reino Unido, al añadir más deuda a la acumulada durante la pandemia.

El aumento del precio de la energía, más alto que el de todas las economías de la Unión Europea, con la excepción de las tres repúblicas 'bálticas', ha irrumpido con fuerza en los últimos días de la campaña. Truss se ha visto obligada a prometer una intervención pública, tras argumentar en el inicio de la campaña que su relajamiento fiscal es mejor manera de facilitar la gestión de las economías familiares que los subsidios. Anuncia ahora un plan, pero no desvela su contenido.

Ese plan tiene que causar una buena impresión en un país que se está acostumbrando a las incomodidades inmediatas, por huelgas de empleados del transporte público, o de los servicios de recorrida de basura, como ocurre en Escocia. Se planean huelgas de funcionarios, de enfermeras, en el sistema educativo,... La Policía, según 'The Times', teme un aumento de la delincuencia y disturbios.

A medida que se acerca el invierno y el consumo de energía sea mayor, las familias se verán afectadas por precios de energía que ya están creando graves problemas financieros a pequeñas y medianas empresas. Es parte del precio a pagar por la guerra en Ucrania, en la que el nuevo Gobierno mantendrá su firme apoyo a Kiev. La población respalda ese compromiso, pero echa de menos en los últimos años una gobernación sobria y seria de una crisis compleja.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios