Borrar
Palestinos se reúnen en una mezquita para rezar sobre los cuerpos de una familia alcanzada por en los ataques israelíes contra la ciudad de Rafah.

Ver 31 fotos

Palestinos se reúnen en una mezquita para rezar sobre los cuerpos de una familia alcanzada por en los ataques israelíes contra la ciudad de Rafah. SAID KHATIB / AFP)

Israel todavía combate en su territorio contra Hamás mientras los muertos rozan ya el millar

Los israelíes, que cifran en un centenar el número de rehenes militares y civiles secuestrados por las milicias, mantienen el castigo sobre Gaza

Mikel Ayestaran

Enviado especial. Jerusalén

Domingo, 8 de octubre 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Benjamín Netanyahu clama «venganza» tras el «día negro» sufrido por Israel a manos de Hamás. La respuesta israelí, que promete reducir Gaza a una «isla desierta», está en marcha y deja «cientos de milicianos muertos y decenas de detenidos», según el portavoz militar. La cifra de víctimas no para de crecer. El Gobierno de Israel calcula que ya son más de 600 los falllecidos en su territorio, mientras que el Ministerio de Salud de Gaza ha elevado el número de muertos en la zona a 370. Los heridos, en total, pasan de los 4.000. Y hay un centenar de rehenes en manos del movimiento palestino.

El ejército ha derribado las casas de los líderes de Hamás, pero los cabecillas del movimiento se encuentran en los túneles desde el primer minuto de la ofensiva. Los civiles de la Franja son quienes no tienen ningún tipo de refugio para protegerse de los bombardeos masivos.

La situación es muy inestable en las localidades vecinas a Gaza donde Hamás mantiene milicianos desplegados y ha lanzado nuevas operaciones de infiltración. El Ejército quiere evacuar a toda la población en un plazo de veinticuatro horas para poder lanzar una operación de limpieza casa por casa, pero los islamistas resisten.

Un portavoz de Hamás aseguró que han «logrado repeler el ataque enemigo durante la noche y la mañana» y explicó que mantienen una línea de suministro para llevar ayuda y munición a sus tropas en puntos como Sufa, Holit y Yated. Esto supone una amenaza a largo plazo por el alto riesgo de que milicianos se queden en la zona y avancen hasta otros puntos del país como células ocultas.

Egipto y Líbano

Hamás pidió a los árabes de Israel y a Cisjordania que se levantaran contra el Estado judío, pero de momento lo que ha conseguido es la solidaridad en forma de ataques desde Líbano y Egipto. La milicia chií Hezbolá ha lanzado morteros contra las Granjas de Shebaa y la artillería israelí ha respondido. Pocas horas después, los medios egipcios informaban de la muerte de dos turistas israelíes en Alejandría, abatidos por un policía.

Los frentes se multiplican para un Gobierno de Israel que, como el resto del país, sigue en estado de shock tras la operación sorpresa por tierra, mar y aire de Hamás que ya deja más de 600 israelíes muertos y mucho nerviosismo por los graves errores en el sistema de seguridad.

Además de mantener sus posiciones dentro de Israel, los islamistas han logrado otro objetivo importante con la captura de decenas de rehenes. 'The Wall Street Journal' informó de los primeros contactos de Israel con Egipto para pedirle mediación en esta crisis de rehenes a gran escala. Además de los milicianos, civiles de Gaza también cruzaron la verja de separación y capturaron israelíes por lo que la cifra final no está clara.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios