Borrar
Uno de los trabajadores de World Central Kitchen reparte comida. DPA
Hamás mantiene abierta la puerta al acuerdo en Gaza

Hamás mantiene abierta la puerta al acuerdo en Gaza

Haniye, máximo líder del Movimiento Islámico, destaca el «espíritu positivo» con el que sus representantes acuden al diálogo de El Cairo

Mikel Ayestaran

Corresponsal. Estambul

Jueves, 2 de mayo 2024, 21:02

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El reloj corre a la espera de conocer si Israel y Hamás serán capaces de acordar un alto el fuego humanitario que permita una nueva pausa en la guerra de Gaza, algo que no ocurre desde noviembre. Ismael Haniye, alto dirigente del Movimiento Islámico, destacó este jueves «el espíritu positivo de su grupo a la hora de analizar la propuesta de tregua» y adelantó que una nueva delegación regresará «pronto» a El Cairo. Sus palabras variaron el tono negativo empleado en las últimas jornadas por otros altos cargos, que consideraron la oferta de receso humanitario del enemigo como una trampa, sobre todo tras escuchar a Benjamín Netanyahu decir que atacará Rafah «con o sin acuerdo» de alto el fuego.

Haniye mantuvo una conversación telefónica con el responsable de Inteligencia egipcio, Abbas Kamel, y confirmó que «la delegación negociadora llegará a El Cairo lo antes posible para completar las discusiones en curso con el objetivo de madurar un acuerdo que satisfaga las demandas de nuestro pueblo y detenga la agresión».

A la espera de conocer la respuesta de Hamás, el gabinete de guerra hebreo volvió a reunirse en Tel Aviv. Los israelíes proponen una primera tregua humanitaria de cuarenta días en los que el enemigo debe liberar a 33 civiles cautivos y a cambio se procederá a excarcelar a más de seiscientos presos.

Retirada total

El problema es que antes de aceptar un alto el fuego inicial de corto plazo y una liberación parcial de rehenes, Hamás quiere garantías de que la eventual liberación de todos los rehenes traerá el fin de la ofensiva de Israel y su retirada total de Gaza. Israel sólo ha ofrecido una pausa tras la cual reanudaría su ofensiva. Netanyahu reiteró su determinación de atacar Rafah en la conversación que mantuvo el miércoles con Antony Blinken en Jerusalén.

Desde el estallido de la guerra se percibe cierta distancia entre los dirigentes de Hamás dentro y fuera de la Franja y son quienes siguen en el interior quienes tienen la última palabra. El Canal 12 de la televisión israelí, citando fuentes anónimas de Hamás, señalaron que el líder del grupo Yahya Sinwar tiene tres demandas específicas que los mediadores egipcios están tratando de resolver. En primer lugar, exige un fin garantizado de la guerra, con «una obligación escrita para el fin incondicional de los combates», en palabras del periodista del canal, Ehud Yaari.

Sinwar se opone además a darle a Israel el derecho de excluir de la lista de prisioneros a liberar a aquellos con delitos de sangre. Por último, según el Canal 12, el líder de Hamás en la Franja exige detalles específicos sobre los materiales que no se permitirán en Gaza para su reconstrucción. Sinwar pasó veintitrés años en prisiones hebreas, en condiciones muy duras, y ahora es quien tiene la última palabra a la hora de aceptar o no la propuesta del enemigo.

Mientras se debate el futuro de una posible tregua, Turquía movió ficha y, pasados más de seis meses desde el inicio de la guerra, suspendió todas las relaciones comerciales con Israel. Los otomanos decidieron parar todas las importaciones y exportaciones, según informó Bloomberg citando a dos funcionarios turcos.

El ministro de Exteriores israelí, Israel Katz, reaccionó a través de X, donde se dirigió a Recep Tayyip Erdogan para decir que «así se comporta un dictador, ignorando los intereses del pueblo y de los empresarios turcos e ignorando los acuerdos comerciales internacionales».

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios