Borrar
Yelena Trofimov, Daniela Aloni y Rimon Buchstab arremetieron contra el Gobierno en el vídeo difundido por Hamás. E. C.

«¡Déjanos volver con nuestras familias!», suplican los rehenes a Netanyahu

Un duro mensaje acusatorio de tres mujeres secuestradas por Hamás dinamita el rédito obtenido por el primer ministro israelí con la liberación de una militar

Mikel Ayestaran

Enviado especial. Ramala

Lunes, 30 de octubre 2023, 16:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La recién estrenada segunda fase de la guerra en Gaza ha quedado eclipsada por las 239 personas en manos de Hamás. A media tarde, los islamistas difundieron un vídeo en el que tres de las secuestradas se dirigen a Benjamín Netanyahu para implorar un intercambio de prisioneros y criticar el error de seguridad por parte de un Gobierno incapaz de dar seguridad a su pueblo. Los tanques israelíes se acercaron por primera vez a Ciudad de Gaza y los analistas apuntaron a la posibilidad de que la estrategia militar pasa por partir la Franja en dos, pero en cuanto se vieron los 76 segundos del vídeo protagonizado por Yelena Trofimov, Daniela Aloni y Rimon Buchstab, sus palabras desesperadas, sus miradas de terror y los rostros cargados de angustia paralizaron los corazones de los israelíes.

¡Libéranos ahora, libera a los ciudadanos de ellos, libera a los presos de ellos! ¡Déjanos volver con nuestra familia!», suplicaron al primer ministro. «Estamos sufriendo por su fracaso político, de seguridad y militar, por el fracaso que ustedes provocaron el 7 de octubre, porque ningún soldado estaba en el lugar y nadie vino a por nosotros, nadie aquí nos defendió. Somos ciudadanos inocentes, ciudadanos que pagamos impuestos a un Estado», añadió una de las secuestradas.

Netanyahu reaccionó calificando el vídeo de «cruel propaganda psicológica» y envió un abrazo a las tres mujeres. Se desconocen las circunstancias en las que se produjo la grabación. Lo que se puede ver es un plano fijo en el que las tres cautivas permanecen sentadas frente a la cámara y una de ellas habla. No presentaban rastros de heridas o malos tratos. Los familiares hablaron del impacto que les produjo el vídeo, una mezcla de alegría por verlas vivas y de tristeza por no saber si algún día podrán volver a abrazarlas.

El padre de Daniela Aloni dijo que el corazón le dejó de latir cuando la vio y pidió al emir de Qatar «que haga todo esfuerzo posible para traerlas con vida». El pequeño reino del Golfo es el gran mediador con unos islamistas que desde 2012 tienen oficina política en Doha.

Al poco rato de difundirse el vídeo de las tres mujeres, el Ejército informó de la liberación de la soldado Ori Megidish, capturada por los milicianos en la base de Nahal Oz. El ministro de Defensa, Yoav Gallant, no ofreció detalles sobre la operación. «Lo que ella nos dijo quedará entre ella y con quién habló, y esta información realmente debe preservarse porque hay muchos otros rehenes en manos del enemigo», explicó Gallant tras este anuncio que supone el primer gran logro de la incursión terrestre en la Franja respecto a la crisis de los secuestrados.

«Nuestro compromiso»

El Ejército no aclaró si se trata de una operación especial de rescate, pero Netanyahu, que el sábado arremetió contra los servicios de seguridad por no haberle alertado del riesgo de un ataque desde Gaza, felicitó al Shin Bet y a los militares y dijo que este éxito «muestra nuestro compromiso para traer de vuelta a casa a todos los rehenes».

Insensible

Netanyahu descarta negociar con Hamás, como piden los allegados de los cautivos

Shani Louk

Confirman la muerte de la joven germanoisraelí exhibida por los milicianos tras su secuestro

Aseguró que se continuará «con los esfuerzos para liberar a todos». Ante las dudas sobre la seguridad de los más de los doscientos cautivos tras el inicio de la operación terrestre, el dirigente conservador argumentó que «la evaluación común, no sólo de los miembros del gabinete sino de todas las fuerzas de seguridad y militares, es que la acción terrestre realmente crea la posibilidad -no la certeza» de sacar a nuestros rehenes». Netanyahu aparca una posible negociación con Hamás para un intercambio de presos y apela a la labor de sus fuerzas especiales.

Las familias de los 239 cautivos, según el último recuento del Ejército, exigen que se anteponga su liberación a todo lo demás, pero Israel por el momento opta por reforzar su operación terrestre. Algunos de los allegados se sumaron a la protesta del fin de semana frente al Ministerio de Defensa para decir «no a la guerra», pedir un alto el fuego y la dimisión de Netanyahu, una movilización que planean repetir cada sábado hasta que callen las armas.

La noticia triste para este colectivo llegó desde la familia Louk, que informó de la muerte de Shani, la joven germanoisraelí de 22 años que se creía hasta ahora que podía estar secuestrada en Gaza. «Desafortunadamente, recibimos la noticia de que mi hija ya no está viva», declaró la madre de Shani a la cadena RTL. En las últimas imágenes de la joven, aparecía tendida aparentemente inconsciente boca abajo en la parte trasera de una camioneta llena de hombres armados dentro de Gaza. Los servicios de rescate israelíes informaron a la familia del hallazgo de un hueso de la base de su cráneo sin el cual una persona no puede sobrevivir. Los Louk no han podido recuperar el cuerpo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios