Borrar
Un cadáver rescatado del ataque con misiles al hipermercado de Járkov. Servicio de Rescate de Ucrania
«Fueron a hacer la compra y nunca regresarán»; ya son 16 los fallecidos en el ataque a un híper en Járkov

«Fueron a hacer la compra y nunca regresarán»; ya son 16 los fallecidos en el ataque a un híper en Járkov

Las víctimas mortales del bombardeo ruso a un centro comercial de Járkov ascienden a 16 personas y otras 8 seguían desaparecidas

M. Pérez

Domingo, 26 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Doscientos vecinos fueron el sábado a pasar la tarde en el hípermercado del bricolaje de Járkov. Nada fuera de lo habitual respecto a lo que cualquier familia hace en Europa. Pero en Ucrania, en el frente, la compra es una actividad de alto riesgo. El sábado acudieron doscientos inocentes al estabecimiento de la cadena Epicenter K y dieciséis no regresaron. Dos misiles rusos segaron sus vidas y arrasaron con el local. Otras ocho personas, entre empleados y clientes, permanecen desaparecidas y 44 se encuentras heridas, según el último comunicado anoche de la Policía, que todavía no ha terminado el rastreo entre el hormigón y el acero retorcido.

«La búsqueda está siendo triste y penosa», explicó uno de los doscientos rescatistas que trabajan en la operación. El establecimiento ardió rápidamente. Se trataba de un enorme almacén. Todos los materiales inflamables prendieron y extendieron el fuego a unos 13.000 metros cuadrados de instalaciones. Los bomberos tardaron dieciséis horas en la extinción. «El interior es irreconocible; una gran masa de escombros y materiales fundidos», precisó uno de ellos.

Un vídeo publicado por las fuerzas de seguridad retrata el golpe letal del primer misil. Se ve gente. Vendedores. Algunos clientes que curiosean entre los expositores. Sucede un fogonazo y la cámara ya solo graba una inmensa masa de humo y chispas. «Al principio, no entendimos, todo se volvió negro y comenzaron a caer cosas sobre nuestras cabezas», declaró a la AFP una empleada de la limpieza. «Menos mal que mi teléfono se encendió. Gracias a la linterna encontré dónde ir, pero delante todo estaba ya ardiendo».

Un bombero lucha contra un incendio dentro de un local EFE

Precisamente, la envergadura de la catástrofe, las dos explosiones y la enormidad de un incendio que devoró todo a su paso pero se antojó hacer un diabólico guiño con la casi intacta sección de plantas y retoños decorativos, complica la identificación de los cadáveres. De dos de ellos solo han podido recogerse pequeños fragmentos. Probablemente quedaron volatilizados. Una madre y su hija de 12 años han sido localizadas entre las víctimas mortales. Un drama desgarrador. Una tragedia familiar más en Járkov. Como dice una joven residente llamada Katheryn, «el único lugar de Europa donde puedes salir de casa para hacer la compra y no volver nunca porque te ha matado un misil, una bala o una mina». «Los gobiernos tienen el deber de ayudarnos a parar este desastre».

Registros de ADN

Una mujer desesperada intenta encontrar a un familiar. Servicio de Rescate de Ucrania

El amargo tono de una masacre se percibe alrededor de los cordones policiales. Decenas de rostros crispados aguardaban este domingo ahí delante una palabra de los forenses. Habían registrado ya su ADN. Son los civiles que han dejado de tener noticias de un familiar desde el bombardeo al centro comercial. «Se ve claramente que la gente no estaba en absoluto preparada para tal ataque. Los empleados estaban en sus lugares de trabajo y los clientes haciendo sus asuntos», declaró un portavoz policial tras revisar las grabaciones de la tienda. No obstante, hay versiones que sostienen que algunos trabajadores ya habían iniciado el desalojo de los clientes al escuchar el sonido de las alarmas antiaéreas.

Un misil destrozó en la noche del sábado un edificio de viviendas en Járkov. EFE

Rusia mostró que la sangre derramada no es suficiente para calmar a la bestia así que lanzó sobre Járkov un total de dieciséis misiles y treinta drones de ataque entre la tarde del sábado y la madrugada de ayer. Seis horas después de devastar Epicenter K, otro proyectil golpeó el centro de la ciudad y dejó 25 heridos. El Kremlin no se ha pronunciado oficialmente, pero filtró la versión de que había «un almacén militar y un puesto de mando» ucranianos dentro del establecimiento. En los vídeos no aparece nada de eso.

Con los escombros de fondo, el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, arremetió contra su homólogo ruso, que el viernes propuso un alto el fuego si Kiev le entregaba los territorios conquistados en el Donbás. «Solo personas dementes como Putin son capaces de aterrorizar a la gente de manera tan infame», dijo Zelenski. El jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, condenó el bombardeo como un nuevo «crimen de guerra» y urgió a aumentar el apoyo aéreo a Ucrania. La ONU se mostró «consternada y conmocionada» y exigió el «cese» de los ataques además de la muerte de civiles.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios